sábado 10 de abril de 2021 - Edición Nº3952

Gremiales | 7 abr 2021

SALUD LABORAL

Conmoción en el subte porteño por la muerte de un operario afectado por asbesto

Lo denunciaron el fin de semana los metrodelegados, que realizaron un paro de actividades por esta situación. El empleado, del sector talleres, sufrió neumoconiosis por exposición al asbesto, según detalló la dirigencia sindical. El conmovedor testimonio de la viuda del trabajador.


Por:
Diego Lanese

El sábado pasado, de manera sorpresiva, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) realizó un paro de actividades, y denunció la muerte de un empleado producto por la exposición al asbesto. Desde el 2013 que los metrodelegados denuncian la presencia del material, considerado cancerígeno, en varias formaciones del subte, y reclaman que se realice una campaña para eliminarlo. En estos años, se avanzó en un programa para el retiro de las piezas con el producto, pero se hace de manera lenta, lo que expone a trabajadores y pasajeros. Luego de la muerte, el gremio insistió con sus denuncias, que fueron ratificadas por estudios a lo largo de los años. La esposa del empleado fallecido contó el calvario que vivió su marido.

 

La muerte de Jorge Pacci generó conmoción en el subte, y la medida de fuerza del personal del subte de Buenos Aires. El trabajador murió “por neumoconiosis por exposición al asbesto”, según le confirmaron a Política del Sur desde la AGTSyP. Pacci era empelados del taller Rancagua, donde se reparaban los trenes CAF 5000, que fueron comprados a Metro de Madrid en 2011 y que fueron los primeros denunciados por la presencia de asbesto, dos años después. “Estamos exigiendo fecha para la renovación de la flota de subtes y un plan integral de desasbestización del subterráneo”, destacaron desde el sindicato, que responsabilizaron a Metrovías y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el caso.

 

Luego que una investigación periodística en 2013 denunció la presencia en los subtes de Madrid, los metrodelegados vienen trabajando para retirar el producto de las formaciones que se usan en el país. Si bien en principio se centraron en los trenes comprados a España, luego se detectaron en otras formaciones, y en instalaciones. “Hay asbesto en estado de descomposición en todas las instalaciones, en todas las formaciones y los sectores”, sostuvo Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral del gremio.

 

En enero del 2020, un fallo judicial determinó que tanto Metrovías como SBASE deberán entregar en 10 días hábiles un listado de “trabajadores que han desempeñado tareas en el ámbito del subte, en el período de 40 años previos a la promoción de la demanda”. La misma debe tener “la ‘hoja de ruta laboral’ (lugares, secciones o funciones desarrolladas), incluyendo los actuales y los que por cualquier causa hayan cesado, indicando en su caso fecha y causa de baja y último domicilio registrado, todo bajo apercibimiento de astreintes”. Según el cálculo que hizo Ledesma, este listado debería contemplar un número de 4.100 empleados y ex empleados”. “Si deciden incluir a personal administrativo, supervisores y gerentes, la cuenta sube a 5.300”, remarcó el dirigente sindical.

 

En tanto, en estos días Carolina Castellano, esposa de Jorge Pacci, contó la historia de su marido en varias entrevistas periodísticas, y responsabilizó a la empresa, no solo porque no toma las medidas necesarias frente al asbesto, sino también porque no lo registraron en un listado de los trabajadores que tuvieron contacto con el material, y eso lo podría haber salvado. “Me llama mucho la atención el silencio de los medios”, apuntó Carolina Castellano en una entrevista radial. “La enfermedad es terrible, terrible. Yo creo que si la gente supiera lo que es morir por cáncer de asbesto, no viaja más en subte. Es un cáncer muy agresivo, incurable, no reacciona a la quimioterapia, no hace metástasis, se queda ahí, localmente”, detalló Castellano.

 

Entre los años 2013 y 2015 Pacci trabajó en el sector de limpieza de los trenes que trajo el Gobierno de la Ciudad en el taller de Rancagua y el de Urquiza. En 2011, la gestión del entonces jefe de Gobierno Mauricio Macri compró seis formaciones de segunda mano a España. En 2019 el titular de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) Eduardo De Montmollin reconoció que la contaminación figuraba directamente en los manuales técnicos de los coches. La responsabilidad del Estado porteño y de Metrovías es innegable.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS