sábado 04 de diciembre de 2021 - Edición Nº1095

Provincia | 19 oct 2021

Situación opositora

Un radicalismo envalentonado va por la hegemonía de Juntos con la mira en el 2023

Creen que la recepción transversal de Facundo Manes en el electorado bonaerense lo posiciona con posibilidades concretas en la carrera hacia la gobernación.


Por: Federico Cedarri

Los resultados que trajeron aparejadas las elecciones PASO de septiembre han despertado distintas sensaciones en los espacios políticos y fundamentalmente han eyectado expectativas positivas hacia el replanteo político que asumirá cada fuerza de cara al futuro.

El radicalismo ha sentido reverdecer sus viejos laurales con la irrupción de Facundo Manes y pese a la derrota en las internas en manos de Diego Santilli considera irreversible su proceso de crecimiento con miras al 2023.

Según pudo recabar PDS, el neurocientífico planea una recorrida los próximos días por todas las comunas del interior que tienen intendencia radical, con la somera intención de consolidar, no solamente la maquinaria electoral para noviembre, sino con la inquietud de ganar preponderancia con vistas a la interna del próximo año del Comité Provincia.

Pero lo que no escapa al razonamiento de cada radical con interés en el 2023 es que Manes con el nivel envidiable para cualquier político de instalación y de conocimiento que tiene, pueda meditar la posibilidad de candidatearse a presidir el palacio de calle 6 con importantes chances frente al contendiente del PRO.

“Nosotros con Facundo hicimos una campaña de un mes contra dos años que lleva Larreta en los medios y sacamos el 40% de los votos”, explica un legislador provincial correligionario.

Destacan la rápida inserción del médico en el espectro político bonaerense: “No es fácil sumergirse en la arena de la provincia y hacerlo con la soltura de Facundo”, continuó el legislador.

También se ilusionan con la dinámica que Manes le introdujo a su campaña debido a que priorizó un discurso transversal que colectó votos con orígenes disímiles al ideario radical.

Si bien tratan de ser mesurados los miembros de la fuerza centenaria sostiene, sin dejar de trasuntar entusiasmo, que han encontrado un candidato que penetra en todos los estamentos sociales: “No vamos a decir que Facundo es Alfonsín pero sí después de muchos años hemos logrado concentrar en él un referente con matices variopintos para encabezar la oferta electoral en el 2023”,  tiró sin sonrojarse otro legislador.

Si bien desde el comando radical admiten que el talón de Aquiles de la estructura partidaria es el conurbano bonaerense se consuelan con la justificación de que no han tenido el tiempo suficiente para ampliar la capacidad de  penetración de la prédica de Manes en los distritos que concentran grandes bolsones de pobreza, aunque destacan su inserción en el segmento joven: "Durante el 2022 seguramente Facundo tendrá tiempo de instalar su discurso en este segmento e ir más allá con los jóvenes que lo han visto como un referente alejado de las estructuras políticas tradicionales”, sostienen varios operadores.

También Julio Garro siente la presión de sus socios en la intendencia platense, es que si bien el alcalde planea una fusión de secretarias y acotar el gabinete para hacerlo más práctico y menos elefanteásico, desde el radicalismo han decidido pedirle puestos estratégicos, pujarán por concentrar poder en carteras como desarrollo social y salud.

Todas estas apetencias grafican de algún modo el envalentonamiento que tras las PASO invade a los radicales y quizás como para apuntalar esa ambición, el próximo 28 de octubre organizarán un acto en la cancha de Ferro para rememorar de algún modo aquel cierre de campaña de Raúl Alfonsín en la 9 de Julio en las postrimerías de los comicios de 1983.

Allí, Facundo Manes clausurará la noche y será el orador de fondo lo que permite dilucidar con meridiana claridad las fichas que deposita el radicalismo en el neurocientífico.

Un radicalismo protagonista en las negociaciones con Kicillof

Los intendentes y legisladores provinciales radicales, si bien manifiestan el público su permanente predisposición al paralelismo con el PRO durante los dos años restantes de mandato de Axel Kicillof con basamento en un acuerdo en la Legislatura Bonaerense, en privado dejan trascender que una vez acontecido el 14 de noviembre el partido apostará a lograr autonomía dentro la coalición opositora y se presume que se convertirá en el punto de largada de una guerra de roses: “Nosotros vamos por la hegemonía de la coalición”, soltó el diputado radical Diego Rovella a PDS.

“Tenemos un radicalismo de pie que nos posibilita pararnos en la interna de Juntos ante cualquier candidato sea del PRO, de la Coalición Cívica o de cualquier fuerza que se una, somos partidarios de ampliar lo más posible las alianzas pero no perdemos de vista la intención de ser los principales protagonistas”, completa el legislador sin ocultar un ápice las aspiraciones de conducir la fuerza opositora.

También los alcaldes de la fuerza centenaria tienen previsto convertirse en un poderoso polo de negociación con la gestión bonaerense, es que de repetirse los resultados de las PASO, no solamente podrían tener la primera minoría en ambas Cámaras Legislativas, sino concentrar una buena porción de poder en los Concejos Deliberantes de las comunas que no gobiernan.

En ese sentido, consideran imprescindible el rol central que adquirirán en las negociaciones que sostienen deberá habilitar el gobernador Kicillof para transitar los dos últimos años de mandato: “Ellos saben que el radicalismo es una fuerza que respeta las instituciones y siempre apuesta a la gobernabilidad”, soltó una legisladora boina blanca con preponderancia en el interior bonaerense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias