sábado 31 de julio de 2021 - Edición Nº4064

Provincia | 15 jul 2021

Alquimias electorales

Desazón de intendentes PRO ante el crecimiento de Manes y el capricho de Larreta

Los alcaldes, de buena sintonía con el radicalismo, reciben mediciones que le indican buenos niveles electorales de Facundo Manes en contraposición con el desconocimiento y la poca intención de voto de Diego Santilli. Los intendentes piden listas únicas en los distritos y secciones, y que la disputa se centre solamente en el nivel de diputados nacionales para no pagar costos políticos.


Por:
Federico Cedarri

Ante la inminencia del cierre de listas, el conglomerado opositor se alivia con el estreno de su nueva sigla "Juntos", que en cierta manera destierra la palabra Cambio que trae reminiscencia ante la opinión pública de la denominación que caracterizó las gestiones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

En ese camino y a pesar de que la estentórea palabra intenta denotar fortaleza y unidad, siguen los cruces subterráneos y una preocupación latente hoy embarga a muchos intendentes del PRO que ven con malos ojos la estrategia de Horacio Rodríguez Larreta de ir a internas intempestivamente para validar su incipiente proyecto presidencial, no solamente en la boleta de diputados nacionales, sino también en las secciones electorales y los distritos.

Es que los intendentes ya tenían aceitado un entendimiento con sus socios radicales y, por estas horas, todo es incertidumbre y ruego al Jefe de Gobierno porteño por concretar un solución y: un acuerdo en las listas seccionales y distritales para fortalecer los Concejos Deliberantes y evitar heridos que puedan apoyar la variante oficialista en noviembre, pero con la misión estricta de mantener la férrea mayoría que hoy la fuerza detenta en el Senado provincial y que lleva a que el gobernador Axel Kicillof tenga que recurrir permanentemente a un consenso para avanzar con las medidas de su gestión.

Según pudo saber PDS, el neurocirujano Facundo Manes recibió con algarabía las primeras encuestas desde su postulación y las mismas muestran un diferencial entre la imagen positiva y negativa de más de 15 puntos, con una intención de voto cercana al 30 %, lo que alimenta el furor de los correligionariosque observan por primera vez en seis años de coalición con el PRO, un candidato que puede tener preeminencia en la alianza dentro del territorio bonaerense.

En la misma proporción crece la preocupación en los intendentes del PRO que también reciben sus mediciones de opinión y ven a Santilli en un porcentaje de votos cercano al 15% y con un importante desconocimiento en el interior provincial, solamente tiene buenos índices de ponderación en los distritos rayanos a la General Paz, con más cercanía con la gestión del gobierno porteño.

Dirigentes cercanos a Manes le conformaron a PDS que la idea del médico es que la segunda candidata sea María Eugenia Estenssoro, mientras que Margarita Stolbizer podría quedar relegada a un cuarto lugar, ya que aún no se cerró formalmente el acuerdo con la líder del GEN y las horas corren fervientemente. Como se puede apreciar, el tercer lugar de la lista, que puede eventualmente ser ocupado por Emilio Monzó, es por ahora una incertidumbre en el comando de Manes, es que quieren reservar ese casillero para Diego Santilli o alguien del espacio amarillo en una eventual unidad que esperarán hasta último momento.

Desde el radicalismo ven con desencanto la poca predisposición del Pelado de llegar a un consenso, y muestran cierto encono por los resultados de las últimas conversaciones secretas entre los dos bandos: “Horacio nos dijo que quiere lista de unidad pero nos da espacio a partir del quinto lugar”, tira sorprendido un diputado provincial radical. Considera el resultado de las últimas gestiones con Uspallata como una declaración de guerra.

El mandatario distrital de Vicente López, Jorge Macri, por ahora se encuentra enfrascado en otras inquietudes, piensa que si no hay acuerdo seccional, su alfil Gabino Tapia puede quedar en una posición final muy poco auspiciosa en la boleta y en el límite con la no renovación.

 

Intendentes PRO con poca tracción hacia arriba

El cálculo del primo Jorge radica en la dificultad que se presenta si tiene que competir en la Primera Sección contra una lista encabezada por Joaquín De la Torre, que además del armado en San Miguel ostenta una buena base de votos en los distritos de esa sección, un lugar que ha caminado recientemente pero también que ha prohijado lazos en sus años de ministro de Gobierno de Vidal, además  con el aditamento de que la esposa de Diego Valenzuela, el intendente de Tres de Febrero, también busca renovar, y en el caso de que encabece Daniel Reich la opción del PRO y Tapia vaya en el segundo lugar, de perder la interna quedaría entre los primeros cinco solo lugar para la primera dama de Caseros.

Las preocupaciones que pululan en torno a Macri también invaden a otros intendentes que exteriorizan cierta desazón: en la Segunda Sección, los dirigentes del PRO saben que tendrán una disputa muy dura contra el intendente de Pergamino, Javier Martínez, debido al peso que el distrito adquiere en la región que  amenaza con llevarse mayoría y minoría.

La lista del colorado no arranca en el interior y no motiva a militar activamente a los dirigentes, eso contrasta con el entusiasmo radical: “Es la tormenta perfecta”, nos confía a PDS en tono intimista un importante diputado provincial amarillo.

En tanto, la Quinta Sección representa otro caso de emblemática inquietud: el intendente marplatense, Guillermo Montenegro, tiene mediciones que ponderan su gestión, pero que le indican que hoy votarían mayoritariamente a Facundo Manes. La ciudad feliz es el distrito que adquiere supremacía en la Sección porque define la suerte de los nuevos senadores, la titular de ANSES, Fernanda Raverta, no dejará en banda al Frente de Todos, y el agua para pescar del Pro tiende a reducirse.

“No es lo mismo un dirigente que ponga Montenegro que la buena imagen que la gente tiene de él, aparte el que vota a Manes sabe que apoya a la oposición, no siente que lo traiciona al intendente”, intenta explicar un legislador ligado al radicalismo.

Podría encabezar Francisco Bagnato la opción del Pro y deberá competir arduamente contra un radicalismo que auspiciaría a alguien  propiciado por Maxi Abad, con la costera Flavia Del Monte y un cercano al alcalde de Tandil Miguel Lunghi.

En la Sexta Sección, la ecuación es similar, por más que el intendente Héctor Gay tenga una buena imagen en las encuestas y una ponderación aceptable de su gestión, también enfrenta los mismos desafíos que su colega Montenegro, es decir se hace muy difícil defender la boleta de Santilli contra Manes: “Como haces para poner cualquier candidato que por más que esté ligado al intendente no es el propio alcalde para competir contra la boleta Manes- Balbín, por ejemplo”, deslizó un dirigente del PRO ligado a las negociaciones.

Es probable que tenga conocimiento de que las usinas radicales planean presentar esa fórmula en la extensa y lejana Sexta Sección, el radicalismo no tiene nombres fuertes y seductores en esos terruños, solamente cuenta con un legislador provincial que debe renovar y que lleva en las espaldas un apellido ilustre para el partido centenario que adornaría la estantería en la góndola: Emiliano Balbín sería el elegido para encabezar la lista a diputados provinciales.

En la Séptima Sección, el Pro especula con una candidatura de la esposa del intendente de Olavarría Ezequiel Galli, la galena Florencia Barbieri, pero podría corre con la misma suerte que sus pares de Mar del Plata y Bahía Blanca: el huracán Manes arrastra para arriba cualquier apellido que lo acompañe y la brisa Santilli deja al descubierto las limitaciones de la propuesta de Larreta en el interior provincial.

En la Cuarta Sección, se da un caso muy particular, ya que la espada del PRO es el intendente de Junín, Pablo Petracca, es hombre de Jorge Macri, y habrá que visualizar los humores que lo embargan a la hora de jugar el pellejo por la candidatura de alguien que de cierta manera desplazó a su referente del juego 2021.

La Tercera Sección, parece el lugar donde Manes encuentra flaquezas y el Pro exhibe un sólido armamento electoral para contrarrestar el tsunami radical que llega hasta sus costas.

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti, hace gala de una maquinaria electoral aceitada basada en su gestión en el distrito del sur bonaerense, y el espacio amarillo cuenta también con modestos armados en La Matanza de la mano del ex titular de educación nacional, Alejandro Finocchiaro. En esta sección, coinciden tanto radicales como larretistas, es donde el PRO puede acortar diferencias con Facundo Manes. Se alista una boleta seccional encabezada por Adrián Urreli, hombre de Grindetti, acompañado por  el ex alcalde Quilmes, Martiniano Molina y Gabriela Besana, con el aval de María Eugenia Vidal.

Por último, las luces de la interna se posan sobre la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, y aquí Julio Garro no es ajeno a las preocupaciones: el alcalde sabe que en la ciudad de las diagonales el radicalismo tiene una fuerte preeminencia, de hecho también vislumbra que muchos correligionarios han cambiando el voto y apoyado su gestión, pero también está en conocimiento de que él no será el candidato.

La oferta electoral que prepara Julio Garro consistiría en la dupla Fabián Perechodnik y Julieta Quintero, pero con la particularidad que las disidencias de los últimos tiempos del garrismo con la diputada provincial Carolina Píparo, incondicional de Patricia Bullrich, podría opacarle los planes.

Al no tener reelección un histórico dirigente como Diego Rovella, PSD pudo saber que se han iniciado conversaciones para que en La Plata la fórmula seccional del radicalismo pueda ser Facundo Manes y Carolina Píparo: “A esa oferta electoral no le ganamos”, se sinceró un garrista de paladar negro ensimismado ante este portal.

Desde el PRO aprecian que el radicalismo ha dejado de lado ciertos pruritos morales a la hora de armar las listas: "Se han peronizado, parece entender la política desde un costado más desinhibido, sin temores al mestizaje ideológico”, sueltan apesadumbrados. 

Quizás sus socios radicales intuyan que pueden estar frente a la posibilidad que han soñado después de tanto trajinar en las espaldas del PRO.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS