jueves 07 de julio de 2022 - Edición Nº1310

Gremiales | 20 may 2022

ANALISIS

La reforma del estatuto de ATE tensa la interna y el “yaskismo” amenaza con un portazo

A fin de mes el Congreso nacional del gremio estatal analizará cambios en el reglamento interno, una propuesta de la actual conducción. La idea es rechazada por los sectores opositores, que buscarán llevar una iniciativa propia. Hace unos días, profundizaron sus diferencias volviendo a la CTA de los Trabajadores.


Por: Diego Lanese

El próximo 31 de mayo, delegados y referentes de ATE de todo el país serán parte del Congreso Ordinario y Extraordinario de la entidad sindical, que discutirá la realidad de los estatales en todos los eslabones de la administración pública. El encuentro promete ser un nuevo capítulo de la interna que se vive en la organización, desde que en 2012 se fracturó la CTA, dejando dividida la dirigencia. Para este encuentro, la conducción nacional tiene como objetivo cambiar el estatuto que rige desde hace décadas, un intento de “modernizar el sindicato”, según afirman. Pero la iniciativa llega en momentos que un sector, cercano al kirchnerismo, tensa la relación, y anuncia que se sumará a la CTA de Hugo Yasky. Esto no hace que se vayan de la organización, ya que irán al Congreso, pero con su propio proyecto de estatuto, y más críticas al manejo de los recursos.

 

La interna en ATE volverá a quedar expuesta cuando los congresos se lleven adelante, el 31 de mayo y el 1° de junio. La conducción nacional encabezada por Hugo “Cachorro” Godoy apunta a cambios en el estatuto, para lo cual debe contar con apoyo de la mayoría de los delegados. Por su parte, la agrupación Verde y Blanca, que acaba de salir de la CTA Autónoma para sumarse a la fracción que lidera Hugo Yasky, llevará un proyecto propio, según le confirmaron a Política del Sur desde el espacio, que se reivindica kirchnerista y cuenta con el apoyo de La Cámpora. “No nos vamos del gremio, queremos que se respete nuestra voluntad”, afirmaron. La agrupación tiene la conducción de varias seccionales, como Neuquén, Santa Fe, Jujuy y Capital Federal, que a partir de esta decisión serán parte de la vida interna de la CTA de los Trabajadores.

 

La propuesta de la conducción es realizar una reforma integral del estatuto, algo que la dirigencia opositora considera que “no es prioritario”. Pese a eso, están discutiendo una propuesta propia para llevar a la cumbre. “Creemos que hay que priorizar el debate sindical por sobre otras cuestiones y avanzar en consensos antes que en mayorías y minorías”, afirma el borrador del proyecto opositor, al que tuvo acceso Política del Sur. Entre los puntos destacados del documento, se encuentran “fortalecer el carácter federal de nuestro sindicato; fortalecer la capacidad de representación, organización y movilización; y consolidar la paridad de género”.

Además, desde la agrupación Verde y Blanca propondrán crear nuevas secretarías dentro del gremio, como la Seguridad y Salud Laboral y de Género, y harán un llamado a la unidad del gremio y la CTA. Además, pedirán que el nuevo reglamento interno permita “democratizar y transparentar los recursos y promover mecanismos que fortalezcan los vínculos fraternos disminuyendo las diferencias y ampliando el debate”. Otro tema es la ayuda nacional a las seccionales provinciales. En ese punto, la Verde y Blanca porteña propone “fortalecer la capacidad del consejo directivo nacional para desarrollar acción social colaborando con los consejos provinciales de ATE que no cuenten con los recursos o las posibilidades”.

 

La propia conducción de ATE admite que el principal objetivo del próximo congreso “es concretar la reforma del Estatuto, cumpliendo con el compromiso asumido en 2019 por la actual conducción, para consolidar la democratización de ATE y llegar a los 100 años del gremio consolidando el crecimiento y la inclusión de nuevas realidades”. Además, se volverá a hablar de un plan de acción para que el Gobierno nacional concrete pases a planta permanente y reubicaciones de unos 30 mil trabajadores. En campaña, Alberto Fernández prometió a los estatales la reincorporación de los despedidos por el macrismo, e incluso abrió una comisión. Pero salvo algunas excepciones –como el INTI –el tema no avanzó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias