viernes 24 de septiembre de 2021 - Edición Nº4119

Provincia | 2 sep 2021

ESCÁNDALO

"Mi caso no tiene nada que ver con la política", aclaró la ex empleada de Petrovich

Gisela Montini, que cobraba un contrato del Senado, aseguró que la legisladora la despidió luego de que le revelara que tenía una hernia de disco. “Me dejó tirada. En marzo me dijo te doy de baja y en abril me echó", manifestó.


En las últimas horas una denuncia contra la senadora provincial de Juntos por el Cambio Lorena Petrovich sacudió el escenario político de la Región. Su empleada doméstica -a quien despidió en abril- aseguró que le pagaba a través de un contrato para asesores, Gisela Montini, la mujer que trabajaba en el domicilio de  la legisladora, además adelantó que está “tratando de iniciar una medida cautelar por el despido discriminatorio” y aclaró que su caso no está vinculado con la política.

Me dejó tirada. En marzo me dijo te doy de baja y en abril me echó. Estuve cuatro años. Trabajaba en la casa particular de ella haciendo tareas domésticas, cuidando al nene, a la madre y en limpieza. Estaba casi todo el día ahí. No tenía motivos para echarme. Siempre cumplí”, aseveró la denunciante en diálogo con Política del Sur.

Montini ratificó que estaba recibiendo el pago de su salario por medio del Senado y que tenía obra social correspondiente al órgano legislativo, pero que nunca fue allí. Además, aseguró tener “recibos de sueldo” que le “pasaba el secretario de ella por mail”.

Contó que en enero le informó a la legisladora que tenía una hernia de disco y en marzo le dieron la baja. “Mi problema de salud lo tengo que tratar pero no ahora puedo pagarlo y estoy con calmantes”, comentó.

Mi abogado me explicó que como me dieron baja del Senado no tenía posibilidad de reclamar a nadie”, lamentó y agregó: “Tratamos de llegar a un acuerdo con el abogado de ella, les dimos un tiempo razonable, pero como no hubo respuesta, no me quedó otra opción que salir a los medios”.

En ese sentido, la ex empleada de Petrovich remarcó que “va a iniciar una medida cautelar" para que le “devuelvan el puesto de trabajo por el despido discriminatorio” y resaltó que tiene “una enfermedad laboral”. Mi caso no tiene nada que ver con la política, si hubiera sido otra persona hubiera hecho lo mismo”, afirmó.

Por último, indicó que en caso de que la situación se resuelva, Montini expresó que no volvería a trabajar en el domicilio de la senadora porque “la relación con la familia se quebró”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS