jueves 07 de julio de 2022 - Edición Nº1310

Gremiales | 19 may 2022

ENCUESTA NACIONAL

Un tercio de los empleados sufrió violencia física en su lugar de trabajo

Lo afirma un reporte realizado por una entidad de la ONU, la UNDAV y una red de gremios. Según los datos, un 35% admitió agresiones de parte de superiores o clientes. Además, casi el 80% dijo que padece violencia psicológica. La cuestión de género profundiza este flagelo.


Por: Diego Lanese

El año pasado, una red de gremios de las tres centrales obreras se asoció a la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) y la Iniciativa Spotlight para realizar la primera encuesta sobre violencia y acoso en el ámbito laboral. La falta de datos certeros sobre esta problemática hace que sea muy complejo de abordar, por lo que esta propuesta se propuso ser una radiografía a nivel nacional. Hace unos días se conocieron los datos finales del trabajo, que marcan que un gran número de trabajadores sufre episodios violentos cumpliendo sus tareas. Es más, un tercio de ellos dice haber sido agredido, ya sea por clientes o superiores, lo que genera alarma entre la dirigencia sindical. Además, casi un 80 por ciento apunta a la presencia de violencia psicológica que padecen. A partir de este trabajo, se plantearon algunas alternativas para frenar la problemática.

 

La encuesta de la UNDAV y la Iniciativa Spotlight contó con el respaldo de la Red Nacional Intersindical contra la Violencia Laboral, que forman dirigentes y organizaciones de la CGT y las dos fracciones de la CTA. Juntos, realizaron la encuesta “Trabajar sin violencias. Aportes del sector sindical en Argentina”, el primer reporte de su tipo. Sus resultados son “una radiografía” del flagelo en el país, y marcan cómo estas situaciones están extendidas en casi todos los ámbitos. Entre los resultados, a los que tuvo acceso Política del Sur, sorprende la cantidad de empleados que admitieron que padecieron violencia física. “El 78 por ciento de los casos de violencia corresponden a casos de violencia psicológica, seguido de situaciones ligadas a la discriminación con un 67 por ciento, y, finalmente, los casos de violencias de índole sexual (52 por ciento) y física (35 por ciento)”, describió el trabajo.

 

Según destacó el informe, la violencia física “generalmente proviene de clientes y clientas, usuarios y usuarias, etc., especialmente la referida a golpes, empujones y/o amenazas físicas”. “Es preciso señalar que el perfil de las víctimas de estas violencias son principalmente mujeres y de género no binario”, agregó el reporte. En este sentido, gracias a la encuesta se puede ver una especie de perfil de quien ejerce violencia, donde “el personal jerárquico superior juega un rol determinante en la violencia de tipo psicológico y de discriminación, aunque en esta última el peso relativo de las personas de igual rango se acerca al de quienes ocupan cargos superiores”.

Como era de esperarse, la cuestión de género tiene mucha influencia en los índices de violencia y abuso, y son las mujeres y las minorías quienes más admiten parecerlas. En este sentido, “el género masculino, a diferencia del femenino y otros, mantiene una situación de menor vulnerabilidad en casi todas las variables analizadas”. Además, los responsables hallaron que “las mujeres y personas no binarias indican que su género influye de manera negativa en el trato recibido”. “Un 28 por ciento de ellas considera que su identidad de género influye de manera negativa, mientras que un 20,6 por ciento señala que lo hace de forma positiva. Las variables en las que se visualiza el ‘trato recibido’ se vinculan al tipo de vínculo diario, el tipo de trabajo que se les asigna y la obtención de ascensos”, destacaron. En tanto, en relación a esto último, “el 30 por ciento de las personas de género no masculino expresaron que su identidad de género afecta negativamente su movimiento ascendente al interior del ámbito laboral”.

 

En el país, la violencia laboral es un problema que creció y se hizo visible, por esto la red de gremios y otras instancias trabajan para intentar frenar su avance. La adhesión al Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es un importante logro, que promete poner en movimiento distintas herramientas para concientizar a trabajadores y empleadores. El mismo fue formalizado en marzo pasado, y se suma a una batería de medidas a favor de erradicar estas prácticas. En una reciente actividad en Córdoba, el oficial del proyecto de OIT en la Iniciativa Spotlight, Javier Cicciaro, celebró que nuestro país es uno de los 11 que lo aprobaron hasta ahora y que “es importante seguir reforzando su desarrollo”. En este sentido, el oficial del proyecto en Argentina “marcó la agenda y los desafíos para potenciar su implementación”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias