jueves 07 de julio de 2022 - Edición Nº1310

Provincia | 14 may 2022

INTERNA MACRISTA CALIENTE

La pelea de Grindetti con Macri provoca malestar y desorientación en el PRO bonaerense

Hay enojos entre el ex presidente y el ex ministro de Economía de CABA. Larreta furioso porque no se apoya a Santilli. Apareció Joaquín de la Torre y quiere dar pelea. Alejado de la mesa provincial macrista, “Hacemos Juntos” es ahora la nave insignia del intendente de Lanús.


Por: Ricardo Carossino

Desde que el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, blanqueó su intención de crecer provincial y/o nacionalmente, las tensiones no se hicieron esperar: “Es lógico que apenas querés asomar la nariz te disparan”, explicó a Política del Sur un operador macrista de la Primera Sección Electoral, recordando que al intendente de Vicente López, Jorge Macri, le pasó lo mismo cuando intentó ser el líder de la provincia.

Mauricio (Macri) no quiere que nadie le haga sombra en ningún lugar. Él quiere manejar todo y lo hace presionando y dando órdenes”, admitió una fuente peronista del PRO de Morón, y agregó en tono pejotista: “Nunca leyó a Perón, sino hubiera entendido que hay que persuadir y que así se conduce”.

La mención del ex Presidente de la Nación, viene a cuento porque hubo varias versiones durante la semana pasada relacionando a Macri con Grindetti, quien supuestamente es su amigo y fue el hombre de confianza como ministro de Economía en CABA, antes de ser intendente.

Grindetti estaba negociando los cargos en el Banco Provincia que le corresponden a la oposición y según admitieron a este medio, la negociación estaba bien encaminada en momentos que la relación entre el intendente y el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, pasa por su mejor momento institucional.

Al parecer, a Mauricio Macri le molestó el protagonismo por parte del intendente de Lanús, pero sobre todo, le habría chocado el lanzamiento de Hacemos Juntos con su par de La Plata, Julio Garro, que ahora ya no parece una decisión tan fuera de órbita, considerando las fuertes internas dentro de Juntos.

Cuando ya estaba cerca de cerrarse el acuerdo, todo se derrumbó por la bajada de línea de las autoridades nacionales del PRO, lo que causó una importante molestia en el intendente de Lanús. Grindetti habría sentido que le soltaron la mano, y cansado del ida y vuelta habría abandonado la mesa provincial de Juntos.

Como se sabe, ese lugar es de carácter informal dentro del partido, pero desde donde Grindetti estaba oficiando como nexo entre los legisladores bonaerenses y el gobernador Axel Kicillof, a través de Insaurralde, y se fortalecía así como el interlocutor válido en la Provincia de Buenos Aires, luego del abandono de ese espacio de poder por parte de María Eugenia Vidal que eligió volver a sentirse orgullosamente porteña.

Por esa razón, Grindetti había decidido lanzar Hacemos Juntos para salir a recorrer los 135 municipios del territorio a falta de otro faro importante dentro del espacio, a pesar de que el diputado nacional, Diego Santilli, sigue con su intención de ser el único candidato del PRO, a pesar de las claras intenciones de Patricia Bullrich de armar la provincia por su lado.

Ahora quedó al desnudo (con pruebas irrefutables) que cuando Mauricio Macri desconfiaba de alguien lo mandaba a espiar con el aparato de la AFI, sin embargo, careciendo de esa carta de poder, ahora cada dirigente del PRO puede operar con mayor libertad y esto obliga al ex Presidente a blanquear sus molestias y causar resquemores importantes en el espacio.

Algunos medios aseguraron que esta crisis complicó una sesión que estaba pautada en ambas cámaras de la Legislatura. Se pensaba una jornada especial para el que se buscaban acuerdos que incluían cargos que reclama la oposición como el directorio del Banco Provincia y lugares vacantes en la Defensoría del Pueblo.

También corrió el rumor de que algunos legisladores quedaron resentidos con Grindetti porque no logró los acuerdos que había prometido, pero el periodista de Política del Sur, Federico Cedarri, acreditado en la legislatura provincial, logró conversar con uno de los más importantes diputados quien negó las tensiones.

“No hay que darle importancia a tanto rumor. Hubo algunos comentarios sobre la renuncia a la mesa (provincial), pero no hay un malestar general entre los legisladores con Néstor. De todos modos, en un escenario con tantas visiones diferentes en el PRO, hasta suena lógico que pasen estas cosas”, explicó este diputado a PDSur.

Otra fuente consultada por este medio, resaltó que el enojo de Grindetti es con Macri y con Horacio Rodríguez Larreta y no por los cargos del Banco Provincia, sino por la Ley de Reforma Previsional, pero sobre todo por la desautorización de ambos popes con el intendente para restarle poder en Provincia.

Hubo una bajada de pulgar con un discurso más libertario (aunque de ocasión) recordando que esa Ley le pertenece a la ex gobernadora y que no debía modificarse porque crearía un gasto público mayor, aunque en rigor, lo que algunas voces sospechan es que hubo un reto para que Grindetti no siga complicando la campaña de Santilli. O sea, todo es político.

Este razonamiento político tendría que ver con la figura de Joaquín de la Torre (el vidalista de San Miguel), quien quiere retomar ese nexo de representación bonaerense, con la bendición de Mauricio Macri, para posicionarse en Provincia soñando con la gobernación, operando para Milei.

El enojo existe, el encontronazo con Mauricio Macri, también, pero la relación está lejos de romperse (por ahora). De todos modos, “Hacemos Juntos”, fue el salvavidas que Grindetti y Garro consideraron necesario sabiendo que la interna iba a ser dura, y claramente están jugando a un escenario de elecciones provinciales separadas de las nacionales, donde no van a necesitar tanta cara porteña.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias