miércoles 19 de enero de 2022 - Edición Nº1141

Gremiales | 12 ene 2022

TERCERA OLA

Acortar aislamientos y vacuna obligatoria, medidas pensadas para frenar el Covid-19 entre trabajadores

Las medidas son analizadas por el gobierno, los empresarios y los gremios, y apuntan a evitar que falte personal en áreas críticas, como la salud y el transporte. En estos días se anunciarían los cambios en el manejo de la pandemia. Ya hay críticas de sectores sindicales a la propuesta oficial.


Por: Diego Lanese

En las últimas horas, 1.200 trabajadores de Aerolíneas Argentinas debieron aislarse por dar positivo de coronavirus o ser contacto estrecho, lo que obligó a la compañía a cancelar al menos siete vuelos. Además, el subte porteño registró record de casos en los últimos 15 días, lo mismo que Trenes Argentinos, lo que complica el normal servicio. En el sistema sanitario, se estima que uno de cada cuatro trabajadores está en esta situación, por lo cual se teme que comiencen a faltar personal y profesionales para atender la pandemia o el resto de las situaciones. La tercera ola sigue aumentando los contagios, y el impacto sanitario, minimizado por la vacunación, da lugar al impacto económico, al punto que en muchas actividades se están generando suspensiones. Ante esto, autoridades nacionales y provinciales comenzaron a analizar medidas, como que las personas con dos vacunas que integren áreas claves no hagan aislamiento. Además, empresarios dialogan con gremios para pedirle la vacuna obligatoria al gobierno, una idea que toma fuerza.

En la provincia de Buenos Aires, desde esta semana el personal de salud no se aislará si es contacto estrecho y tiene completo el calendario de vacunación. Los cambios en el protocolo denominado “Procedimiento de actuación para la prevención y control de casos de covid-19 en el personal de salud” busca evitar la falta de personal sanitario para poder sostener los servicios de atención en períodos de alta demanda por la explosión de contagios. De ese modo, “estará exceptuado ​de realizar la cuarentena el personal de salud que haya sido contacto estrecho de un caso confirmado de Covid-19 y que permanezca asintomático que tenga el esquema de vacunación completo”, explicó la cartera sanitaria bonaerense, mediante un comunicado. Lo mismo decidió Córdoba, epicentro de la tercera ola, con una amplia circulación viral en medio de la temporada de verano.

En tanto, a nivel nacional se decidió extender la recomendación a todos los trabajadores. Por eso, en el marco de una nueva reunión del Consejo Federal de Salud (COFESA), se determinó que las personas que sean contacto estrecho de casos positivos de coronavirus, que estén asintomáticas y tengan su esquema completo de vacunación con el refuerzo aplicado hace menos de 4 meses podrán ser exceptuadas del aislamiento, en tanto los no vacunados deberán cumplir estrictamente con el confinamiento. “Todo lo que venimos recomendando tiene una mirada sanitaria y lo primero que se evalúa es el efecto de la vacuna y la disminución en el riesgo”, subrayó Carla Vizzotti, sobre la medida, que parece estar vinculada al reclamo de los empresarios por el ausentismo. Cada provincia definirá la forma de hacerlo. Como se sabe, Córdoba anunció que se modificará el protocolo de aislamiento para contactos estrechos en relación a las tareas laborales que deban realizar, y no deberán confinarse “si poseen esquema completo de vacunación, modalidad que regirá desde el próximo lunes 17 de enero”.

En el sector sanitario, la decisión fue rechazada por diversos sectores, comenzando por los médicos del sistema público. “Este cambio de paradigma, que la ministra justifica en el ausentismo del personal de salud, no fue discutido en el marco legal que corresponde”, denunció María Fernanda Boriotti, presidenta de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud (FESPROSA). “Dado que este cambio trascendente en los criterios epidemiológicos de protección para los trabajadores de la salud podría afectar severamente las condiciones laborales y sanitarias de los mismos, debería haberse convocado al Comité Nacional de Gestión de Crisis (COE). Sin embargo, a pesar de los reiterados pedidos de FESPROSA el comité no fue convocado”, resaltó la dirigente. Además, la entidad afirma que se viola la ley 27.548 que crea el programa nacional de protección de los trabajadores de la salud, popularmente conocida como “ley Silvio”. “No fue esta la única violación de la ley. En marzo del año pasado, dejaron de publicarse los datos de trabajadores afectados por el Covid-19”, afirmó Boriotti. En el sector sanitario, FESPROSA calcula unos 100 mil infectados y 600 fallecidos a septiembre de 2021.

 

Pedido de empresarios

 

En tanto, otra medida que está en la mirada de algunos sectores es la obligatoriedad de la vacuna, que genera un debate legal, y que se intentó saldar con la creación del pase sanitario, que obliga a las personas a tener las dos vacunas contra el coronavirus para asistir a diversas actividades. En un reciente encuentro entre dirigentes sindicales y empresarios, la Confederación Económica de la provincia de Buenos Aires (CEPBA), que preside Guillermo Siro, pidió “vacunación obligatoria o avanzar en la implementación de un pase sanitario laboral”, algo que por lo menos la UOM comenzará a establecer. Desde la UIA, en diciembre, ya esbozaron su intención de ir por la misma dirección ante las autoridades del Ministerio de Salud y la CGT “respondió afirmativamente”, según pudo saber Política del Sur.

Además, las empresas propusieron instalar postas sanitarias en las fábricas para vacunar al personal, una medida que también cuenta con el aval gremial. Fuentes del gobierno bonaerense recalcaron que su objetivo es buscar alternativas para acordar con las pymes y no afectar la productividad. Otras entidades que se sumaron a la preocupación por la gran cantidad de afectados por el virus son UIPBA, FEBA y ADIBA, que alertaron que el ausentismo no es del 20 por ciento, como establecen datos oficiales, sino que ya alcanza entre el 25 por ciento, “una cifra que promete ser mayor con el correr de las semanas”.

Por su parte, el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, dijo que están dadas “todas las condiciones para que la vacuna sea obligatoria”. En la provincia de Buenos Aires aún hay 2 millones de personas sin vacunar, uno de los datos que el funcionario destacó como centrales en la argumentación sobre la inoculación. El ministro sostuvo que “la seguridad de las vacunas, lo que se sabe de ellas, la evidencia de que la enfermedad va a seguir dando vueltas, la evidencia del efecto sobre la población”, son algunas de las razones.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias