viernes 26 de febrero de 2021 - Edición Nº3909

Nación | 4 ene 2021

ALARMA POR LA SEGUNDA OLA

En sólo tres días, el país registró más de 21 mil nuevos casos de Covid-19

Durante los festejos de Año Nuevo, se dispararon los contagios en la zona del AMBA pero también en el interior del país. El propio presidente Alberto Fernández pidió responsabilidad.


La preocupación de las autoridades por la suba abrupta de contagios de coronavirus tuvo en estas horas motivos fundados para profundizar: es que sólo en tres días se notificaron más de 21 mil nuevos casos. Según los datos del Ministerio de Salud nacional, en las últimos 72 horas –sin contar el domingo –fueron notificados 21.006 nuevos casos de coronavirus y 212 fallecimientos.

 

Con estos registros, suman 1.634.834 positivos en el país, de los cuales 1.447.092 son pacientes recuperados y 144.367 son casos confirmados activos. Este sábado se informó de 5.240 contagios de Covid-19, los que se sumaron a otros 15.666 que habían sido consignados entre el 31 de diciembre y el 1° de enero, fecha en el que se emitió el reporte sobre la evolución de la pandemia en el país por el fin de año.

 

En las últimas 24 horas se notificaron 56 nuevas muertes por coronavirus, 33 hombres y 23 mujeres; mientras que fallecieron 156 personas por la misma causa entre el 31 de diciembre y el primero de enero últimos.

 

El aumento de los casos de coronavirus en el país genera versiones de nuevas restricciones. Que podrían comenzar en plenas vacaciones de verano. Una de las ideas que más se analiza en la Casa Rosada es una especia de “toque de queda sanitaria”, que prohíba las actividades como bares y restaurantes a partir de las 22 horas y hasta las 6 del otro día. La falta de apego a las medidas preventivas, el relajamiento generado por el momento del año y otras condiciones hace que los especialistas estén en alerta por la suba de la curva de casos.

 

“Los últimos días que alcanzamos los 11 mil casos se debe un poco al fin de semana largo anterior y el retraso en la carga de datos. Se sabe que los sábados y domingos disminuye el registro de infectados en el sistema y si hay feriados en el medio peor aún. El promedio, en realidad, es de 7 mil casos aproximadamente en cada jornada”, señala Soledad Retamar, docente investigadora de la UTN Regional Concepción del Uruguay. La experta advirtió que “lo que sí es preocupante es que si se analizan los promedios a lo largo del tiempo, se ve con claridad cómo se están incrementando. Estamos en valores similares a fines de noviembre, cuando la curva venía bajando, o bien, a agosto, cuando la curva venía en ascenso. Es preocupante lo que ocurre”.

 

Ante este escenario, el presidente Alberto Fernández volvió a reclamar "responsabilidad social" en los cuidados para prevenir nuevos contagios de coronavirus, en un mensaje que destinó especialmente a los jóvenes y en el que advirtió que existe el "riesgo de que todo vuelva a paralizarse" porque la pandemia aún "no se ha disipado". "Tenemos un verdadero desafío como sociedad. Si en verdad no queremos volver atrás y queremos dar este paso hacia delante para ponernos de pie, lo que más necesitamos, es que todos tengamos responsabilidad social", sostuvo Fernández, al poner en marcha desde la Residencia de Olivos las primeras 30 obras públicas del año, en contacto virtual con los gobernadores de Santa Fe, La Rioja y La Pampa.

Leer más: Alerta en el Gobierno: La curva vuelve a crecer en la Región y preocupa la situación sanitaria por un nuevo rebrote

 

Por su parte, Rodrigo Quiroga, bioinformático, docente de la Universidad Nacional de Córdoba e Investigador del CONICET, piensa de un modo similar y apunta a deconstruir los relatos mediáticos que traen confusión en la población en momentos en que la curva está en ascenso y hay que extremar los cuidados. “Se dicen muchas pavadas del tipo ‘suben los casos pero no hay tantos fallecidos’, o bien, ‘el virus perdió letalidad’. En realidad, lo que ocurre es que al principio de la ola de contagios, los más infectados son los jóvenes porque son los que más circulan. Los mayores de 60 demoran dos o tres semanas en comenzar a infectarse. Recién un tiempo después se empieza a ver la suba en la ocupación de camas de terapia intensiva y, finalmente, de fallecidos. Esto podría ser el principio de un problema serio si no lo logramos controlar”, sostiene Quiroga. Para el especialista, no solo es asunto de poner el ojo en las fiestas, ya que en el AMBA los casos crecen de manera consistente desde el 8 de diciembre.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS