sábado 10 de abril de 2021 - Edición Nº3952

Provincia | 31 mar 2021

MALESTAR POR LA FALTA DE INTERNAS

La llegada de Máximo al PJ bonaerense no les "cierra" a todos y empiezan las fugas de segundas líneas y sectores de la iglesia

Sectores de dirigentes peronistas que no se referencian en la figura al líder de La Cámpora buscan cobijo en los armados que prohijan Florencio Randazzo y Joaquín De la Torre, que podría ocasionarle daños considerables en términos electorales al oficialismo. Sectores del bajo clero y evangelistas también buscan otros horizontes.


Por:
Federico Cedarri

En medio de la crecida abrupta de casos que preanuncian la llegada inminente de la segunda ola de covid-19, bajó considerablemente la repercusión sobre el proceso de entronización  de Máximo Kirchner en la anquilosada estructura del PJ bonaerense.

Sin embargo, han surgido diversos matices que pululan subterráneamente que no permiten avizorar un tránsito tranquilo al peronismo en su camino hacia las elecciones de legislativas de 2021.

La situación empezó a enmarañarse hace un mes cuando el vicepresidente actual del órgano partidario, el alcalde de Esteban Echeverría Fernando Gray, concurrió a la justicia electoral para anular el llamado a elecciones del 2 de mayo que colocará sin más al santacruceño en el sillón de calle 54.

Una vez desestimado ese recurso por el juez con competencia Alejo Ramos Padilla, pareció desvanecerse la chance de algún obstáculo plausible que intercediese efectivamente en el camino del Máximo hacia el premio mayor.

Pero hubo un compendio de circunstancias que marcaron un estentóreo sonido de alerta y lo constituyen fundamentalmente tres episodios ocurridos en forma casi concatenada: en primer lugar la aparición estelar post vacunación vip del ex titular del justicialismo bonaerense Eduardo Duhalde, otrora patrón durante los 90 y principios de los 2000 del sello bonaerense, presentó una impugnación a Máximo Kirchner por no contar con la antigüedad necesaria de afiliación en Buenos Aires para acceder al cargo.

El segundo acontecimiento lo precipitó el lanzamiento del Peronismo Republicano dentro de estructura de Juntos por el Cambio, organización que apadrina el ex armador del vidalismo, Joaquín De la Torre con la senadora  provincial Claudia Rucci y con la venía de Miguel Angel Pichetto, que tiene por objetivo el reclutar peronistas desencantados con los gobierno nacionales y provinciales y también con el factor Máximo.

Fuentes ligadas a ese núcleamiento le confiaron a PDS que en los últimos días han recibido una inmensa cantidad de llamados de dirigentes de segundas y terceras líneas poniéndose a disposición debido que no consideran que Kirchner sea un dirigente representativo que contenga  a todas las vertientes del peronismo bonaerense.

“En el Conurbano bonaerense aspiramos a un armado que sume a esos cuadros que han sido desechados por la estructura oficial”, explican las mimas fuentes.

Según pudimos recolectar, no solo habría sectores del peronismo con ligazón  a algunos intendentes del conurbano que en forma oficial y pública promueven a Máximo, sino que también estarían alistándose para la aventura distintos sectores eclesiásticos y ligados al evangelismo que en su momento contribuyeron a la vuelta del peronismo al poder, pero que ciertos desajustes que culminaron con la aprobación del aborto terminaron por clausurar una relación que ya venía poco ataviada por disidencias en la cuestión social.

Vale recordar que De la Torre es un conspicuo pañuelo celeste de fuerte ligazón a sectores de la Iglesia desde su gestión en la municipalidad de San Miguel.

En lo que respecta a la tercera opción que irrumpió en escena, la constituye  la reaparición de Florencio Randazzo que también mantiene vínculos periódicos  con el sector de De la Torre y con retazos del monzonismo. El flaco habría recibido en los últimos días a dirigentes del espectro del peronismo del interior y del conurbano que le habría expresado, según confían dirigentes cercanos,  su rechazo a la postulación de Kirchner.

Durante esas reuniones habrían proliferado las quejas por lo que consideran una actitud  pusilánime de muchos intendentes que en privado dicen una cosa y en público opinan contrariamente, también residuales del duhaldismo estarían abrevando en ese armado.

Estos últimos incluso habrían propuesto la posibilidad de que Chiche Duhalde encabece la boleta a diputada provincial por la tercera sección electoral en agosto, opción desestimada por el momento por el núcleo duro del chivilcoyano.

El problema que hoy emerge para el ex ministro del interior y De la Torre es que los dos intentan pescar en el mismo río, y lo que uno colecte irá en desmedro de la opción del otro.

Desde el randazzismo juraron y perjuraron a PDS que es imposible una alianza con ese sector del Peronismo Repúblicano si éste continúa en Juntos por el Cambio: “La fuerza que queremos armar es equidistante al gobierno nacional hoy cooptado por el kirchnerismo, pero tampoco queremos el regreso de Macri y Vidal que tanto mal le hicieron al país”, argumentan.

Lo que sí queda claro es que cualquiera de las variantes que logre tejer los mejores acuerdos con los mismos dirigentes peronistas que hoy oscilan entre los dos campamentos oteando la mejor conveniencia, le robarán porotos  al peronismo oficial, y el oficialismo todavía recuerda con rencor la presentación de Randazzo con el sello del PJ en 2017 que terminó de sepultar las posibilidades electorales de Unidad Ciudadana con Cristina Kirchner  en ese turno electoral.

Desde el peronismo orgánico, como una forma de desbaratar  trascendidos y  rumores, ratifican que la  postulación de Máximo es unívoca, y que ningún dirigente por el momento, salvo Gray,  ha hecho pública su disidencia.

No obstante un diputado del interior le confesó a PDS que si bien creen que no hay disidencias públicas no descartan que muchos jefes comunales del interior mantengan cierto resquemor sobre la influencia que sobre Máximo puedan ejercer los alcaldes del Gran Buenos Aires: “Los intendentes quieren participar del PJ pero que no los trafiquen los del Conurbano”, avisan.

El mismo legislador también puso en tela de juicio el papel de la estructura del  PJ durante los años de Vidal: “El rol como oposición a la ex mandataria fue paupérrimo no nos olvidemos que los presupuestos, emergencias y la ley del BAPRO salieron con el apoyo del bloque que respondía al PJ”, condenó.

Otros dirigentes del interior apuestan a que Máximo Kirchner oxigene políticamente al órgano partidario: “Genera aire fresco y renovación en nuestro partido, y viene con una fructífera experiencia vinculada con las necesidades de las zonas productivas", manifiesta el senador peronista Francisco Paco Durañona.

El legislador recalcó que el apoyo a Kirchner no está puesto en duda: “El apoyo a la postulación de Máximo es muy mayoritario”, puntualizó.

Walter Abarca opina que la llegada del santacruceño le va a dar otro vuelo al peronismo provincial: “Máximo prioriza las cuestiones de los dirigentes del interior y se ha reunido con nosotros para conocer nuestras inquietudes”

“Va a lograr un dinamismo en el peronismo provincial que no se ve desde hace mucho tiempo”, pronosticó el saladillense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS