domingo 14 de agosto de 2022 - Edición Nº1348

Gremiales | 30 jun 2022

ANALISIS

Hugo Moyano hace equilibrio en una interna sindical sacudida por la muerte de un camionero

El asesinato de un trabajador en el marco de los bloqueos a transportistas incomoda al líder gremial, que mantiene buen diálogo con la Casa Rosada y el kirchnerismo. Rumores de una sucesión del poder en su sindicato hacia su hijo Pablo, que se ponen en juego con estos hechos.


Por: Diego Lanese

La muerte de Andrés Jara, un camionero que intentó pasar un bloqueo de transportistas en la localidad de Daireaux y que fue asesinado a piedrazos, sacude al gremio de Hugo Moyano. Si bien la víctima no era afiliada del Sindicato de Camioneros, el hecho profundizó la crisis que genera la falta de gasoil, en un contexto donde la situación económica tiende a empeorar. La primera reacción de la organización gremial desconcertó a muchos, ya que en las redes sociales se publicó un breve repudio, sin mayores detalles. En el fondo, las versiones hablan de un “traspaso de poder” de Hugo a su hijo Pablo, que se mostró más activo en los últimos años, en contraste con cierta pasividad de quien fuera uno de los dirigentes más significativos de los últimos años.

 

La muerte de Jara generó en un primer momento una reacción moderada del gremio de los Moyano, que hacen equilibrio en una interna política y sindical compleja. “El Sindicato de Camioneros, que lideran Hugo y Pablo Moyano, se declaró este martes en ‘estado de alerta’ ante el ataque mortal que sufrió en la localidad de Daireaux un chofer, que intentó cruzar un piquete que obstruía la ruta provincial 65 en reclamo por la falta de gasoil”, informaron desde la organización, en un escueto comunicado publicado en las redes sociales del gremio. Con el correr de las horas, al conocerse los detalles del incidente –la muerte por los piedrazos recibidos por tres individuos, que se encuentran detenidos –se reclamó “el inmediato esclarecimiento y detención de todos los responsables de tan repudiable acto”. “Expresamos nuestra solidaridad y acompañamiento a la familia y seres queridos ante tan grave pérdida. Declaramos estado de alerta hasta tanto se haga justicia y se actúe con la mayor severidad con los responsables de tan cobarde acto”, agregó el sindicato.

El encargado de hablar públicamente del tema fue Pablo Moyano, quien en declaraciones periodísticas apuntó a “la derecha que busca desgastar al Gobierno”. A su vez, responsabilizó a “los medios de comunicación y periodistas que constantemente incitan a la violencia atacando a nuestra organización gremial y demonizando a nuestros trabajadores y dirigentes”. Lo cierto es que la ausencia de Hugo Moyano en este tiempo abrió interrogantes sobre el manejo del gremio, y su injerencia en la relación de la CGT y el movimiento obrero con el gobierno, en momentos que la interna del oficialismo obliga a varios posicionamientos. “Hay un traspaso silencioso pero constante del poder del gremio y el sector de Hugo a Pablo, afirmaron fuentes consultadas por Política del Sur. Pablo Moyano encabeza un sector interno de la CGT que tiene buen diálogo con el kirchnerismo, y se muestra más crítico a algunas políticas, sobre todo económicas, del Gobierno nacional.

 

Pero Hugo Moyano hace equilibrio en la interna, y se muestra más moderado que su hijo. Pero los cuestionamientos vienen creciendo por esta postura. La muerte de Jara no es el único episodio que incomoda. La detención de dos dirigentes que protagonizaron una protesta en la localidad de San Nicolás generó malestar en muchos dirigentes, que consideran que la respuesta sindical “no estuvo a la altura”. “Es parte de un plan sistemático para decir ‘cuidado con lo que vas a hacer porque lo que te espera es la cárcel en caso de que luches por tus derechos’. Quieren criminalizar el derecho a huelga. No vienen por Hugo y Pablo, vienen por el movimiento obrero y la quita de los derechos laborales”, sostuvo sobre este tema Javier Moral, abogado de los dirigentes detenidos.

 

Rápida de reflejos, la CGT se expresó respecto de la muerte del camionero, en momentos que la conducción quedó envuelta en medio de una serie de idas y vueltas respecto de un acto con el presidente Alberto Fernández. Mediante un comunicado, la central obrera exigió que “se esclarezcan de inmediato los hechos”, con la misma “celeridad” con la que actúa la Justicia “cuando deciden judicializar una acción o protesta sindical”. Con la firma de Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, la conducción cegetista expresó que “repudia y rechaza el ataque sufrido por el compañero camionero Guillermo Andrés Jara, quien como consecuencia de las acciones llevadas adelante por ‘grupos autoconvocados’ de la localidad de Daireaux, perdió su vida”.

“Expresamos nuestra solidaridad y acompañamiento a la familia del compañero en este doloroso momento, y exigimos que se esclarezcan de inmediato los hechos para poder detener a los responsables de esta cobarde agresión”, añadieron desde el Consejo Directivo de la CGT. También señalaron que esperan que “la Justicia trabaje con celeridad frente a esta salvaje agresión a un padre de una familia, del mismo modo que actúan rápidamente cuando deciden judicializar una acción o protesta sindical”. “La defensa de las y los trabajadores es el primer objetivo de esta Confederación General del Trabajo, que no cesara en su exigencia de justicia hasta que todos los responsables sean identificados y juzgados por las autoridades”, concluyeron.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias