domingo 17 de octubre de 2021 - Edición Nº4142

Provincia | 13 oct 2021

A 30 días

El peronismo apunta a sumar medio millón de votos en la general

Es el cálculo que hacen los principales estrategas de campaña del oficialismo. Focalizarán los esfuerzos en la Tercera y Primera sección, y reforzarán la presencia en la Séptima.


Por:
Federico Cedarri

El devenir de los acontecimientos que se precipitan en el medio de la campaña electoral, como la polémica suscitada entre el titular de Seguridad nacional, Aníbal Fernández, y el dibujante Nik parecen constituirse en un ancla para las expectativas de dar vuelta el resultado en la provincia de Buenos Aires o al menos acortar la brecha con Juntos para evitar la posibilidad de una Legislatura en minoría.

Se suceden por estas horas múltiples reuniones entre el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, y los intendentes del conurbano para tratar de aceitar el mecanismo proselitista que reverdezca la épica en los 30 días que nos separan de la elección general.

Los números que llegan al despacho del jefe de Ministros sobre encuestas recientes no son auspicios, los sondeos propios y ajemos marcan que la brecha sigue estancada y en algunos casos se ha extendido algún puntito más.

El cálculo que hacen en la gobernación bonaerense es que el oficialismo puede recuperar 500.000 votos en noviembre que las encuestas nunca lo van a reflejar, por el solo hecho que las consultas de opinión se hacen de manera virtual y con escasa presencialidad en el terreno: “Los números que tenemos son más o menos los que tienen todos, pero hay un residual que las encuestas no toman que estamos focalizando”, le cuenta a PDS un legislador con vínculos con intendentes del conurbano.

La campaña ocupa el  centro de la escena porque lo que preocupa y mucho en el gobierno bonaerense es que de replicarse los resultados de las PASO es poco el margen de maniobra que tendría el Frente de Todos en la Legislatura bonaerense.

“Es la gobernabilidad”, parece ser el mantra que recorre los pasillos de calle 6, es que si el oficialismo pierde el control de la Cámara Baja y continúa en minoría en el Senado corre el riesgo de que Juntos le pueda marcar la agenda legislativa obligándolos a un para nada cómodo veto de iniciativas: “Si ellos agarran el manejo de la legislatura nos van a querer marcar la cancha todo el tiempo”, es el sentimiento de otro legislador peronista que trasunta el estado de ánimo que invade el campamento oficialista.

Insaurralde pateó para más adelante la reunión con la Bicameral de las Emergencias que debía llevarse a cabo este miércoles 13 de octubre en el Senado provincial, y provocó la ira de la bancada de Juntos que lo esperaba con un cúmulo de inquietudes basadas en la supuesta poca celeridad en los envíos de dinero para obras en los distritos gobernados por la fuerza opositora.

Las usinas del palacio de gobierno trabajan a contrarreloj para promover una levantada y apuestan el todo por el todo al Gran Buenos Aires, creen que tanto en la Primera como en la Tercera sección están los votos desencantados que no fueron a las PASO y que en el 19 apoyaron fervientemente al peronismo.

La idea de los estrategas del Frente de Todos es acercarse a este nicho poblacional, generar empatía y volver a encantarlos, en ese sentido puede explicarse la duplicación del salario familiar para los trabajadores en blanco dispuesta días atrás por el presidente, Alberto Fernández, una vieja demanda de los sectores registrados que el gobierno parece haber tomado nota.

En rigor, la estrategia de campaña apunta a darle más trascendencia a los reclamos permanentes que enarbolan sectores que vislumbran como sus ingresos se erosionan por la inflación y la caída del salario real.

Insistencia en la Séptima sección en busca de un senador

La situación en el interior bonaerense dista de ser la ideal para el oficialismo, en las secciones electorales una reversión se torna una empresa harto complicada ya que según estudios que llegan al comando de campaña, quienes no fueron a votar son un remanente de clase media que, generalmente no acompaña las mieles peronistas, pero que también se siente defraudada por las consecuencias negativas que trajo aparejado en su situación particular el gobierno de Mauricio Macri.

Las encuestas que desembarcan en los despachos oficiales marcan que la candidata, Victoria Tolosa Paz, se mantiene enclavada enrededor de los 25 puntos en las principales ciudades del interior donde esos importantes núcleos poblacionales parecen desnivelar la balanza en cada sección electoral.

"No tenemos muchos lugares donde pescar”, se sincera un diputado del interior.

No obstante, el oficialismo insistirá en la Séptima sección donde tiene la intuición de que puede escalar tres puntos y perforar el techo para escamotearle un senador a la oposición y buscar igualar el número de legisladores con Juntos en aquella Cámara legislativa.

La idea de los estrategas de campaña es que el gobernador Kicillof acentúe su presencia en la Quinta Sección electoral donde el Frente de Todos está muy deprimido en los números.

El mandatario se paseó por Villa Gesell durante el fin de semana largo con dispar repercusión, ya que si bien caminó las calles de la ciudad costera y generó un clima entusiasta entre algunos turistas, también fue abucheado en un recital de rock.

“Debemos dar la cara y ponernos frente a la sociedad, es la única manera de recomponer”, sostiene en su catarsis el mismo legislador peronista con raíces en el interior profundo.

El debate lo daremos en forma posterior al 14 de noviembre, hoy estamos todos unidos en el mismo barco, no nos queda alternativa”, se sincera.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS