jueves 19 de mayo de 2022 - Edición Nº1261

Provincia | 11 may 2022

LA GRIETA DEL FRENTE DE TODOS

Con un Kicillof rengo por la interna, crece la figura de Insaurralde apoyado por intendentes y camporistas

La unidad ya no existe en el FDT. Hoy el frente se mantiene vivo por los intereses electorales del 2023. Massa es el gran articulador en Nación, y en Provincia, el hombre de Lomas de Zamora, maneja los hilos del poder bonaerense. Cuál es la estrategia y cómo se están pensando los próximos candidatos.


Por: Ricardo Carossino

Luego de conocida la inflación de abril y de la noticia del aumento de la nafta por parte de YPF, queda claro que la política del Gobierno nacional no apunta a atacar el aumento de precios en lo inmediato, sino todo lo contario.

Por orden de Alberto Fernández, los ministros de Economía, Martín Guzmán y de Producción, Matías Kulfas, dejaron en claro que la intención del Gobierno es fabricar “condiciones favorables” para la inversión con la intención de conseguir dólares, por lo que la constante de aumentos seguirá y por lo tanto continuará la grieta -al parecer- insalvable entre el albertismo y el kirchnerismo.

Guzmán (a su manera) dio a entender que los salarios no van a crecer mucho por encima de la inflación, ya que, si se infla la demanda de bienes y servicios, se necesitaran dólares para importar insumos para mayor productividad y así poder responder a esa demanda y el problema es la falta de esos dólares.

Por otra parte, no es casualidad que el libro “Los tres kirchnerismos” de Kulfas, vea la luz en este momento en que el ministro puede afirmar del tercer kirchnerismo: “(El segundo gobierno de Cristina Fernández, decidió) cerrarse en torno a una fuerza propia sin demasiada apertura hacia otras fuerzas políticas, o incluso dentro de la propia fuerza política. Creo que esto también marca contrastes en la política económica. Que se va haciendo más “dura”, con fundamentos menos sólidos. Esto es lo que explica que los resultados de ese último período hayan sido más bien pobres”.

De esta manera queda declarada la guerra interna entre las críticas de la vicepresidenta y el Presidente respecto de la política económica en este momento dependiente del FMI, a diferencia del kirchnerismo que en otro contexto totalmente diferente pudo cancelar la deuda externa.

LEER MÀS: Lo que nadie contó del acto del PJ en Los Toldos: caras largas, puteadas y poca plata para recordar a Evita

En medio de esa grieta económico política, quien empieza a devaluarse es el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, al tiempo que la figura que crece exponencialmente es la de su jefe de Gabinete, Martín Insaurralde.

En política ninguna noticia es casualidad y los hechos siempre tienen dos lecturas, la pública y la secreta, por eso no es casualidad y no es tan inocente el encuentro que Insaurralde mantuvo con 350 empresarios Pymes de la Provincia, organizado por el titular de FEBA, Alberto Kahale. Por un almuerzo de ese tono en el PRO, a espaldas de Horacio Rodríguez Larreta, rodó la cabeza de María Eugenia Vidal con el carpetazo de la "gestapro", según dejaron trascender legisladores bonaerenses de Juntos. 

Por lo tanto, lo que parece una humilde gacetilla de la FEBA a la que pocos le dan importancia, tiene una importancia fundamental para leer el aval financiero que podría acercarse a Insaurralde en una posible candidatura provincial. 

LEER MÀS: Insaurralde participó de un almuerzo con más de 350 empresarios bonaerenses

Por su parte, se conoció ayer un aumento para empleados estatales del 60 por ciento interanual y de esa manera controló el fuego de su gestión que hace agua por todos los rincones, ya sean políticos y económicos.

En un diálogo que mantuvo PDSur con un dirigente del kirchnerismo de la Tercera Sección Electoral, esta fuente afirmó que “ese Titanic bonaerense tiene un primer oficial que sostiene al capitán cristinista en medio de un oleaje que está haciendo tambalear el gobierno bonaerense”.

Ese primer oficial es Martín Insaurralde, el hombre fuerte de Lomas de Zamora que oficia de columna principal para sostener armada un blindaje casi perfecto entre La Cámpora y los intendentes de toda la Provincia (incluidos los opositores).

Y a nivel nacional, desde el Frente Renovador de la Primera Sección, admiten asimismo que existe una grieta, por el momento “grave”, entre Cristina y Alberto, pero aseguran que se apuesta a la unidad, aunque una unidad condicionada por las listas del 23 (que quede claro este concepto).

Sergio (Massa) está trabajando de tercera pata para sostener el Frente de Todos, y lleva y trae de Cristina a Alberto y viceversa, a sabiendas de ellos, por supuesto, y según se comenta en el FR las diferencias son muy marcadas y esto sólo se puede dirimir en las listas del 23. Ahí o se sale por arriba o explota todo”, explicó a PDSur esta fuente de Morón.

En este momento, hay halcones en ambos bandos del escenario, y así como ministros albertistas piden la cabeza de camporistas en el gobierno nacional, hay ultracristinistas que quieren una revolución cubana.

De cualquier manera, las dos fuentes consultadas, insisten en que “la sangre no va a llegar al río, por ahora”. El problema entonces es ese “por ahora”, que hace temblar a más de un dirigente que puede acomodarse en cualquier lugar de la grieta y no quiere perder su lugarcito político ante el crecimiento de la oposición.

En ese análisis bonaerense que hacen en este momento, Insaurralde y Máximo Kirchner, se sigue sosteniendo el adelantamiento de las elecciones bonaerenses para mayo del 2023, con la intención de que el peronismo retenga su bastión principal cuando crecen figuras inesperadas como el diputado nacional Javier Milei.

No por algo, el mismo Kicillof se molestó en salir a contestar las críticas del diputado libertario a los cuadros de inflación que presentó la vicepresidenta en su discurso del Chaco cuando quiso demostrar que el aumento de precios no era monetarista.

De acuerdo a lo comentado por las fuentes consultadas, estas coinciden en que el libertario está robándole mucho al macrismo y crece exponencialmente por lo que, la estrategia sería también adelantar los comicios para no dejarlo armar estructura bonaerense, ya que tendría una intención de votos de un 27% en este momento, pero carece por completo de estructura política.

También ambas fuentes tienen la misma crítica visión sobre la figura de Kicillof que está desdibujando aceleradamente, conforme avanza una gestión que no puede agilizar obras públicas y que depende únicamente del apoyo condicional de los intendentes que esperan ver a uno de ellos en el poder bonaerense.

Esta presión de los municipios quedó al desnudo con la firma de los convenios para el reparto del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que desarrolla un plan de 119 obras por 17.000 millones de pesos que se distribuyen entre los 135 municipios.

En el otro costado, el gobernador también se vio impedido de hacer recortes, ya que para no tener incendiada la Provincia tuvo que firmar un acuerdo salarial con estatales que legitima de alguna manera la inflación del 60% interanual en la Argentina.

LEER MÁS: Kicillof presentó 119 proyectos del Fondo de Infraestructura Municipal 2022

Según se está analizando, si el escenario es favorable, es que el próximo candidato bonaerense sea Insaurralde, acompañado por Malena Galmarini como vice, con un Máximo Kirchner en jefatura de Gabinete, y un gabinete repartido 50/50 entre intendentes y camporistas, dejándole a Kicillof la candidatura a senador nacional, junto a CFK.

Kicillof, sostienen, está tan desdibujado que no hay foto en la que no aparezca con alguno de los tres llegados después del 2021, tanto Insaurralde, como el ministro de Obras, Leonardo Nardini o la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez, y los intendentes no dejan de manifestar su satisfacción por la llegada del hombre de Lomas que permitió tener un diálogo con el ejecutivo que realmente no tenían.

Esa sería la estrategia principal donde Sergio Massa aspira silenciosamente a liderar las listas nacionales para el próximo espacio de peronistas que seguramente ya no se llamara Frente de Todos. Por esa sencilla y poderosa razón, el presidente de la Cámara Baja no descansa y no duerme con tal de mantener pegada “como sea”, dicen, la frágil relación entre Cristina y Alberto, porque la unidad ya no existe.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias