miércoles 22 de septiembre de 2021 - Edición Nº4117

Gremiales | 14 sep 2021

PASO 2021

Alerta en los gremios por el triunfo opositor y la posible reforma laboral

Los distintos sectores del movimiento obrero vieron la derrota del Frente de Todos como una amenaza, en especial por los dichos de algunos referentes opositores sobre la ley de indemnizaciones y otras propuestas reformistas. Pase de factura por la poca participación de la CGT en la campaña.


Por:
Diego Lanese

El golpe de la derrota electoral alcanzó a todo el gobierno nacional, y sus aliados ya piensan en los nuevos escenarios. Entre los gremios, los números dejaron a la mayoría de los dirigentes desorientados, y las primeras reacciones son de preocupación. Es que la mayoría une las últimas declaraciones de los referentes de Juntos respecto a las indemnizaciones y el aval electoral como una “luz verde” para una reforma laboral, algo que el macrismo intentó desde la Casa Rosada pero que los gremios frenaron en la calle.

 

Pero en tiempos de pandemia, la movilización no parece una opción, y para muchos gremios si en noviembre se repiten los números, se puede abrir la puerta a un nuevo intento. Además, empezaron a escucharse reproches respecto de la actitud asumida por los sindicatos en esta campaña.

 

Si bien la mayoría de los sectores sindicales apoyaron al oficialismo, su protagonismo en la campaña fue modesto, e incluso el malestar por el poco protagonismo en las listas se hizo sentir en plena contienda electoral. Por eso la derrota abrió varios reproches para los gremios, que en la mayoría de los casos estuvieron en segundo plano respecto del proceso.

 

En la CGT, aseguran que la renovación de autoridades y el temor a la reforma laboral “son las preocupaciones”, pero no descartan ser parte de la campaña si son convocados. Así lo afirman las fuentes consultadas, que excusaron la falta de visibilidad de los dirigentes en “el segundo plano en las listas”. Además, insistieron en la alarma que generan los dichos de Horacio Rodríguez Larreta, respecto a las indemnizaciones.

 

“Tenemos que estar preparados para esa contraofensiva que se va a venir en los próximos meses”, dijo al respecto Pablo Moyano, líder del Frente Sindical y uno de los dirigentes que se quejó respecto al poco espacio de los gremios en la lista. Esta idea de “prepararse para resistir” apunta a la reforma laboral, pero además tiene como objetivo alertar al gobierno de la necesidad de “mejoras concretas” para los trabajadores. Una forma de entender esto es que la mejora de los salarios que con mucho esfuerzo se intenta cerrar para este año “no llega a todos los sectores, sino que queda para una minoría que tiene convenio laboral, mientras que los informales, autónomos y precarizados siguen perdiendo”.

 

Leer más: La oposición habló de nuevo de reforma laboral y metió a los gremios en la campaña

En un país con el 50 por ciento de pobreza y gran parte del pueblo sufriendo hambre, el posible acuerdo con el FMI debe necesariamente reformularse. En este momento no se pueden priorizar pagos en moneda extranjera y menos aún aceptar condiciones que terminen traduciéndose en un ajuste para los sectores populares”, sostuvo por su parte el segundo de la CTA Autónoma, Rodolfo Aguiar, que busca marcar un nuevo rumbo a partir de las elecciones. La central buscó sumar a dirigentes del espacio al Frente de Todos, y a partir de su proyecto de renta universal busca volverse el “ala izquierda” del oficialismo, por ahora sin demasiado éxito.

 

En este sentido, muchos dirigentes apuntan a la necesidad de volver a retomar una política de ayuda a los sectores más vulnerables, con políticas como el IFE, que funcionó en el 2020 pero en estos momentos se limitó a algunos planes a empresas, lo que para muchos fue un “ajuste en plena pandemia”. Por eso, mucho del descontento apunta al ministro de Economía Martín Guzmán. En el caso de este sector, viene empujando para lograr medidas “más redistributivas”, que apunta no solo a un salario universal, sino a postergar el acuerdo con el FMI y dar una suba salarial generalizada, buscando frenar la pérdida del salario, que hasta ahora tiene una tendencia negativa como durante la gestión de Mauricio Macri.

 

Pensando en el futuro, en la Casa Rosada buscan involucrar más a los gremios, ya que los primeros indicios de la “post primaria” es buscar más dinámica a los planes vinculados al trabajo, algo fundamental si el análisis marca que el problema es la difícil situación económica y social. Según las versiones que ya circulan, la idea del gobierno es lanzar un programa para reconvertir los planes sociales por puestos de trabajo genuino, una apuesta que busca involucrar gremios vinculados a la producción, como la UOCRA. Además de buscar dar respuesta al problema de ingresos, también podría sumar a los movimientos sociales, que son parte del gobierno, pero tampoco estuvo muy cerca de la campaña.

 

De las 24 jurisdicciones nacionales, el oficialismo sólo pudo imponerse en siete: San Juan, La Rioja, Catamarca, Salta, Tucumán, Santiago del Estero y Formosa. El resto de los distritos tuvo como fuerza más elegida a Juntos por el Cambio excepto en Río Negro y Neuquén, donde ganaron partidos provinciales. Con este panorama, se espera que los gremios tengan un mayor protagonismo, en especial sectores que aspiran a desplazar a los actuales conductores, que si tienen característica es lograr adaptarse a las circunstancias políticas, las ventajosas y las hostiles.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS