jueves 25 de julio de 2024 - Edición Nº2059

Provincia | 27 ago 2021

INTERNA PICANTE

No tan Juntos: una sensación de crispación invade ambos espacios

La fuerza busca mantener a capa y espada la hegemonía en el Senado. El vicejefe de Gobierno porteño insiste en hacer campaña en el conurbano, mientras Manes lo hace en los pueblos.


Por: Federico Cedarri

La alianza opositora avanza en el tramo final de la campaña hacia las PASO con una sensación de crispación que invade a los dos espacios que dilucidarán la compulsa electoral. Es que se acerca el momento del desenlace y aunque desde los dos bandos, tanto el larretismo, que auspicia a Diego Santilli, como el radicalismo que alimenta su esperanza en el liderazgo de Facundo Manes, son coincidentes sobre lo potencial que resulta para la alianza sumar votos en las PASO.

Aunque, también se acerca el momento, incómodo y crucial, de dilucidar si el intendente porteño sigue adelante con su aventura presidencial para 2023 o si Facundo Manes será el potencial candidato a la primer magistratura que sueña el partido centenario para volver a ser.

Sin embargo, es conveniente apartarnos por un momento de las luces de la competencia por la diputación nacional y sumergirnos en una cuestión que también interesa y mucho en el campamento opositor: la futura composición de la Legislatura.

Quizás represente el Senado provincial para el conjunto de la fuerza política el enclave vital que le pueda permitir una negociación con el gobernador Kicillof, ya que de perder la mayoría en ese lugar estratégico, el mandatario tendrá la potestad de manejar la agenda legislativa a piacere.

Y tienen especial predilección por asegurar la elección en dos regiones que consideran vital para ese menester: la Primera y la Séptima Sección electoral.

Es que desde Juntos hacen el cálculo que lo que pueden permitirse es perder algún legislador en el oeste y norte del conurbano, donde está muy pareja la elección con el Frente de Todos: “Estamos muy ajustados con los números tenemos la esperanza de poder ganar así sea por un punto para meter cinco senadores”, comenta alborozado por los últimos números que ha recibido un diputado amarillo del conurbano.

Donde no se permiten un reparo es justamente en la Séptima Sección, donde pasarán a ser determinantes los tres senadores en juego, ya que pueden constituir un quiebre importante en la estrategia opositora con cortedad de miras hacia el 2023. La posibilidad de perder la iniciativa parlamentaria en cierto modo socava la intención de un protagonismo que sugieren será difícil  retomar.

“Nosotros estamos bien en la sección creemos que nos llevamos los tres senadores pero ahora estamos concentrados en la interna”, se dispensa con PDS un legislador radical que apunta los cañones  a que Facundo Manes de el batacazo y gane la contienda.

 

Sección por Sección

Diego Santilli está muy enfocado en la Tercera, que es donde más se han producido bajadas del intendente porteño, consciente de resguardar su sueño presidencial, y también por el trajinar constante en la región del intendente de Lanús,  Néstor Grindetti.

En la Primera también hay ventaja ajustada del "Colo", por el tríptico que representan Jorge Macri, Diego Valenzuela y Gustavo Posse, sin embargo Manes da batalla y suma un buena intención de votos por el armado de Joaquín De la Torre en San Miguel y los retazos de Jesús Cariglino en Malvinas Argentina.

En la Segunda sección, tanto los mandatarios de San Nicolás, Manuel Passaglia como el de Pergamino, Javier Martínez, están asumiendo un protagonismo superlativo para apuntalar a su candidatos en la batalla con la estructura radical.

La Cuarta es una de las secciones más diputadas porque confrontan el monzonismo que hace pie en los distritos del oeste bonaerense, la vice presidenta del radicalismo, Erica Revillla, más el aporte de Chacabuco con el histórico Victor Aiola contra Pablo Petracca, intendente Junín, que aparece como el único bastión del PRO.

En la Sexta, la ventaja es clara para el vicejefe porteño Santilli por la preeminencia que adquiere Bahía Blanca y porque, según las encuestas, también saca ventaja nítida en Tres Arroyos el segundo distrito de importancia en la región del sudeste bonaerense.

En la Séptima, pese al predominio de Olavarría y Azul con Ezequiel Galli y Hernán Bertellys, hay confianza en el radicalismo por el influjo en los distritos periféricos de Alejandra Lordén, autoridad nacional partidaria y quién representa la mejor tradición del armendarismo.

Párrafo aparte para la Quinta sección, donde Mar del Plata representa el 44% del padrón pero que a diferencia de la Sexta, donde el radicalismo no se hace fuerte en la ciudad central, y pese a que Montenegro tiene un 68% de imagen positiva, aquí el aparato de Maxi Abad luce esplendoroso y amenaza con perder por poco en la ciudad feliz y hacer valer su predominio en La Costa, Tandil y el resto de los distritos.

“Es verdad que Montenegro tiene una enorme imagen positiva pero la curiosidad es porque llegó a un acuerdo en la lista local”, nos dice enigmático un legislador radical que construye para Manes.

Y finalmente llegamos a las instancias definitivas en la Octava sección electoral  donde el intendente Julio Garro saca de la mano a sus candidatos e inclusive participa en los spots publicitarios, el inconveniente que enfrenta radica en que los votantes no verán la foto del intendente en el cuarto oscuro y ese es el principal temor que embarga al garrismo. El radicalismo con su estructura se mantiene expectante y guarda la esperanza de que Carolina Píparo, quién sí aparece en la foto de la boleta de Espert, le pueda rascar un puñado de votos al PRO y permitirle discutir la elección.

"Final abierto en La Plata”, le resumió a PDS un preocupado legislador del PRO.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias