domingo 16 de enero de 2022 - Edición Nº1138

Gremiales | 3 ene 2022

RECLAMOS EN TODO EL PAÍS

El pico de Covid-19 reavivó el malestar de los trabajadores de la salud por las condiciones laborales

El aumento de contagios puso otra vez en tensión al sistema sanitario, esta vez comenzando por los mecanismos de testeos. Por eso, se renovaron los reclamos de FESPROSA y enfermeros de CABA, entre muchos otros. Piden reconocimiento salarial y mejores condiciones laborales, a dos años de iniciada la pandemia.


Por: Diego Lanese

En la última semana del año 2021, la explosión de contagios de coronavirus hizo que se registraran largas colas para hisoparse, lo que generó algunos inconvenientes, en especial en la Ciudad de Buenos Aires, donde hubo largas colas e incidentes cuando el personal se quedó sin reactivos. Lo mismo pasó en Córdoba, hace un tiempo, y la problemática parece trasladarse a la zona de la costa atlántica bonaerense, donde hay colas de hasta siete horas para acceder a un testeo, como sucede en Mar del Plata. Esto es un caldo de cultivo para el malestar generalizado del personal sanitario, que a casi dos años del inicio de la pandemia insiste con mejorar las condiciones laborales. En estos días, por ejemplo, hubo denuncias en CABA por la falta de inversión y necesidad de mayor personal. Además, fue el eje de la discusión en el último congreso de la federación médica FESPROSA.

 

El aumento del trabajo, la falta de insumos y las malas condiciones laborales volvieron a golpear a los trabajadores de la salud, que fueron blanco de ataque por las largas colas que se dieron para hisoparse antes de las fiestas de fin de año. El tema fue parte del debate de la FESPROSA, que hizo un balance de este 2021 atravesado por la crisis del coronavirus. “En el 2021 no hubo reparación de la deuda con los trabajadores de la salud”, afirmó el documento final de la entidad, que nuclea a gremios profesionales de base de todo el país. La presidenta María Fernanda Boriotti encabezó el encuentro, donde se alertó que en el 2022 “se registra otra baja en los presupuestos de salud”, condicionados por el futura acuerdo con el FMI.

En los últimos días del año, hubo protestas en varias provincias, comenzando por Río Negro, donde se pide por el despido de trabajadores en el hospital de la localidad de Cipolletti. Además, en La Matanza hubo un brindis con agua por la falta de reconocimiento de las autoridades municipales respecto del personal de salud. En el texto, al que tuvo acceso Política del Sur, se afirma que en el 2021 “tuvimos más represalias que en 2020”, y se pusieron como ejemplos lo sucedido en Santa Fe, Chubut y Tucumán, que en distintos momentos del año reprimió a sus trabajadores sanitarios. Ante esto, y la crisis que no cede, FESPROSA anticipa un año “de grandes conflictos defensivos”, para evitar “perder aún más”.

 

Además, en los últimos días en CABA se vieron hospitales y UFU (Unidades Febriles de Urgencia) desbordadas por la demanda de testeos, lo que generó largas colas y el malestar de la gente. Desde la agrupación ATE Hospitales denunciaron "falta de profesionales de la salud" frente al aumento de casos positivos de coronavirus y la "falta de inversiones en el sistema sanitario, tanto en infraestructura como las malas condiciones laborales" por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La entidad recalcó la "grave falta de inversiones en el sistema sanitario por parte del Gobierno de (Horacio Rodríguez) Larreta, tanto en infraestructura como las malas condiciones laborales en los diferentes servicios que tiene el Hospital Durand".

Reclamo de enfermería

 

En tanto, la enfermería porteña realizó una protesta la semana pasado por la liquidación irregular de los aguinaldos de diciembre para el personal de los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires. Con la quema simbólica de recibos de sueldo y una olla popular, la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE) protestó contra el pago del aguinaldo de diciembre “con importantes descuentos,” producto de la no computación de varios ítems en negro. La “fogata de la bronca” fue encabezada por personal de enfermería enrolada en la ALE, que rechaza los “aguinaldos de hambre que se liquidaron la semana pasada por parte de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta”, en el marco de una histórica lucha contra para lograr el reconocimiento profesional del sector, afuera de esa ley desde el 2018, lo que genera que cobren salarios un 50 por ciento por debajo del resto de los sectores.

 

Carolina Cáceres, enfermera del hospital Tornú y secretaria de Prensa de la Federación de Profesionales de la Salud de CABA, remarcó que “hicimos una quema de recibos de sueldos para que se note la bronca y la indignación que tiene la enfermería por haber cobrado aguinaldos y salarios de hambre”. Cáceres dijo que en estos momentos “estamos con salarios por debajo de la línea de pobreza”, a lo que se sumó “aguinaldos de 15 mil pesos, producto de que no se tomaron en cuenta varios ítems salariales”. Ante la consulta de Política del Sur, concluyó que “es lamentable, además en este tiempo no nos reconocieron nuestro trabajo en la pandemia, y nos ofrecen un bono de 8 mil pesos, a cobrar en el 2022”. Además de la quema simbólica de los recibos, hubo un brindis con agua y una olla popular, para dejar en evidencia las malas condiciones laborales de la enfermería.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias