domingo 22 de mayo de 2022 - Edición Nº1264

Gremiales | 5 may 2022

MEDIO AMBIENTE

Grave denuncia: removieron material con asbesto del subte sin ningún cuidado

Los metrodelegados aseguran que la nueva empresa que concesiona el servicio sacó un sistema de ventilación contaminado con el material cancerígeno sin los protocolos necesarios, poniendo en peligro a trabajadores y pasajeros. “Ya tenemos 55 empleados afectados por asbesto, y pueden ser más”, aseguran.


Por: Diego Lanese

La semana pasada, la empresa Emova, que desde diciembre se hizo cargo de la concesión de los servicios del subte de la Ciudad de Buenos Aires, ordenó una serie de tareas en el Taller Rancagua, de la Línea B. entre ellas, removió un sistema de ventilación, que se había acordado renovar en etapas. La decisión de hacer los trabajos de una sola vez no incluyó ningún protocolo contra el asbesto, el material cancerígeno que abunda en trenes y estaciones, y que los trabajadores vienen reclamando sea retirado. Pese a que el lugar donde se hicieron las tareas estaba marcado como peligroso, se decidió realizar la remoción sin ningún cuidado, según denunciaron desde la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP). Para los metrodelegados, se trató de “una actitud criminal”.

 

La grave denuncia la realizó la secretaría de Salud Laboral de la AGTSyP, y apuntó a las tareas realizadas a fines de abril en el taller Rancagua, donde se retiró un sistema de ventilación contaminado con asbesto sin ninguna protección. Según contaron mediante un comunicado, “producto de la acción de nuestra organización, conseguimos obligar a Metrovías-Emova a realizar una serie de cambios y arreglos. Una de ellas en el taller Rancagua de la línea B. Parte de esta obra consistía en retirar el antiguo y contaminado sistema de ventilación forzada para reemplazarlo por uno nuevo, en etapas y garantizando la seguridad del proceso de extracción y respetando siempre todas las normas de cuidado exigidas en los protocolos de manejo de asbesto”. Pero según constataron desde el gremio, no se cumplió con ningún cuidado. “Nuevamente la empresa hace lo que quiere, jugando con la vida de los trabajadores y usuarios”, se quejaron.

 

En este sentido, agregaron queEmova tomó la decisión de retirar de una sola vez y sin ninguna protección, aislamiento, método o protocolo de seguridad, todo el sistema. Esto trajo aparejado la dispersión en el taller, y luego en toda la línea, de ingentes cantidades de asbesto de dicha estructura, violando lo acordado, desconociendo un fallo vigente que entre otras mandadas a la empresa concesionaria plantea la prohibición de tomar contacto con lugares o elementos con presencia de asbesto”. Por eso, los metrodelegados dijeron que la empresa tiene “una actitud criminal”, que pone en riesgo la vida de trabajadores y pasajeros.

Las palabras del gremio parecen exageradas, pero la situación las avala. Es que, desde la primera denuncia en 2013, a partir de una investigación en España, que se descubrieron muchos lugares con asbesto, que tuvieron su peor desenlace: tres trabajadores fallecidos por dolencias vinculadas a la exposición al material. “Hasta ahora, tenemos 55 empleados con problemas pulmonares por exposición al asbesto confirmados, además de los tres fallecidos”, le confirmó a Política del Sur Francisco Ledesma, titular de la secretaría de Salud Laboral. En tanto, “2.700 trabajadores ingresaron al registro de agentes de riesgo para hacerles los estudios año a año. Seguimos avanzando para para que ingresen más compañeros de otros sectores que también están expuestos al asbesto”, dijo el dirigente. Sobre las tareas sin protección, Ledesma recordó que “las piezas no pueden ser destinadas a chatarra si previamente no se les saca el asbesto, sino pasa como ya hizo SBASE con algunas formaciones, que terminan en lugares que no saben del peligro”.

 

La denuncia original de los metrodelegados apuntó a trenes comprados al Metro de Madrid, y luego se extendió a otras formaciones y a las estaciones. “Al principio encontramos asbestos en las flotas, pero ahora ya tenemos confirmada la presencia en los cuartos de bombeo, en las subestaciones de energía, en los centros de potencia eléctrica. Además de las pastillas de frenes de las escaleras mecánicas viejas”, dijo al respecto Ledesma.

 

En estos momentos, hay asbesto en todo el subte, según el gremio. Los últimos avances en la campaña se dieron en la Línea C, donde trabajadores de Tráfico Línea C y los talleres San José y Constitución rechazaron la vuelta al servicio de las formaciones Nagoya 5000, que aún contienen asbesto, por lo cual una asamblea decidió no manejar ni hacer mantenimiento a ninguna de estas formaciones. “Todo esto como ya lo denunciamos es una verdadera actitud criminal que demuestra la política de la empresa, avalada por SBASE, de privilegiar sus ganancias por sobre la seguridad y la salud de quienes trabajamos o viajamos en el subte de Buenos Aires”, concluyeron los trabajadores del subte en su documento.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias