domingo 17 de enero de 2021 - Edición Nº3869

Opinión | 3 ago 2020

PANORAMA POLÍTICO

Una interna de ministerios que no da Seguridad a la Provincia

Berni cosecha todo tipo de adhesiones, críticas e indiferencias. Su perfil es polémico para muchos, pero otros no se atreven a criticar a un orgánico de Cristina Fernández. Frederic, en realidad termina quedando en el medio y hasta opositores al gobierno de Axel Kicillof elogian al médico, abogado y militar.


Por:
Por Ricardo Carossino

La renuncia de Mario Baudry, el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Provincia, viene a blanquear más una interna con diferencias de visiones, que en realidad una gestión de Seguridad deficiente, porque no son pocos los que elogian el accionar de la cartera bonaerense y miran con cierto recelo el perfil de la misma cartera en Nación.

Baudry es el peón que muchas veces se sacrifica para no tocar a dirigentes de mayor peso”, opinó un operador político del peronismo bonaerense, y blanqueó de esa manera que en esa renuncia hay más de personalismo electoral que de índices de delincuencia.

El número de delitos denunciados diariamente osciló entre los 1200 y 1400, y desde el Ministerio Público Fiscal bonaerense (MPF) revelaron que durante casi todo junio se recibieron 2033 denuncias diarias por hechos vinculados a la inseguridad.

En el informe de 2019, durante los mismos 96 días, la localidad en la que más delitos se denunciaron fue Lomas de Zamora, con 42.818. Este año, esa jurisdicción revalidó su primer lugar, aunque con una importante caída: 30.119 IPP iniciadas. Le sigue San Martín, con 26.799 denuncias el año pasado, versus 19.734 de 2020. Quilmes, San Isidro, La Matanza y Morón fueron otros de los lugares en los que hubo un importante número de denuncias hechas.

Fue así que el Ministerio de Seguridad de Nación, comandado por Sabina Frederic, ordenó el envío de efectivos de fuerzas federales a territorio bonaerense y reforzar así las tareas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. En una primera etapa, fueron desplegados primero 500 uniformados de Prefectura y Gerdarmería en localidades como Avellaneda, Quilmes, Virrey del Pino, La Matanza, Almirante Brown, Moreno, Esteban Echeverría, Florencio Varela y Lomas de Zamora.

 

Crecimiento del delito en la Provincia

Dentro de este marco de referencia es donde de pronto explotó la interna entre los ministerios de Seguridad de Nación y de Provincia, este último administrado por Sergio Berni, hombre del más estricto riñón de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández.

Pero la pregunta que subyace es: ¿por qué estallan ahora las diferencias cuando en realidad deberían estar aunando fuerzas para desplegar la vigilancia de la población? Política del Sur intentó indagar en la trastienda de la interna y surgieron principalmente dos teorías: la electoral y la administrativa.

La teoría administrativa de la pelea tiene que ver con la situación del Covid-19 en la realidad penitenciaria. Entre el 17 de marzo y el 17 de abril pasados salieron de las cárceles bonaerenses 2244 presos.

La mayoría,1607, fueron liberados por haber cumplido las penas que les fueron impuestas o porque ya estaban en período de libertades condicionales. Los otros 637 reclusos recibieron el beneficio del arresto domiciliario. De ese grupo, 439 lo hicieron por pertenecer al grupo de riesgo de contagio de Covid-19. Así lo informaron en su momento fuentes judiciales al tanto de las estadísticas oficiales del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos provincial.

Y fue Berni quien desde adentro ya había expresado su rechazo de un modo claro: “Si dependiera de mí, no sale ningún recluso”. Y vale subrayar lo que dos fuentes consultadas por Política del Sur remitieron sobre la actuación del ministro bonaerense.

Desde Juntos por el Cambio de Lanús opinaron que “la delincuencia no creció por una cuestión económica, sino porque regresaron a los barrios ciertos tipos que estaban adentro”. Pero lo más llamativo quizás sea que un dirigente del peronismo de Morón haya puntualizado taxativamente que “Frederic no da mucha respuesta a los intendentes que le piden mayor presencia policial”.

 

La interna Nación - Provincia

En tanto, sobre la teoría electoral, una calificada fuente del Legislativo de la zona oeste opinó que esta interna puede tener su origen sobre todo en la formación de ParTe, el partido del Presidente Alberto Fernández, espacio en el que milita la ministra Sabrina Frederic. Según esta fuente, “Berni vendría a ser una suerte de policía interna del Frente de Todos”.

También desde el oficialismo de Avellaneda, en off dispararon: “Berni exagera los errores de Alberto (admitiendo que el Presidente comente errores), y la verdad es que esto no sirve ahora.”

Sobre el silencio del intendente Jorge Ferraresi, sostuvieron: “No va a decir nada de Berni porque es hipercristinista, y eso afecta a todos, como el mismo silencio que se ve en los ministros que se esconden para no pagar costos políticos al declarar.”

Definitivamente, Berni viene a suplir el rol que quizás en su momento tuvo Guillermo Moreno o el mismo Aníbal Fernández, hábiles declarantes con frases polémicas, pero que nunca lo han hecho como librepensadores, sino como orgánicos a una interna política que va dándole perfil a un frente a medida que avanza el tiempo y se acercan las horas electorales.

 

El armado electoral

Tres fuentes (dos oficialistas y una opositora) coincidieron en determinar que la actuación mediática del ministro de Seguridad bonaerense apunta exclusivamente a un armado político de cara al 2021. Algunos sostienen que es para sí mismo, pero no faltan quienes argumentan que en realidad, el médico, abogado y militar, en realidad oficia como armador de la vicepresidenta de la Nación.

Un legislador provincial de Juntos por el Cambio fue el que sostuvo esta teoría: “Creo que Berni lo que hace es armar una posición más de derecha dentro del cristinismo pensando en las elecciones próximas.”

Desde adentro del peronismo de Avellaneda incluso remarcaron: “Berni sobreactúa el cristinismo, y lo hace pensando en política y no en seguridad, pero la verdad es que no tiene fuerza, no tiene territorio como armar una propuesta.”

Las fuentes del oficialismo lanusense que se consultaron, blanquearon que “la manera de Berni no cae mal a Juntos por el Cambio porque se parece mucho a la forma de gestionar en los municipios con intendentes opositores (llámense Lanús, Tres de Febrero, La Plata, Vicente López, entre otros). Desde esta mirada, no dudaron tampoco en opinar que “Berni construye una alternativa electoral y tiene que ver con una vía de derecha dentro del cristinismo”.

 

Los intendentes en la interna de Seguridad

Desde luego que las instancias de gestión de cada municipio en estos momentos no se ajustan a la cuestión meramente ideológica, sino al pragamatismo orientado al control de la delincuencia en los barrios.

Se puede observar de manera oficial, por ejemplo, cómo piensa el macrismo, al ver las declaraciones del secretario de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz, quien apoyó iniciativas de Berni: “La relación nuestra con Berni es muy buena. (El ministro bonaerense) está planteando una reforma y para nosotros se trata de una muy interesante porque nadie sigue qué hace la persona cuando sale de la cárcel”, afirmó.

Luego del escándalo de la cumbre de ministros en donde se supo que las tensiones provocaron fuerte cruces entre Frederic y Berni, por ejemplo, desde un municipio oficialismo, también se pronunciaron.

El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta (hombre que representa a Alberto Fernández), que ya se había cruzado con Berni, aseguró la semana pasada que en el Gran Buenos Aires se registra “un aumento en los casos de inseguridad” y manifestó su expectativa en torno a “la presencia de fuerzas federales en el territorio bonaerense para paliar la situación”.

Aunque una fuente del armado del Frente de Todos de Hurlingham aseguró a Política del Sur que Cristina mandó a bajar el tono de la interna”, lo cierto es que las declaraciones de Zabaleta suenan a una crítica velada al ministro de la Provincia que por el momento en el entorno del intendente no quieren admitir.

Pero así como Zabaleta critica, desde Lanús apoyan y desde Avellaneda se llaman a silencio, la realidad podría explotarles a todos si los dos ministerios no consiguen implementar un plan más allá de un escenario electoral que parece muy lejano, tanto para las víctimas de la delincuencia como para quienes gobiernan municipios calientes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS