sábado 10 de abril de 2021 - Edición Nº3952

Provincia | 18 ene 2021

LEGISLATURA BONAERENSE

La vuelta a clases reaviva los cruces entre oficialismo y oposición

La polémica está nuevamente instalada en lo que respecta a la reapertura de los establecimientos educativos. Desde el oficialismo arguyen que la actual situación epidemiológica opera de condicionante, mientras que sectores opositores denuncia falta de voluntad política en las autoridades provinciales.


Por:
Federico Cedarri

Nuevos cortocircuitos aparecen como nubarrones en el horizonte de la vuelta a clases, en principio pautada para el primer día de marzo en la provincia de Buenos Aires.

En esta ocasión, Nación dispuso que cada jurisdicción pueda ejercer libremente la soberana de decisión de comenzar el ciclo lectivo en base a una serie de indicadores sanitarios que operarían como un semáforo que permitiría de acuerdo a esos parámetros determinados que los chicos puedan volver a las aulas.

Desde el peronismo provincial estiman que se hará muy cuesta arriba la vuelta  a la presencialidad si se continúan con estos niveles de contagios, ya el gobernador Kicillof y el jefe de Gabinete nacional Santiago Cafiero advirtieron de tal situación y de la magnitud que adquieren los indicadores epidemiológicos en el andar pedagógico

También entran a jugar otros factores en las decisiones finales que cada mandatario deberá tomar y sostener, y que adquieren una relevancia preponderante en el universo educativo: las organizaciones gremiales.

Los sindicatos que defienden a los trabajadores de la educación se están mostrando por estas horas bastantes reacios e inflexibles ante la posibilidad de  volver a la presencialidad, solicitan garantías que salvaguarden los intereses de los docentes.

La oposición también comenzó a tomar posiciones en lo concerniente a esta temática, de hecho Mauricio Macri salió en las últimas horas a exigir una apertura de los colegios y la vuelta de la presencialidad, al tiempo que en forma unísona desde la Ciudad de Buenos Aires ratificaron el inicio de las clases para el 17 de febrero ante la manifiesta oposición del sindicato mayoritario igado a CTERA que mantiene un persistente encono con las autoridades porteñas que se remonta a cuando el ex presidente ejercía la jefatura de gobierno.

Desde PDS consultanos al titular de la Comisión de Educación de la Cámara Alta, el senador platenses Juan Pablo Allan, que refirió su convencimiento de que Nación “se saca la responsabilidad de encima haciendo todo lo contario delo que hizo el año pasado”.

“Cuando tuvo que prohibir fue el gobierno de Fernández quién ordenó que las provincias cerraran todo, ahora que la situación está demasiado tensa en materia de vuelta al colegio, no quiere tomar la decisión”, continuó.

Allan explicitó que la administración nacional “no quiere asumir la responsabilidad, obviamente por el tema gremial y obviamente por esa cuestión lo delega en las provincias”.

En que respecta a la provincia de Buenos Aires, esgrimió duros conceptos contra el titular del SUTEBA: “Va a haber clases en tanto y en cuanto Baradel lo disponga, sino no va a haber clases, esa es la conclusión segura”.

Por su parte, ante la consulta de PDS, el diputado cambiemista Sergio Siciliano estimó que el regreso a clases “se va a dar en un contexto difícil y nosotros somos responsables,  sabemos que en la provincia hay que tomar las decisiones por regiones, que no es lo mismo una escuela rural que otra de conurbano”.

 No obstante dejó en claro que el planteo de Juntos por el Cambio de vuelta a la presencialidad “no significa que 30 chicos de golpe pueblen un aula, sino que el regreso debe ser cuidado y paulatino pero insertando a todos nuevamente”.

Destacó que los protocolos a implementar deben ser sencillos: “Barbijos, higiene y distancia social, no hay mucho secreto en esto”.

Si  bien Siciliano consideró que el contexto epidemiológico es complejo también mostró persuasión de que “arribaran más cantidad de vacunas que permitirá una inoculación a mayor escala lo que sin dudas contribuirá fuertemente para comenzar a regularizar la vuelta a las aulas”.

“Creemos que hay que tener decisión política, ya en el mes de octubre cuando comenzaron los matriculaciones en los colegios debió haberse concretado una hoja de ruta que nos permitiese comenzamos a preparar todo y yo no siento que sea así”, cuestionó

Si bien reconoció una injerencia importante de los gremios educativos en las decisiones que pudiera tomar la Dirección de Cultura  y Educación, también concretó un llamado a no enfrentar padres con docentes: “No hay que personalizar, porque los dirigentes gremiales no representan a la generalidad de los docentes y por eso le pido a los padres que no ofendan a los docentes que tienen una gran voluntad de trabajo”.

Por último, Siciliano instó al la ministra Vila a dar certidumbre, “a generar una planificación social, debemos darle respuesta a los padres que ejercerán seguramente una fuerte presión para que se reabran las escuelas”.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS