sábado 28 de enero de 2023 - Edición Nº1515

Sociedad | 30 may 2022

SEXO EN PANDEMIA

La previa, la mejor forma de combatir el invierno en la cama

La sexóloga Silvina Lizarraga explicó que al igual que un motor, el encuentro sexual en esta época del año debe contemplar un juego anterior, que permita ir elevando la temperatura. Consejos para mantener la “cama caliente” con este frío.


Aunque parezca un chiste, el frío puede ser un impedimento para la sexualidad en invierno. Incluso muchas parejas llegan al consultorio de los especialistas a preguntar estas cuestiones. En su columna semanal en el programa radial de Política del Sur, la sexóloga Silvina Lizarraga cuenta que para empezar hay “cosas básicas”, como tener una buena temperatura en la habitación, hasta “aprender a moverse debajo de las sábanas”. “Cuando tenemos mucha ropa tenemos la dificultad de hacer una caricia, pero podemos ir encendiendo la temperatura de a poco, sacando prendas”, explicó. “Si logramos ir armando el clima, aumentando el encuentro, a veces hace frío, pero no es necesaria la ropa”, dijo la especialista.

 

Un poco más profundo, Lizarraga afirmó que muchas veces es necesario aprender de ese calentamiento, de ese juego previo, como algo necesario para un encuentro sexual. “A veces no nos damos el tiempo de ir calentando la situación de a poco, vamos enseguida ‘a los bifes’, y eso genera frustración, no llegamos a entrar en calor”, relató. Eso, que comúnmente se llama la previa, en invierno es muy necesaria porque hace frío, “pero que hay mantenerlo cuando hace calor ya que se necesita ese paso previo”. “En verano la piel entra mucho más rápido en calor, pero no necesariamente eso significa que ya estamos en clima”, agregó.

La previa invernal puede explicarse como aquel tiempo en que se enciende el motor del auto y se lo deja calentar antes de salir a la calle, porque “si aceleramos de golpe, seguro algo se rompe”.

“En nuestro encuentro algo va a salir mal, porque no estamos dando el tiempo necesario a ese motor”, subrayó Lizarraga. Eso incluye tener paciencia con la ropa de invierno ya que puede ser menos erotizante, pero que abre otras perspectivas. “Nos puede ayudar a aceptar el cuerpo con ropa, ir sacándola, volver a tocar hasta que necesitemos el contacto de la piel. Pero siempre darse el tiempo”, insistió.

Un concepto importante es entender que el “calentar el motor” no sólo sirve para subir la temperatura corporal, sino que además ayuda a bajar la ansiedad. “Sabemos que la ansiedad es el peor enemigo de la sexualidad, por eso si no nos damos ese tiempo de bajarla, es importante tener ese tiempo con el otro, a degustarlo, a veces puede que nos atragantemos en los primeros dos bocados”, graficó Lizarraga.  

 

Sobre el tiempo, está claro que no hay uno establecido, depende de la pareja, del día y el momento. “Habrá días para previas muy largas, con muchas caricias, masajes, e incluso terminar en eso, sin penetración. Otros días no tenemos ese tiempo, pero siempre entendiendo que debemos darle espacio a ese momento previo”, concluyó la experta.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias