jueves 06 de mayo de 2021 - Edición Nº3978

Lanús | 12 abr 2021

PANORAMA POLÍTICO

Sangran las heridas en el PJ de Lanús y se busca un trasplante para salvarlo

El peronismo local busca candidato, pero no candidata. De Lanús, de Lomas de Zamora o de dónde sea, parece ser la consigna. Tres derrotas dejaron confusión política. No encuentran un rumbo, una figura, un proyecto o un mensaje que los guíe. El enigma de un electorado pintado de amarillo.


TAGS: LANúS, PJ, INTERNAS
Por:
Por Ricardo Carossino

Luego de tres derrotas consecutivas, las críticas van y vienen. Se cruzan acusaciones y se pasan facturas (incluso algunas de la vieja época del manolismo). La pregunta que se desprende de esta introducción es entonces ¿por qué?

Son varios los referentes locales con supuestas intenciones de pretender liderar este espacio, pero a decir verdad, ninguno y ninguna se alzan con el consenso necesario para aglutinar las diferentes opiniones internas. Ese liderazgo fuerte no aparece.

Quizás por eso, desde un sector de la superestructura se piensa en trasplantar a un dirigente que construyó su carrera política en un distrito vecino.

Según confirmaron a este medio, esta semana la diputada nacional Cristina Álvarez Rodríguez llamaría a un encuentro para sumar adeptos a la figura de Omar Galdurralde, hombre del intendente Martín Insaurralde, que curiosamente, tiene hoy un cargo que perteneció en algún momento a otro hombre fuerte de Lomas de Zamora: Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires.

LEER MÁS: ¿Galdurralde candidato a Intendente de Lanús?

Son varios quienes han criticado esta movida porque no creen en las “órdenes de arriba”, y prefieren el consenso de abajo, pero por supuesto, otras voces refieren a que las heridas incurables solamente pueden taparse con una figura que no convoque viejas traiciones.

Hoy aún muchos intentan explicar las razones de los triunfos de Néstor Grindetti en Lanús. Para algunos el responsable fue Julián Álvarez, para otros, la cara de la derrota fue Darío Díaz Pérez, no faltan quienes le caen duro a Edgardo Depetri. Nicolás Russo también es sindicado como una oveja negra dentro del peronismo y hay dardos para Agustín Balladares que intenta crecer en la estima interna del PJ.

Una dirigente ya histórica del movimiento no dudó en analizar que a diferencia de Cambiemos, por ejemplo, el peronismo local no sabe levantar la bandera de la inseguridad y armarle marchas al intendente Néstor Grindetti, que continúa promocionando el protagonismo de las cámaras de vigilancia en la vía pública.

Otra de las razones que sin duda Grindetti ha sabido manejar es el pulso de un peronismo que supo atraer a sus filas y que guarda en tiempo de gestión y saca a relucir en tiempo de elecciones.

LEER MÁS: Con el respaldo del kirchnerismo avanza el plan "Galdurralde Intendente"

Cambiemos en Lanús pareció entender que cuando la crítica a Macri arreciaba, había que municipalizar el discurso y cuando las balas apuntaban al Municipio había que nacionalizar el mensaje.

“Muchos dirigentes del Frente de Todos se han dejado tentar por las regalías económicas que ofrece el oficialismo”, sentenció uno de los más representativos dirigentes del PJ.

Lo que se desprende de las opiniones que recogió Política del Sur, es que “no se ha sabido contener a los viejos y jóvenes peronistas del manolismo”. Esto es clave para entender cómo funciona el electorado en Argentina. Mientras el macrismo confeccionó una bandera con críticas a una supuesta “vieja política”, armó su estructura con todos esos dirigentes que despreció públicamente y que reclutó privadamente.

LEER MÁS: El peronismo de Lanús cierra filas "contra el avance de La Cámpora"

Del otro lado del movimiento, se terminó renegando -por orden del electorado y de las lógicas internas de poder- de un PJ tradicional que sirvió en aquella renovación post 2001, pero que a partir del 2005 quedó afuera del kirchnerismo.

Frente a una estrategia de este estilo, el peronismo de Lanús, quedó descolocado, como se demostró en las últimas tres elecciones, por lo tanto, lo que viene será modernizarse, adaptarse, cambiar de piel o insistir en axiomas que no le han funcionado hasta el momento.

“Estamos unidos, pero estamos divididos y no hemos aprendido la lección después de tres derrotas”, confió a PDSur una dirigente que supo formar parte del manolismo en otras épocas.

De acuerdo a lo expresado por más de una fuente, ahora talla fuerte un grupo de intendentes representados por Insaurralde (ya desde el viejo grupo Esmeralda) que hoy se sientan con Máximo Kirchner y con Sergio Massa. Aventuran algunos que desde esa mesa chica saldrán las futuras listas.

No dejan de señalar algunos que justamente esas “decisiones”, son las que provocaron las derrotas y las heridas que hoy separan a los peronistas de Lanús.

Para algunos “no hay un candidato claro para la clase media”, y para otros “no hay un candidato que llegue a las bases”, mientras por lo bajo se habla de “perdedores”, de “piqueteros”, de “gremialistas”, de “traidores”, de “vendidos”, de “inútiles” y de “maltratadores”.

LEER MÁS: ¿Lo verá tiernito..? “Si a 'Omarcito' Galdurralde lo mandan a Lanús, lo comemos en un bocado”

Una de las críticas más acérrimas es hacia el ex intendente Darío Díaz Pérez a quien corrieron en su momento de la campaña electoral con la razón que de era pianta votos, pero la realidad post electoral les dio un fuerte cachetazo a los ex candidatos locales.

Hoy Díaz Pérez quiere dar pelea, aunque él mismo dijo en una entrevista a este medio hace unos meses que no pretende ser candidato. Un ex funcionario del odontólogo comentó que “quieren matar a Díaz Pérez para ser fuerte en Lanús”. Si esto es verdad, termina blanqueando que el ex intendente tiene poder local aún.

En contraposición a Galdurralde, Russo, Balladares o Díaz Pérez, desde otro sector se alude al lugar de la mujer en el peronismo de Lanús. “No sé en qué Pago Fácil fuimos las mujeres a comprar los lugares pares en las listas del peronismo”, criticó una ex funcionaria municipal que también elogió la figura y el trabajo de Noelia Quindimil.

Claramente queda flotando una crítica que favoreció a dos distritos importantes del conurbano como fue el caso de Moreno con Mariel Fernández y de Quilmes con Mayra Mendoza.

En el caso de Russo, desde sus filas resaltan el valor agregado de una gestión exitosa al frente del Club Lanús, con superávit y campeonatos. Para este espacio, Russo sería el único capaz de captar el voto de la veleidosa clase media, aunque desde otro sector, argumentan que está esperando obtener un lugar de mucha relevancia en la AFA.

Desde el espacio de Balladares lanzan su candidatura apostando a la juventud y a la frescura de una cara nueva. El dirigente tiene un fuerte consenso en las bases del kirchnerismo y suma puntos también en la superestructura, pero no dejan de apuntarle su carisma “piquetero” como contraproducente para esa -otra vez- complicada clase media.

“La única manera de resolver la división, es con las PASO abiertas a todos lo que quieran participar”, señalaron desde las viejas filas peronistas, pero otros insisten en sintetizar la historia del PJ de Lanús para superar las viejas heridas, en un trasplante que por ejemplo dio resultado en Hurlingham, cuando apostaron a Juan Zabaleta (un dirigente de Morón) para sacar a Acuña, ahora militando en Cambiemos con Joaquín de la Torre.

Hoy por hoy parece que este peronismo quedó encerrado en una lógica política de la que no puede salir y su principal problema es sin lugar a dudas entender qué pasa por la cabeza de un electorado que parece seguir dándole la espalda en Lanús, mientras a nivel provincial y a nivel nacional apuestan a candidatos antimacristas (corte de boletas mediante).

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS