viernes 28 de enero de 2022 - Edición Nº1150

Gremiales | 6 ago 2021

ANALISIS

Con medidas para todos los sectores, el Ministerio de Trabajo sale a jugar en campaña

La cartera que conduce Claudio Moroni activa medidas para mejorar mostrar los avances en el plano laboral del gobierno. Antes de las PASO volverá a reunir al Consejo del Salario, para subir otra vez el mínimo. Además, activa medidas para favorecer a los gremios chicos, relegados de muchas discusiones.


Por: Diego Lanese

Con la campaña electoral en marcha, el gobierno busca optimizar la estrategia para mostrar logros de gestión pese a la crisis generada por la pandemia. “Con las vacunas no alcanza”, suelen decir los funcionarios, que saben que la situación económica es un tema central en la agenda de los argentinos, y que se necesitan buenas notas para potenciar el armado electoral. Para eso, en los últimos días el Ministerio de Trabajo comenzó a darle visibilidad a su tarea, para intentar marcar mejoras pese a la crisis del coronavirus. El contraste de la actividad con la era de Cambiemos, incluso con restricciones y Covid-19, es una herramienta que quieren hacer valer en tiempos electorales, pero no será la única. La necesidad de mostrarse cerca de los gremios es otra tarea que Claudio Moroni tendrá en este tiempo proselitista. Para esto, cuenta con dos avales: los espacios institucionales y las medidas sectoriales, que serán parte de la campaña que se inicia.

 

En el primer de los casos, en la sede de callao buscan mejorar la relación con la CGT, a través de espacios como el Consejo del Salario. Ante algunos cortocircuitos por la poca participación en las listas del Frente de Todos, Moroni tendrá como tarea aceitar los vínculos con Azopardo. Lo primero que hizo el ministro fue habilitar las revisiones masivas de paritarias, para evitar el enojo de los sectores que cerraron acuerdos en el primer trimestre del año. Ahora, busca volver a sentar a empresarios y dirigentes en el Consejo del Salario, para negociar una suma del mínimo, que termine de mover la pauta salarial a niveles más cercanos a la inflación.

 

En las últimas horas, las versiones indicaron que se podría dar un incremento del salario inicial a través de un decreto. Pero fuentes consultadas por Política del Sur lo descartaron, y hablaron de volver a reunir a las partes en el consejo del Salario. “Será un aumento institucional, donde las empresas y los gremios pongan la firma”, agregaron. A principios de julio se adelantó una de las cuotas del acuerdo, y se definieron las subas para agosto y septiembre, cuando el mínimo, vital y móvil alcanzará los 29.160 pesos. La suba general, en siete tramos, fue del 35 por ciento, lejos del 45 por ciento que se está planteando para las nuevas paritarias. Por eso la idea es reunir a las partes para que acuerden un nuevo porcentaje.

 

La tarea de Moroni será que haya acuerdo en la reunión, que sería en septiembre, en plena campaña electoral. En la Casa Rosada no quiere un decreto para involucrar a los gremios, y mostrar gestión ante la situación. En la gestión Moroni se logró lo que se define como laudo, es decir, acuerdo de la mayoría. En el 2020 sólo la CTA Autónoma votó en contra, mientras que en este acuerdo 2021 hubo una abstención. La idea es volver a mostrar ese novel de acuerdo para dar un nuevo empuje al mínimo, que en los últimos años perdió drásticamente ante la inflación.

 

Más agilidad en los trámites

 

La estrategia para darle protagonismo al Ministerio de Trabajo se completa con algunas medidas que vienen reclamando los gremios más chicos, y que pueden ampliar la actividad de muchas organizaciones. Se estima que al llegar a la cartera laboral Moroni encontró miles de expedientes que llevan años –incluso décadas –paralizados, y que buscan mejorar la representación sindical. En ese camino, hace unos días se derogó una polémica decisión del 2018, que le impedía al gremio de subtes cobrar la cuota sindical a través del débito bancario. La decisión del entonces ministro Jorge Triaca limitaba la posibilidad de las organizaciones de inscripción simple usar ese instrumento, lo que fue rechazado. A partir del cambio, no sólo la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) podrá volver a cobrar por el sistema bancario, sino también toda organización, incluso aquella que no son reconocidas para participar en paritarias.

 

La resolución 376 del Ministerio de Trabajo dio marcha atrás con la imposibilidad de cobrar la cuota sindical mediante los bancos a los metrodelegados, que desde que se impuso esa limitación presentaron un amparo y pelean por su derogación. “Claro que es una buena noticia, y se extiende a todos los sindicatos como el nuestro que tiene simple inscripción", sostuvo ante Política del Sur José Peralta, secretario general del Sindicato de Trabajadores/as de Entidades Bancarias y Financieras de la República Argentina (SiTEBA), entidad que logró su reconocimiento en 2019 a través de un fallo judicial, y luego en la cartera laboral.

 

Pese a las buenas perspectivas, Peralta recalcó que desde su mirada “es preferible una resolución similar al SITRAIC, gremio alternativo de la construcción, que le otorgo la autorización para que las empresas les den código de descuento o como se lo conoce el cobro por nómina”. “Es una buena señal en camino a la real libertad y democracia sindical”, agregó. En el país, existen dos tipos de organizaciones sindicales: las que tienen inscripción gremial y las de inscripción simple. Las primeras son las que según la ley de Asociaciones Sindicales están capacitadas para firmar paritarias, convenios colectivos y representar a los trabajadores de un sector. Las otras pueden realizar descuentos y tareas gremiales, pero no hay obligación de consultarlas o negociar por parte de la patronal.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias