lunes 23 de mayo de 2022 - Edición Nº1265

Gremiales | 19 ene 2022

TERCERA OLA

Trabajadores de la salud alertan que la suba de casos complica las condiciones laborales

Distintos sectores afirman que se multiplican las tareas, lo que hace que el personal “esté en constante estrés”. Incluso, dicen que están “en el peor momento desde que comenzó la pandemia”. Los gremios piden medidas para evitar una sobrecarga que perjudique la atención.


Por: Diego Lanese

Desde hace unos días, el personal sanitario que es contacto estrecho de un positivo de coronavirus no realiza aislamiento, una decisión del Consejo Federal de Salud (COFESA) para evitar que el ausentismo complique la atención, sobre todo en centros de testeos. Pero la suba creciente de casos trajo otras complicaciones en el sistema de salud: el aumento de internaciones, lo que genera tensión en los distintos subsistemas. Ambas situaciones hacen que los trabajadores y profesionales están “sobrecargados de tareas”, al punto que para muchos este es “el peor momento de la pandemia”, por encima de las olas anteriores. Por eso, piden que se tomen medidas para proteger al personal, que trabaja en condiciones desfavorables. Afirman que las camas UTI no están en tensión, gracias a la vacunación, pero siguen creciendo en todo el país.

 

Varias entidades científicas y gremios del sector se ponen la mirada en el esfuerzo que hacen los trabajadores de la salud en esta nueva etapa de la pandemia, donde la suba de casos puso en tensión centros de testeos y ligares de atención primaria, ya que los casos son, por lo general, leves, por el efecto de la vacunación. “Los vacunados generan una inmunidad que da pocos síntomas o atraviesan en forma más leve este tipo de virus, pero hay muchos contagios, lo que satura el sistema”, le dijo a Política del Sur un referente de la Agrupación Hospitales ATE en la Ciudad de Buenos Aires, donde se vio por primera vez la saturación del sistema, con largas colas en las UTU, Unidades Febriles de Urgencia.

 

Ante esto, se comenzó a dejar de aislar a los contactos estrechos, para evitar el faltante de personal, pero que genera tensión entre los trabajadores, porque se exponen a largas jornadas de trabajo. “Estando vacunados, no hace falta un aislamiento por contacto ya que tomando los recaudos que venimos informando, como el uso de barbijo en ambiente cerrado y lavado de manos estarían cubierto”, agregó el mismo referente. El problema es la cantidad de trabajo que deben afrontar, dicen, como “los 300 o 400 testeos por días en cada UTU, que está dejando sin descanso al personal”. La paradoja es que la población “le perdió el miedo al virus”, y no hay lugar para limitaciones o restricciones.

Además, en los últimos días se vieron en varias provincias aumentos en la cantidad de internados por cuadros más severos, lo que hace que se abran nuevas salas, incluyendo el hospital Garrahan, que hace unas semanas anunció un tercer lugar de internación, por la cantidad de niños y adolescentes hospitalizados. En este sentido, desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), expresaron que “estamos en uno de los peores momentos de la pandemia”. “Ahora no faltan camas ni respiradores, pero hay una fatiga terminal de los trabajadores de salud producto de una sobrecarga de trabajo brutal”, advirtió un referente de la SATI. “Si no estamos viviendo una catástrofe sanitaria de características inconmensurables, es por esa tan denostada campaña de vacunación que ha sido tremendamente exitosa pero que no es suficiente”, agregó la entidad. Pese a esto, los datos de fallecidos alarman a la SATI. Según afirmaron, en el último mes hubo 1.152 fallecidos, pero en la última semana fueron 542 los muertos por Covid-19, de los cuales cuatro de cada cinco fallecidos en la provincia de Buenos Aires no estaban vacunados.

En tanto, para el sindicato bonaerense CICOP “luego de dos años muy duros, en donde los trabajadores de la salud dejamos todo para garantizar la atención médica de la población entera, la pandemia volvió a sobrecargar al sistema de salud. Esta vez tensionando las guardias y centros de testeos y vacunación”. Durante las últimas semanas, agregaron, “los hospitales y centros de salud estuvieron y están siendo concurridos por miles de personas a diario para ser testeadas y/o evaluadas por su sintomatología. Largas colas y largas horas de espera por el crecimiento vertiginoso de la demanda de atención fueron el escenario en el que hemos padecido reiterados acontecimientos de violencia hacia el personal sanitario”. “Quienes integramos los equipos de salud estamos agotados después de todo lo vivido durante las tremendas olas anteriores y con un creciente malestar por la falta de reconocimiento a nuestra tarea. Los gobiernos en todos los niveles han optado, a la hora de definir políticas salariales, por ignorar la sobrecarga laboral y el estrés que venimos soportando”, concluyó la CICOP.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias