domingo 17 de octubre de 2021 - Edición Nº4142

Gremiales | 14 oct 2021

COMICIOS

Daer pone en juego su liderazgo en el gremio de la Sanidad en una elección “caliente”

El líder de la CGT busca renovar su mandato al frente de ATSA, ante el avance de una lista opositora que lo acusa de acciones violentas como los enfrentamientos la semana pasada en el Sanatorio Güemes. Ambos espacios cerraron sus campañas valorando la labor del personal sanitario.


Por:
Diego Lanese

Mientras mira de reojo la interna de la CGT y la polémica que se generó por el acto fallido del 17 de octubre, Héctor Daer ultima detalles para buscar un nuevo mandato frente a la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA). El dirigente revalidará su conducción hoy jueves 14, cuando se realicen las elecciones para definir una nueva conducción. El dirigente encabeza la Lista Celeste y Blanca, que buscará cuatro años más frente a la seccional Buenos Aires de la organización. Para eso, deberá ganarle a la Lista Bordó, un espacio clasista que viene denunciando el manejo del gremio de Daer, a quien acusan de desatender las necesidades de los empleados sanitarios en esta pandemia. Los incidentes en el Sanatorio Güemes, donde hubo golpes de puño entre referentes de ambos espacios, marca lo caliente de estos comicios.

 

A horas de votar, ambas listas realizaron actos de cierre de campaña donde reunieron a la militancia. El oficialismo lo hizo con el propio Daer a la cabeza, en la sede de la entidad, donde se hizo un repaso de las acciones que se tomaron en la pandemia, y el respaldo que recibieron del gremio. “Vamos a ir a elecciones, con el orgullo de haber conseguido grandísimas cosas que emanciparon a todos los trabajadores de Sanidad”, dijo en su discurso Daer. Además, el también líder de la CGT agregó que “vamos con orgullo a estas elecciones, porque transformamos nuestro Complejo Cultural en un Centro de Solidaridad, dimos más de 40 mil dosis a sus compañeros y sus familias. Ese fue el principio de empezar a transitar días distintos”.

 

Delegado de ATSA desde 1985, Daer lidera la seccional bonaerense del gremio desde 1992, y es parte de la Federación Argentina de Trabajadores de la Salud de Argentina (FATSA), donde fue elegido como secretario general adjunto. Desde ese lugar, bajo el paraguas de Carlos Wets Ocampo, fue ganado terreno en el sindicalismo, hasta ser uno de los referentes de los “gordos”, el grupo de los grandes sindicatos de servicios, que luego de la fractura de la central obrera a partir del 2011 se quedó con la conducción tripartita de la central obrera. Amigo personal del presidente Alberto Fernández –compartido espacio en el Frente Renovador de Sergio Massa –tiene muy buena sintonía con el flamante Jefe de Gabinete Juan Manzur, hombre fuerte del gobierno, con quien comparte lazos con la industria farmacéutica, entre otras cosas.

 

En la Lista Celeste y Blanca confían que lograrán una reelección en la seccional, además de los puestos en juego en comisiones internas. En el acto de cierre, Daer hizo un repaso de las dificultades del trabajo de sus afiliados en medio de la pandemia de coronavirus, destacó el acuerdo salarial firmado meses atrás luego de un extenso conflicto, y llamo a “convencer a los afiliados a acompañarnos”. La paritaria de este año tuvo momentos de mucha tensión, al punto que el gremio llamó a al menos dos paros en plena pandemia, hasta lograr el acuerdo de incremento salarial de un 45 por ciento, a pagarse en cuatro segmentos: 15 por ciento en julio, 15 por ciento en septiembre, 10 por ciento en noviembre y 5 por ciento en febrero. En tanto, habrá una cláusula de revisión que podrá ser ejecutada en febrero. La disputa dejó el descubierto los problemas en el sistema sanitario, ya que clínicas y sanatorios se enfrentaron a prepagas y prestadores por la financiación del sector.

 

Denuncias opositoras

 

Para enfrentar al oficialismo, el clasismo se nucleó en la Lista Bordó, un espacio que lidera la Alejandra Ruz, enfermera del hospital Dupuytren, y Joana Bordón, mucama del hospital Italiano. “Estamos en la primera línea enfrentando la pandemia, pero también al gobierno y las patronales que nos ajustan y precarizan con la complicidad absoluta de la burocracia sindical”, afirmó Ruz, que apuntó a los “dirigentes atornillados a sus cargos y privilegios que, con el verso de ‘cuidar la institucionalidad’ dejan correr el ajuste”. Durante la corta campaña, los integrantes de la lista apuntaron a la relación de Daer con Manzur, y recordaron que la lista representa “a quienes peleamos por básicos iniciales iguales a la canasta familiar con cláusula de ajuste mensual y reconocimiento del desgaste laboral, seis horas de trabajo, licencias por estrés y reducción de la edad jubilatoria”.

 

“Sabemos que enfrentamos una elección muy compleja pero con mucha energía, con buen apoyo de los trabajadores, porque en pandemia empeoraron mucho las condiciones laborales y salariales”, le dijo a Política del Sur un referente de la Lista Bordó. En la campaña apuntaron a las “paritarias malas firmadas por el oficialismo”, y que eso hace que muchos empleados del sector busquen alternativas en los lugares de trabajo. Pese a esto, el mismo referente admitió que en los lugares de trabajo “hay pocos afiliados al gremio”, lo que le quita representación a la oposición, ya que “muchas veces las maniobras de la conducción impiden la participación”. En base a ese descontento, y a nuevas formas de participación, en el sector clasista esperan hacer “una gran elección”.

 

Muestra de la tensión que generó esta elección, atravesada por la pandemia y el estrés que sufrieron los empleados de la sanidad, hace unos días se registraron serios incidentes en el Sanatorio Güemes, donde hubo enfrentamientos entre integrantes de las listas en disputa. Desde la Bordó apuntaron a “la patota de Daer”, y acusaron al oficialismo por la violencia. “El hecho más grave fue en el Güemes, pero se vienen repitiendo agresiones de sus patovicas a sueldo: evidentemente no se bancan el crecimiento de una alternativa desde abajo”, denunciaron desde la lista opositora, que utilizó el cierre de campaña para insistir con sus críticas.

 

La pelea se produjo en la puerta del Sanatorio Güemes del barrio de Palermo y el motivo fue la ubicación de los afiches de las listas. En el video que circuló se puede ver a hombres y mujeres intercambiando golpes sobre la calle Acuña de Figueroa, en la entrada del personal del centro médico, y a escasos centímetros por donde circulaban los autos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS