martes 13 de abril de 2021 - Edición Nº3955

Sociedad | 18 mar 2021

LO ANALIZA LA ANMAT

Inminente aprobación de la vacuna china para aplicar a mayores de 60 años

Desde el Ministerio de Salud nacional dicen que antes del fin de semana puede darse la aprobación de la agencia reguladora, que permitirá usar las próximas dosis producida por Sinopharm que llegan al país, unas 3 millones, en ese grupo de riesgo.


La vacuna producida por la corporación china Sinopharm, es una de las cinco que el gigante asiático desarrollo desde el inicio de la pandemia, y una de las autorizadas en la Argentina, que espera para los próximos días la llegada de 3 millones de nuevas dosis, convirtiéndola en la más usada en la campaña nacional. El gran problema que existe es que este fármaco no está autorizado por el momento autorizado para su uso en mayores de 60 años, donde se producen la mayor cantidad de casos fatales de Covid-19. Ante esto, el Ministerio de Salud nacional adelantaron que el visto bueno “está al caer”, y recuerdan que la vacuna Sputnik V primero se usó en adultos menores de 60, hasta que se extendió para el resto de los mayores.

 

Las fuentes citadas por diversos medios adelantan que antes del fin de semana llegará la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para que la vacuna de Sinopharm se pueda aplicar a mayores de 60 años, lo cual significará que el fármaco de los tres laboratorios con lo que el país firmó contratos puede ser aplicado a jubilados, el grupo de mayor riesgo. El propio presidente Alberto Fernández habló de esta posibilidad en una entrevista televisiva, donde recordó el proceso que hizo la vacuna rusa es igual al actual que hace el producto chino.

 

Si se suman los 3 millones que vendrán de China la semana próxima, más las Sputnik V que llegarán durante el fin de semana, el país estará cerca de redondear unos 8 millones de vacunas recibidas antes de fin de mes. El problema es que las chinas no están recomendadas para adultos mayores, mayor grupo de riesgo. Esto hace que en la Ciudad de Buenos Aires todavía no se hayan vacunado a personas por debajo de 80 y en provincia de Buenos Aires ya avanzaron a franjas de entre 60 y 70 años, pero muy lentamente. La vacuna china Sinopharm, autorizada con carácter de emergencia por el Ministerio de Salud argentino en febrero pasado, es del tipo "inactivada" ya que contiene una versión del virus alterada genéticamente, lo que le impide reproducirse y desarrollar la enfermedad pero genera una respuesta inmune en el organismo, y tiene la ventaja de que requiere menos fríos que otras. La vacuna requiere de dos dosis que deben aplicarse con 21 a 28 días de diferencia y puede transportarse y almacenarse a una temperatura de entre 2 y 8° grados, lo que facilita la logística de distribución y resulta una ventaja frente a otras como la de Pfizer, que requiere una refrigeración de -70 grados.

 

Tras la aprobación a finales del 2020 por la Administración Nacional de Productos Médicos de China para su uso de emergencia, ya se aplicaron unos 44 millones de dosis dentro y fuera del país asiático. También fue autorizada en Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Egipto, Jordania, Camboya, Irak, Marruecos, Serbia, Pakistán, Seychelles y Hungría, el primer país de la Unión Europea en darle su respaldo, y Perú firmó un acuerdo de compra con Sinopharm para acceder a unas 30 millones de dosis.

 

En cuanto al resto de las vacunas que llegan a la Argentina, a través de su cuenta de Twitter, el responsable de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani confirmó que esta noche a la 01:05 partió un nuevo vuelo de Aerolíneas Argentinas a la capital de Federación Rusa. "Es la séptima operación a Rusia para seguir dando la pelea contra el Covid-19. Una gran responsabilidad para todo el equipo de nuestra aerolínea de bandera", escribió. Por otro lado, añadió que "sumados estos vuelos al que hicimos a China, desde diciembre de 2020" trajeron "al país 3.374.000 dosis de vacunas".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS