viernes 30 de octubre de 2020 - Edición Nº3790

Gremiales | 16 oct 2020

ANALISIS

La CGT festeja al peronismo y deja al descubierto su propia interna

En el marco del 17 de octubre, se preparan dos actos para conmemorar el Día de la Lealtad, y además mostrar su respaldo al gobierno de Alberto Fernández. Pero las diferencias entre la conducción cegetista y el moyanismo quedarán expuestas, pensando en la renovación de autoridades que se viene.


Por:
Diego Lanese

El próximo sábado, el peronismo cumplirá 75, y recordará la gesta que liberó al entonces teniente general Juan Domingo Perón, dando lugar al evento que cambió al país definitivamente. El 17 de octubre de 1945 los sectores populares, especialmente trabajadores, irrumpieron definitivamente y apuntalaron el movimiento que hoy en día sigue marcando el pulso de la Argentina. Para celebrarlo, el movimiento obrero decidió salir del aislamiento, y montar una serie de actividades que permitan recordar la épica jornada, y además mostrar “músculo” en la pulseada con los sectores opositores, que en este tiempo de pandemia intentaron ganar la calle. Paradójicamente, esta muestra masiva d apoyo al gobierno de Alberto Fernández dejará al descubierto internas en los gremios, que tendrán dos grandes actos, un anticipo de la disputa que se viene en el 2021 por la conducción de la CGT.

 

Hasta el momento, se confirmaron dos grandes actos para festejar el Día de la lealtad, y además respaldar masivamente al gobierno nacional, asediado de alguna manera por los banderazos opositores, que si bien no son masivos son mediáticamente muy difundidos. El principal será en la sede de la CGT, y buscará mostrar la mayor unidad posible. “75 octubres” será un encuentro virtual desde las 13, y se espera que la jornada en el salón Felipe Vallese se vea vivo para millones de participantes que se sumarán a la marcha virtual. Para participar, deberán ingresar a https://75octubres.ar/ y presionar el botón “entrar a la movilización”. Una vez allí se les pedirá completar datos básicos y la elección de un avatar, que es la figura que te va a representar en la movilización. Luego comienza la experiencia ocupando un lugar en el plano que geolocaliza la movilización -en Plaza de Mayo-. Allí se podrá acceder a material diseñado especialmente para el evento mientras comienza la transmisión del mismo.

 

Esta iniciativa fue pensada por parte del equipo de comunicación de la Casa Rosada, que discutieron hasta último momento cómo hacer una jornada masiva sin exponer a la gente al coronavirus. Además, que sea en la CGT acerca al presidente a la conducción de la central obrera, uno de os pilares del Frente de Todos. Además, se espera la presencia de gobernadores, intendentes y las principales figuras del oficialismo, que quieren contrarrestar la idea de “perder la calle” que desde la oposición buscan fomentar con las marchas de los últimos feriados.

 

La propuesta de la CGT contó con varios sectores adeptos, que marcan que la actual “mesa chica” cegetista mantiene el consenso en torno de su conducción. En estos días, por ejemplo, el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) que lidera Omar Viviani adhirió a la concentración virtual. El espacio sindical sostuvo que las organizaciones que lo integran se reunirán en un encuentro en la plataforma tecnológica especialmente creada para el acto, y aseguró que participarán "miles de personas", según detalló un comunicado de prensa. El espacio cuenta con buena relación con gobernadores, y si bien no participa del Consejo Directivo de la CGT, mantiene buena relación con Héctor Daer y compañía.

 

El armado de esta jornada muestra algunas internas que preocupan en Azopardo. Uno de los dirigentes tironeados por esta puja es nada menos que Carlos Acuña, el co conductor de la central obrera, que deberá elegir qué hacer respecto a la vuelta de su mentor sindical y político, el gastronómico Luis Barrionuevo. El dirigente reunirá a la vieja CGT Azul y Blanca en un acto presencial en el monumento a Juan Domingo Perón, ubicado en las avenidas Paseo Colón y Belgrano, donde recordará el inicio del peronismo. Allí se reunirá el peronismo no K, o alejado del Frente de Todos, como Eduardo Duhalde y Guillermo Moreno, y las versiones indican que Acuña será de la partida. Otro desafío al gobierno y a su alianza con la conducción de la CGT.

 

A la calle

 

Pero la mayor interna se vive con el moyanismo, que nuclea en el Frente Sindical por el Modelo Nacional (FRESIMONA) a los sectores más combativos de los gremios, que se alejaron de la CGT durante el macrismo acusando a los dirigentes de ser demasiado dialoguistas, y se pusieron al frente de la lucha contra, por ejemplo, la reforma judicial y laboral. Los referentes Pablo Moyano y Sergio Palazzo acordaron una caravana en vehículos, para conmemorar el Día de la Lealtad peronista. La actividad separa al movimiento obrero, y marca las diferencias entre los espacios, que anticipa la pelea por la conducción de la central obrera.

 

Pero la caravana tiene el aval de la Casa Rosada. Así lo acordaron en una reciente comida entre Hugo Moyano y el propio presidente Fernández. Según las versiones, en la reunión, el Presidente no avaló explícitamente la convocatoria. Pero tampoco la rechazó. Allí con confirmó que sea en autos, camiones y otros vehículos, para evitar contradecir el discurso sanitario del gobierno. La “Caravana por la Lealtad” arrancará a las 10 en la sede del gremio de mecánicos (SMATA), en avenida Belgrano al 600. El Frente nuclea medio centenar de sindicatos entre los que se destacan, también, los de la Corriente Federal de Trabajadores, los taxistas (desde hace un mes y luego de la jubilación de Omar Viviani), los obreros marítimos (SOMU) y la línea disidente de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que encabeza Miguel Bustinduy, entre otros.

 

Estas diferencias muestran que las relaciones de los grandes espacios de la CGT están en su momento más tenso. Y que la Casa Rosada cree que necesita a ambos para el equilibrio interno. Así, mientras aprovecha la sintonía con dar para acordar el aumento del salario mínimo, después avala con sectores más duros del kirchnerismo la marcha separada. Pero lo que no se puede ocultar es la diferencia interna, que entrará en disputa en 2021, cuando se puedan realizar las elecciones. Por el momento, el escenario no cambio: Daer es el candidato a sostener el poder, pero las negociaciones ni siquiera empezaron.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS