viernes 01 de julio de 2022 - Edición Nº1304

Gremiales | 7 jun 2022

SALUD EN CRISIS

Instituto de ATE alertó sobre la suba de medicamentos en 2022 por encima de la inflación

Desde IDEP-Salud afirmaron que en los primeros cuatro meses del año estuvo 7,5 puntos por encima del IPC promedio, y le apuntó a la industria farmacéutica por los “valores arbitrarios” que maneja en el mercado nacional.


Por: Diego Lanese

Pese a los anuncios de una “guerra” contra la inflación, que lanzó sin mayores detalles el presidente Alberto Fernández hace un tiempo, la suba de precios sigue alta, al punto que desde febrero está en niveles que alarman a los especialistas. Con eje en los alimentos, el incremento global muestra un problema muy grave en la economía argentina, que lleva varios años pero que la crisis mundial aceleró.

Además de la comida, los medicamentos vienen creciendo de manera sostenida, al punto que en los primeros meses del año superaron incluso la inflación promedio. Así lo confirma un reporte del IDEP-Salud, la entidad sanitaria del gremio ATE, que afirmó que el aumento de los tratamientos médicos estuvo más de 7 puntos por encima del IPC del primer cuatrimestre del 2022.

El trabajo de la entidad que pertenece al gremio estatal remarcó la suba de los fármacos por encima de la inflación general, que en los primeros cuatro meses del año fue de 23,1 por ciento.

Por otro lado, afirmó el informe al que tuvo acceso Política del Sur, “en la evolución del precio de los medicamentos más dispensados se halló un incremento global del 30,5 por ciento. Esto nos indica que para el período enero-abril 2022, la variación promedio del precio de los medicamentos más dispensados quedó un 7,5 por ciento por encima de la inflación, llegando a picos de hasta un 26 por ciento para el caso de fármacos específicos”.

Además, agregó el IDEP-Salud, “el valor de este grupo de medicamentos se ubicó en promedio un 17,9 por ciento por sobre la variación del dólar oficial y un 34 por ciento respecto del dólar blue”.

“Estos indicadores dan cuenta de la dificultad y la problemática existente en el acceso a estos bienes esenciales. Hay una reducción en la capacidad de pago de los trabajadores que afecta la adquisición de estos fármacos esenciales, pudiendo verse condicionada la adherencia y el acceso a los tratamientos necesarios para evitar las complicaciones asociadas a diferentes enfermedades”, analizó la entidad de ATE.

 

Los datos coinciden con otros estudios, que vienen alertando que la suba de tratamientos farmacológicos viene siendo mayor que el promedio del IPC, y en algunos casos superan por mucho a los alimentos. Un reciente relevamiento de la propia Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA), que nuclea a farmacéuticas de bandera nacional, reconoció que en 2021 los medicamentos “aumentaron por encima de la inflación”.

En tanto, los datos del Centro de Profesionales Farmacéuticos (CEPROFAR) remarcan que “en lo que va de 2022 (hasta abril), los medicamentos acumularon aumentos del 20,5 por ciento, y los más utilizados subieron por encima de la inflación”.

Según las estimaciones, el farmacéutico es el tercer sector por el valor agregado industrial que genera, detrás del petróleo y del hierro y el acero. En CILFA confirman que 20 laboratorios (sobre más de 250 que operan en el país, de distintos orígenes) nuclean el 70 por ciento del mercado farmacéutico.

Sobre las razones de esta distorsión, IDEP-Salud remarcó que el precio de los medicamentos en el mercado argentino es “establecido por los propios laboratorios productores que fijan un precio de venta al público (PVP), el cual es tomado como valor de referencia por todos los actores del sector”.

“Los productos medicinales de mayor precio se asocian con los grandes laboratorios, quienes, por su gran participación en el mercado, son capaces de establecer precios elevados, que luego son tomados como referencia por otros proveedores (efecto murciélago)”, se destacó. Mientras, tal como demuestran los números presentados y diversos informes previos de nuestro observatorio, “la industria farmacéutica es capaz de establecer valores arbitrarios que perjudican en todos los casos a la población argentina”.

 “Es por ello, que es sumamente necesario accionar sobre el control de precios establecido por la industria para garantizar el acceso y bienestar de nuestros trabajadores”, concluyó el trabajo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias