lunes 28 de septiembre de 2020 - Edición Nº3758

Sociedad | 7 ago 2020

SEXO EN PANDEMIA

Día del Orgasmo Femenino: en defensa del placer de la mujer

A propósito de esta fecha, la sexóloga licenciada Silvina Lizarraga explicó los factores que influyen en la sexualidad femenina y desterró algunos mitos con respecto a su alcance. Además, contó los problemas más comunes que hay para alcanzarlo.


El 8 de agosto se conmemora en todo el mundo el Día del Orgasmo Femenino, una fecha elegida desde el año 2006. La iniciativa nació en Brasil, donde un concejal decidió presentar un proyecto de ley para “defender el placer femenino”, dando origen a esta efeméride. Esto dio lugar a una corriente que busca no sólo valorar el orgasmo, sino además estudiarlo y hacerlo objeto de interés de la salud pública. Esta fecha sirve para hablar de la sexualidad femenina sin los tabúes que sostienen los hombres y muchas mujeres. “Más allá de la denominación, el día nos invita a reflexionar sobre la sexualidad, darle un lugar y conocerse”, destacó la sexóloga Silvina Lizarraga, en su columna semanal en el programa radial de Política del Sur.

 

En primer lugar, Lizarraga sostuvo que “estaría bueno marcar los beneficios del orgasmo femenino, como punto de placer, de llegada”. La palabra no es casual, ya que la especialista recuerda que “muchos comienzan una relación sexual pensando ‘tengo que llegar al orgasmo’, pero no siempre tiene que ser así. Hay que disfrutar el recorrido, y si llego bien, si no, será otro día, si no, me desconecto del proceso de disfrutar”.

 

Para Lizarraga, el orgasmo “no es una meta”. “Cada mujer debería aprender cómo llegar al orgasmo, la mayoría lo hace cuando se estimula el clítoris”, destacó.

 

 

En cuanto a la imposibilidad de llegar al orgasmo por parte de las mujeres, hay muchos motivos. “Haber tenido experiencias negativas en el pasado que frustran la conexión con el otro, como sucede con educaciones muy rigurosas vinculadas a lo religioso, que nos despegan de la posibilidad del placer”, analizó la licenciada Lizarraga.

 

Otra situación es no poder expresar qué gusta o no de las relaciones. “Quedarnos calladas impide conectarnos, y eso no nos permite llegar al orgasmo. En este caso, el problema tiene que ver con no expresar lo que deseo”, agregó. La autoexigencia también puede ser una barrera, o el dolor en una relación sexual, en especial en la penetración.

 

En otros casos, insistió, problemas que están ocultos en la pareja “impiden que podamos disfrutar de la relación sexual y llegar al orgasmo”. “Cuando hay casos de infidelidad, volver a construir la confianza, que muchas veces no se logra, termina en problemas en las relaciones sexuales”, dijo Lizarraga.

 

Sobre el mito de que sin orgasmo no hay relación sexual, la especialista remarcó que “la mujer puede decirte que la pasó muy bien y no llegó al orgasmo. Haberse sentido escuchada, mimada, contenida, reconocida, arma un combo que permite llegar a un orgasmo que no es físico, pero que es equivalente”.

 

En este sentido, recuerda que muchos hombres se sienten mal porque “no pudo complacer a la mujer”. “El orgasmo es una expresión corporal que no se puede controlar. En cuanto al placer emocional, tiene que ver también con una situación orgásmica, concluyó la especialista.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS