viernes 16 de abril de 2021 - Edición Nº3958

Gremiales | 26 feb 2021

ANALISIS

El terremoto de la “vacunación VIP” impacta en las obras sociales sindicales

La salida de Ginés González García del gabinete puso otra vez en entredicho la posibilidad de un cambio en la Superintendencia de servicios de Salud, que maneja los millonarios fondos del sector. La CGT analizó la situación y respaldó la actual gestión, ate la posible vuelta de una ex titular durante el kirchnerismo.


Por:
Diego Lanese

En una reciente encuesta, el 58,2 por ciento de los consultados está “muy de acuerdo” a como actuó el presidente Alberto Fernández cuando se conoció el llamado “vacunatorio VIP”, el escándalo por el cual políticos, funcionarios y empresarios se aplicaron una dosis de la vacuna contra el coronavirus de forma irregular. Si se suma el 23,2 por ciento de quienes se mostraron “de acuerdo” con el accionar presidencial, más del 80 por ciento avala la salida de Ginés González García, una cifra contundente. Para la dirigencia sindical, esa tendencia no es tan clara. Esta semana, en el marco de una reunión de la CGT, muchos avalaron la figura del ahora ex funcionario, con quien se logró acomodar temas complejos como el fondo de las obras sociales. Para muchos, la posible salida del superintendente Eugenio Zanarini sería “un paso atrás”, respecto del manejo complejo de esta dependencia, que es pretendida por sectores del Frente de Todos.

 

Eugenio Zanarini podría dejar su lugar al frente de la Superintendencia de Riesgos de Salud (SSS) por haber accedido a la vacuna como otros integrantes del equipo de salud. Pero al parecer las versiones recogidas por Política del Sur aseguran que tendría el visto bueno de Carla Vizzotti para seguir en su cargo. En la cumbre de la CGT, el tema fue central, ya que algunos dirigentes aseguraron que era momento de presionar y lograr su desplazamiento. Su llegada fue vista como un “desplante” a los gremios, que buscaban un funcionario propio para un lugar clave para la seguridad social. Durante este año y meses de gestión, hubo momentos de tensión, y más de una vez la dirigencia llevó el tema de los fondos retenidos a la Casa Rosada.

 

Pero en pandemia, el gobierno decidió realizar al menos seis salvatajes a las obras sociales sindicales, lo que mejoró la relación. Además, los dirigentes cegetistas saben que esa silla la pretenden sectores del Frente de Todos que quieren motorizar una reforma del sistema de salud, que puede perjudicar el peso de las entidades. Por eso, evitaron pronunciarse contra Zanarini. La sombra del kirchnerismo sobrevuela la superintendencia, en el marco de los cambios que se intentan imponer en el sistema sanitaria, integrado bajo la tutela del sector público, y que se rija con una ley nacional. La idea se conversó entre funcionarios de salud que responden a La Cámpora, lo que incluye un borrador del proyecto.

 

Ante esta especie de paradoja, la definición de la conducción de la CGT fue acompañar al gobierno, y evitar generar nuevos problemas. La dirigencia considera “un momento difícil” el tema del manejo de la vacunación, y la salida de González García, un ministro considerado del riñón de Alberto Fernández. Incluso la mayoría recordó la buena relación con el ex funcionario, y ahora esperan poder crear un vínculo de confianza con su sucesora, Carla Vizzotti. Además, en la cumbre se desmintió que algunos dirigentes se vacunaran gracias a este mecanismo irregular. Uno de los que negó esto fue el veterano Armando Cavalieri, cuyo gremio emitió un comunicado rechazando las versiones que lo incluían en el “vacunatorio VIP”.

 

Además, los gremios de la CGT presenten en el encuentro charlaron del pacto social que plantea el gobierno, para llevar una postura en conjunto a la cumbre realizada ayer jueves con el ministro de Producción Matías Kulfas. “Se dio un informe sobre la agenda que lleva adelante la CGT y dar detalles del Consejo Económico Social que encabeza Gustavo Béliz y que lanzó el Gobierno del presidente Alberto Fernández el pasado viernes, donde convergieron funcionarios nacionales, empresarios y sindicalistas”, dijo el titular de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, que precisó que para los gremios “no hay techo para las paritarias aunque la CGT no discute, ya que los gremios tienen autonomía para hacerlo”.

 

La reunión fue encabezada por los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña. También participaron Gerardo Martínez, de UOCRA, Armando Cavalieri, de Comercio, Antonio Caló, de UOM, Andrés Rodríguez, de UPCN, José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias, Julio Piumato, de Judiciales, Omar Maturano, de la Fraternidad, Rodolfo Daer, de Alimentación, Jorge Sola, de Seguros, y Sergio Romero, de UDA.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS