martes 05 de julio de 2022 - Edición Nº1308

Provincia | 17 jun 2022

Situación en Juntos

Sin la opción Manes en el candelero el radicalismo bonaerense mira de reojo a Tetaz y Posse

Ante la consolidación de la candidatura presidencial del neurocientífico dentro de la fuerza centenaria, los boina blanca comienzan a vislumbrar la posibilidad de que el economista platense pueda representar la oferta electoral en el mayor distrito del país. Posse pulsea con la chapa de su estructura interna y su peso en el conurbano norte


Por: Federico Cedarri

La situación interna dentro del radicalismo parece haber entrado en una instancia de sosiego donde la reconfiguración de las estrategias insume la atención de los principales popes del órgano provincial.

El partido de Alem celebró recientemente su Convención Nacional en La Plata, lo que fue leído como un espaldarazo para los boina blanca bonaerenses ya que lograron revalidar el liderazgo de Facundo Manes dentro de la estructura del radicalismo a nivel país.

La situación tiene sus bemoles, ya que si bien es cierto que en el toma y daca la provincia de Buenos Aires podría ayudar a catapultar al neurocientífico a la candidatura presidencial a través del aceitado engranaje de territorialidad que ostentan los intendentes centenarios, también es real que siguen sin hallar un candidato a gobernador fuerte que le brinde chances en la interna que se vislumbra con el PRO.

Desde las usinas del partido que encabeza el marplatense Maxi Abad analizan el escenario y llaman a la tranquilidad a los cuadros intermedios y la militancia que exige la ponderación de una figura lo antes posibles: “Estamos con una desventaja comparativa respecto al PRO”, admite a PDS un legislador boina blanca.

Solo tranquiliza a los correligionarios la sensación de que a la falta de 14 meses para las PASO cualquier candidato que asome a la cancha con tanta antelación y premura sufriría el deterioro y la erosión propia que le brinda la manifiesta exposición: “Hoy debemos chuparnos, automovilísticamente hablando, detrás de la candidatura presidencial de Facundo y armar un programa de Gobierno”, completa el parlamentario.

El radicalismo provincial está obsesionado con la elaboración de un plan de coincidencias mínimas, le aterra no tener respuestas pragmáticas ante el escenario económico que vislumbran complejo en caso de llegar al gobierno provincial.

Es por eso que los quipos técnicos encabezados por el economista, Eduardo Levy Yeyati, se encuentra motorizando una agenda de propuestas relacionadas con un esquema de provincia basado en la producción y con el acento en la economía regional de los pueblos del interior, verdadero bastión radical cabe consignar: “Debemos distribuir mejor el presupuesto e incentivar a las comunas del interior con la posibilidad concreta de desarrollar polos industriales para descomprimir poblacionalmente al Gran Buenos Aires”, destaca alguien que trabaja en la confección de un paper de la macroeconomía bonaerense.

La figura de Facundo Manes, según sondeos que han llegado al comando centenario bonaerense, se encontraría mejor posicionada que los demás presidenciables radicales como el gobernador jujeño Gerardo Morales, a quien el electorado asocia con Sergio Massa, y el correntino Gustavo Valdez que tiene poco nivel de conocimiento e instalación en el resto del país.

No obstante, el neurocientífico aún tiene una materia en el debe: es un desconocido para el 40% de la geografía nacional, lo que lo obligará a redoblar esfuerzos en sus recorridas por el país.

Si bien el radicalismo bonaerense hace gala de prestarle su amalgamada estructura a Manes para asegurar un triunfo interno contra sus correligionarios, reconocen sumidos en la preocupación que su talón de Aquiles está configurado en la escasa preponderancia de la fuerza centenaria en el conurbano lo que lo obliga a abrir el juego a otras opciones dentro del mismo espacio boina blanca.

Acuerdo en ciernes con Lousteau y el factor Posse

En círculos relacionados con la conducción bonaerense ya están pensando si no es hora de acrecentar los vínculos y empezar a reconocer como posibles opciones en la candidatura a gobernador al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y al economista y diputado por CABA, Martín Tetaz.

Si bien los correligionarios provinciales levantan enhiesta la figura del titular partidario Maximiliano Abad, son plenamente conscientes de que el marplatense debería atravesar un proceso de instalación en la provincia que le insumiría meses y sin garantías de éxito.

Ante esa circunstancia, y muy a pesar de la conducción partidaria, comenzarían a vislumbrar, tras el gesto de distensión de Martín Lousteau de blanquear que no competirá por la presidencia y jugará su suerte en CABA, la necesidad de tender redes con su operador político, Pablo Domenichini, para tantear la posibilidad concreta de que Martín Tetaz pueda ser el candidato del radicalismo bonaerense en su conjunto.

El ahora diputado tiene un conocimiento superior al 80% en la provincia fruto de su excusión mediática lo que lo ubica un escalón más arriba que el intendente sainsidrense.

Sin embargo, desde el entorno de Posse fundamentan que el alcalde del norte del conurbado viene fatigando la provincia hace muchos años y tiene una estructura territorial que Evolución no despliega.

Espacio Abierto, el agrupamiento possista, contiene en su seno un bloque político en la Cámara de Diputados y armados en más de 20 distritos bonaerenses, como así también el favor de intendentes del interior como Miguel Gargaglione de San Cayetano.

En rigor, el sansidrense pulsea para no quedarse afuera de la pelea mayor y tira la chapa del peso electoral que tiene su distrito en el Gran Buenos Aires, lo que constituye un abierto desafío a la flaqueza electoral que exhibe el radicalismo bonaerense en ese espacio territorial bonaerense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias