domingo 22 de mayo de 2022 - Edición Nº1264

Provincia | 9 may 2022

Preocupación amarilla

El PRO busca bajar el tono de las disputas internas y unificar discurso

Concentra sus esfuerzos en reducir drásticamente los escarceos entre larretismo y bullrismo, mientras los intendentes reclaman enfrentar al radicalismo con ofertas electorales unificadas. Suma apoyos Diego Santilli en su carrera hacia la gobernación bonaerense.


Por: Federico Cedarri

El PRO ha comenzado un período de introspección con la intención de modificar de cuajo un escenario de confrontaciones internas que parecen ir in crescendo a medida que se acorta el tiempo hacia el 2023.

En ese esquema es que los intendentes juegan un papel preponderante, no solo porque están empapados de territorialidad y más cerca de las demandas de la gente, sino por la necesidad que despuntan de preservar la preponderancia amarilla en aquellos distritos que gobiernan.

Hace pocos días se produjo un sugestivo encuentro entre los dos intendentes que lideran el espacio Hacemos Juntos en la provincia, el lanusense Néstor Grindetti y el platense Julio Garro con Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli.

Ambos intendentes aseguran ante quienes quieran escucharlos que no aspiran a un nuevo mandato en sus respectivos distritos pero comienzan a deslizar la intención de ser parte de la oferta electoral del PRO con vistas al año electoral que se avecina.

El intendente del populoso distrito del Gran Buenos Aires ya blanqueó su intención de pelar por el premio mayor en la provincia, coqueteó con Patricia Bullrich y ahora parece haber vuelto al redil y arrimó nuevamente el bochín hacia el larretismo.

Los intendentes del PRO expresan con tono altisonante sus quejas por el internismo que azota la a la fuerza y dejaron en claro que son partidarios de no dividir la oferta electoral amarilla: temen que si no se logra una síntesis por lo menos a nivel provincial y municipal el radicalismo termine arrebantándoles varios municipios.

Ante esta posibilidad que asoma es que el larretismo presuroso estaría concentrando sus esfuerzos en cerrar filas detrás de la candidatura de Diego Santilli, quién debido a su inserción en la política bonaerense no debería someterse a un proceso de instalación: “A Diego lo conocen en toda la provincia, es el mejor candidato sin dudas, más allá de los caprichos de otros”, espetó molesto por los encontronazos internos ante PDS un legislador amarillo con alto perfil en el Parlamento provincial.

Más allá de los intentos del núcleo que lidera el jefe de Gobierno porteño, desde el bullrismo si bien no dejan de escuchar a los intendentes no están decididos a resignar la oportunidad de prohijar un candidato propio que apuntale el anhelo presidencial de La Piba.

Cristian Ritondo ha comenzado a sembrar distintas candidaturas en los distritos gobernados por el radicalismo, y tampoco tiene en sus planes declinar de su candidatura, y más allá de conocer de primera mano que no es el candidato que cuenta con la venia del larretismo puro, se contenta con haber recibido un fuerte espaldarazo del ex presidente Mauricio Macri que lo conminó a involucrarse de lleno en la pelea por la gobernación.

Así las cosas, y con Grindetti nuevamente del lado larretista, la mayoría de los intendentes han deslizado su preferencia por el Colo, más que nada sujetos a la plena convicción de unificar candidaturas para preservar los distritos que por un convencimiento absoluto en la candidatura del ahora diputado por la provincia de Buenos Aires.

Los intendentes amarillos preocupados por el escaso flujo de fondos hacia sus comunas

Los alcaldes del espacio amarillo llegaron presurosos a la reunión convocada en el club San Luis de La Plata donde el anfitrión Julio Garro los esperaba para hacer catarsis por los problemas que están padeciendo como consecuencia de la dura interna desatada en el Gobierno nacional: sostienen que las distintas posiciones políticas y los desacuerdos entre los actores que integran las principales carteras conspiran contra la celeridad en el abastecimiento de fondos.

También se mostraron en alerta porque las empresas que licitaron para distintas obras demoran los comienzos de las mismas por el incremento de la inflación que disparó los costos más allá de lo presupuestado: “Del Fondo de Infraestructura Municipal los intendentes están recibiendo muy poco y no pueden empezar las obras”, sintetizó ante PDS otro legislador amarillo ligado a los alcaldes.

Durante la reunión también se dejó claro la necesidad de que si no es posible galvanizar un único candidato a gobernador sí se le dé preponderancia a la generación de un discurso unívoco que deje de lados las rencillas internas que, según sostienen, los alejan de las necesidades de la gente, y poner el acento y energías en cuestionar con ahínco la gestión de Axel Kicillof a quién visualizan como el competidor en el 2023.

Los intendentes resolvieron que en caso de aprobarse en el Congreso Nacional la boleta única, acelerarán en la Legislatura Bonaerense buscando el apoyo de los liberales de Espert para avanzar en la adhesión de la provincia a la misma: “Con la boleta única ganamos entre 3  y 5 puntos que nos roba habitualmente el peronismo en el conurbano”, sostiene ante PDS un diputado del PRO que conoce al dedillo la dinámica electoral.

Una de la ausencias que más resonaron en el coqueto bufett del club de rugby platense fue la del intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia, que adquirió notoriedad por enfrentarse recientemente al sindicato de Camioneros: les espetó a sus pares su desacuerdo con una reunión que trasuntaba una fisonomía de apoyo cerrado a la candidatura de Santilli más que una confluencia que discuta las problemáticas de los intendentes.

Otro de los temas que no pasan por alto los principales referentes del PRO y que se trató en la reunión que tuvieron hace unos días Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta tiene que ver con el crecimiento que estaría evidenciando, según algunos sondeos, el libertario Javier MiIei en desmedro del caudal de Juntos por el Cambio.

Desde las entrañas del partido amarillo sostienen fehacientemente que mientras más crezcan las disputas internas mejor aprovechará el economista el campo fértil que se cimenta a partir de la desazón de los bonaerenses, que contemplan absortos las peleas palaciegas que se suceden en los dos principales espacios políticos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias