lunes 26 de septiembre de 2022 - Edición Nº1391

Los Andes | 5 mar 2022

EMPATE HEROICO

Los Andes jugó mal, pero salvó un punto sobre el final

El Milrayitas igualó dos a dos con Defensores Unidos en el Gallardón, por la cuarta fecha del Torneo Apertura de la Primera B Metropolitana. Con goles de Alan Espeche y Ramiro Peters el equipo de Sebastián Salomón sólo rescato una unidad y sigue en deuda con su gente.


No fue la mejor noche para Los Andes en su casa. El conjunto de Lomas de Zamora no aparece con su mejor versión en el campeonato y no para de sufrir. Estuvo al borde del abismo contra el CADU y en su estadio, tras estar dos a cero abajo. Aunque pudo empatarlo sobre el final, todavía mantiene un desequilibrio integral y apenas se conformó con una igualdad agónica en el quinto minuto de descuento. Se abrazó a un punto logrado en el epílogo que parecía imposible de poder lograrlo.

En el comienzo, el Milrayitas intentaba dar vuelta la página y cambiar la pálida imagen que había dejado con la goleada en contra sufrida ante San Carlos. Sin embargo, Defensores lo sorprendió a los seis minutos con un tiro libre de Martín Gímenez que se le metió a Tomás Casas por el segundo palo.

Sin dudas, fue el peor de los inicios y todo se hacía cuesta arriba para Los Andes. El equipo de Salomón iría en busca del empate con más amor propio que fútbol, aunque sin demasiadas ideas.

De todos modos, el conjunto de Lomas de Zamora estaba para el cachetazo. Cuando parecía que podía acomodarse en el encuentro, llegó otro baldazo de agua fría. De una salvada de Casas, llegaba otro tiro de esquina y el perfecto cabezazo de Javier Velázquez que ponía el dos a cero arriba para la visita. Otro gol psicológico que derrumbaba al Milrayitas.

En ese contexto, Los Andes buscó achicar la diferencia y fue por el descuento. Lo que ocurría era que Juan Rivas no aparecía y apenas llegó con Luis “Cucho” Pérez y un remate de Agustín Mansilla.

En el complemento, todo era nerviosismo en las tribunas. La gente comenzó a impacientarse y el equipo mostraba que estaba abatido psicológicamente. De afuera, el público otra vez cantaba contra la dirigencia y el clima era el peor.

Por el lado de la visita, descansaba en la tranquilidad de la ventaja obtenida. A través de Giménez y Velázquez, los dos le crearon problemas a la defensa de Los Andes. El equipo de “Mostaza” Merlo estaba más cerca del tercero que el local del descuento.

Así como el CADU era ampliamente superior, en el fútbol siempre se cumple el axioma: no hay que dar por muerto a quien sigue con vida. La visita perdonó a Los Andes y los partidos hay que liquidarlos. Eso no sucedió.

El ingresado Alan Espeche puso el descuento tras un centro de “Cucho” Pérez y fue el punto de inflexión para la rebeldía que necesitaba un equipo que deambulaba por el césped del Gallardón.

Una vez que consiguió el descuento, los de Salomón fueron por más. Juan Hernández tuvo el 3 a 1, pero Casas salvo al Milrayitas y lo dejó con vida. En la réplica, Ramiro Peters con un tiro libre puso el 2 a 2 que era impensado en el primer tiempo. En la agonía Los Andes salvaba un punto de milagro.

Así conseguía una vida más Sebastián Salomón. El entrenador de Los Andes continúa en la cuerda floja y en la próxima fecha ante Talleres en Escalada se jugará nuevamente su futuro.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias