viernes 24 de septiembre de 2021 - Edición Nº4119

Gremiales | 25 feb 2021

SERA MAÑANA, POR 24 HORAS

Juan Carlos Schmid lanza un paro en defensa de los puestos de trabajo de la Hidrovía Paraná-Paraguay

El Sindicato de Dragado y Balizamiento realizará la protesta ante los problemas que hay en ese corredor, que está en el centro de la polémica por el fin de la concesión. La medida cuenta con el apoyo de la federación portuaria y la CGT.


El secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento (SIPEDYB), Juan Carlos Schmid, informó que los trabajadores del corredor Paraná-Paraguay resolvieron hacer un paro mañana viernes 26 de febrero “en defensa de los puestos de trabajo”. El dirigente anunció el paro general “en defensa de las fuentes de trabajo y ante la inminente caída de la concesión de la actividad en la Hidrovía Paraná-Paraguay”, lo que amenaza la estabilidad laboral de los trabajadores de ese corredor exportador naval.

 

“Nosotros hoy estamos en asambleas por lo que no hay actividad en todo el corredor y el viernes vamos a lanzar un paro por 24 horas en defensa de las fuentes de trabajo”, adelantó Schmid, ex integrante del triunvirato de la CGT. En la jornada de ayer, la huelga consiguió el respaldo de la central obrera que emitió un comunicado en apoyo. Se trata de una situación que le suma densidad a un conflicto que todavía no tiene una salida clara.

 

En ese sentido, el titular del SIPEDYB recordó que en la reunión del Consejo Económico y Social del viernes pasado pudo “hablar con el gobernador de la provincia de Santa Fe (Omar Perotti)”, a quien, dijo, le advirtió que “para esta semana estaba previsto la paralización de todo el corredor (del Río Paraná-Paraguay) y eso está ocurriendo, hoy el corredor de exportación, las dragas, balizadores y las lanchas hidrográficas no están realizando ninguna tarea porque hay asambleas hasta las 18 horas”.

 

La semana pasada, el sindicato expresó en un comunicado la preocupación de los trabajadores a partir del “inminente vencimiento de la concesión de las tareas de dragado, mantenimiento y señalización de la ruta de navegación entre el kilómetro 1.238 del río Paraná y el tramo exterior del Río de la Plata”. Schmid explicó que más de 800 trabajadores argentinos, directos e indirectos, operan las dragas, balizadores, lanchas hidrográficas y talleres, por lo que reclamó “la preservación de las fuentes laborales, el encuadramiento del personal y la plena vigencia del Convenio Colectivo de Trabajo, aun cuando se produzcan cambios de empresa”.

 

El también titular de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FEMPINRA) y de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) afirmó que el gremio de Dragado y Balizamiento respalda “la construcción del canal Magdalena”, aunque aseguró que “no es posible suponer que la sola apertura de un canal de navegación constituye la recuperación de la soberanía en el área”.

 

“Desde los ‘90 no se ejecutaron políticas en defensa de la navegación interior o la industria naval y tampoco se proyectaron controles sobre el esquema portuario. Los mayores niveles de sedimentación de la ruta están en los pasos críticos aguas arriba del Río de la Plata, por lo que la agilidad de la navegación en la boca del estuario es relativa. El organismo del Estado (en alusión a la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias y Vías Navegables, que depende de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables del Ministerio de Transporte) fue sucesivamente ignorado desde esos años”, cuestionó.

 

Ese organismo, continuó Schmid, fue luego disuelto por la gestión de Cambiemos, por lo que el dirigente advirtió: “Los restos de la flota estatal, arrumbada y obsoleta, corren peligro de hundimientos, aunque aún pueden ser recapacitados centenares de trabajadores, aprovechando los distritos y con una inversión en una empresa nacional que atienda la totalidad del tramo entre Santa Fe y el norte, porque sólo se requiere voluntad política”, exhortó.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS