sábado 08 de agosto de 2020 - Edición Nº3707

Provincia | 31 jul 2020

Legislatura bonaerense

No habemus paz: el endeudamiento de Kicillof deberá esperar

Los bloques mayoritarios no arribaron a los consensos necesarios para llevar al recinto la autorización de deuda que giró el Gobernador.


Por:
Federico Cedarri

Finalmente, después de idas y venidas, contrapropuestas y discusiones tirantes, los bloques del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio no arribaron a un acuerdo para sancionar el pedido de endeudamiento por 500 millones de dólares y 28 mil millones de pesos que Axel Kicillof solicitó a la Legislatura.

Repasando los acontecimientos que llevaron a la frustración de las sesiones, el primer indicio de problemas para el mandatario provincial detonó el miércoles al anochecer cuando envió al ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, a reunirse con los legisladores para destrabar los puntos gruesos de la iniciativa: la exposición no convenció a la oposición, que le pidió más precisiones sobre el destino de los dólares que eventualmente se le solicite a los organismos internacionales y cómo se distribuirá la readecuación de partidas de créditos anteriores. Además, en el paquete solicitaron que el auxilio que otorgó la Provincia a los intendentes sea no reembolsable.

Durante la jornada del jueves, las disonancias se acentuaron: a media mañana, irrumpió en la escena María Eugenia Vidal, añorando quizás los idus de enero cuando se hizo cargo de las negociaciones por la reforma impositiva.

La exgobernadora reunió en el Zoom a las espadas legislativas opositoras, junto con intendentes, y les bajó el mensaje claro y contundente de cara a la negociación en marcha con el oficialismo: los intendentes deben recibir ayuda de la toma de deuda de la Provincia y sin devoluciones ni control del gasto por parte del Ejecutivo.

Ergo: plata fresca para sanear las disminuidas arcas fiscales municipales, con repartija compatible con la actual coparticipación: 16,4 por ciento de la masa total de los recursos que obtenga el gobierno de Kicillof.

En medio de las idas y venidas, la oposición finalmente le presentó una contrapropuesta concreta pasado el mediodía al Frente de Todos, pero no se llegó a un acuerdo.

El debate estuvo centrado en el auxilio financiero que repartió Kicillof entre los intendentes para hacer frente a las urgencias de la emergencia sanitaria y para pagar sueldos: mientras que el texto prevé que sean devueltos en 18 cuotas, Juntos por el Cambio reclama que sea no reembolsable.

Otro de los ítems sin suturar lo encarnan las precisiones que reclama la oposición sobre los 500 millones de dólares que se autoriza contraer con los organismos internacionales.

En rigor, los líderes parlamentarios cambiemistas arguyen la dificultad de acompañar un endeudamiento sin conocer en forma pormenorizada en qué cuestiones se van a usar esos fondos: “Nos faltan elementos de control como para poder monitorear en qué se invierte y cómo se invierte”, se quejan.

Por otra parte destacan que merced a la asistencia de más de 100 mil millones de pesos que la Nación le ha otorgado a la Provincia de Buenos Aires, la gestión de Kicillof no afronta grandes contratiempos en lo inmediato: “No entendemos ni la urgencia ni la desprolijidad. Queremos que las cosas se hagan bien”, propalaba ante quien lo quisiera escuchar el titular del bloque cambiemista del Senado, Roberto Costa, emulando un discurso que se le escuchó allá por los primeros días del ejercicio de la actual gestión provincial, cuando se intentó un trámite exprés con la Reforma Impositiva.

Por último, los opositores dejan en claro su predisposición al diálogo, pero explican que la principal piedra en el camino de la fumata blanca pasa por la falta de información del Ejecutivo respecto del uso que le dará a los fondos que obtenga.

Fuentes del oficialismo no escatimaron quejas por el zigzagueante proceder de la tropa pro-radical y confiaron a este portal su interpretación sobre la fallida autorización a la toma de deuda: “Todos los requisitos los hicieron a último momento y nosotros no tuvimos el tiempo suficiente para revisarlos y obtener la autorización del Poder Ejecutivo para realizar las correspondientes modificaciones”, cuestionaron. “Esa fue la dificultad para sesionar hoy y por eso se levantó”, enfatizaron, sin más.

Sesión light en Diputados

La Cámara Baja bonaerense comandada por Federico Otermín resolvió seguir adelante con la sesión programada pese a la falta de acuerdo por el endeudamiento, a diferencia del Senado, que una vez expuestos los disentimientos y distancia resolutiva entre los bloques mayoritarios, procedió sin prolegómenos a levantar la sesión prevista para este jueves.

En la Cámara joven fueron expuestas reminiscencias que dejó la discusión por la toma de deuda.

El titular de la Comisión de Presupuesto y exalcalde de La Costa, Juan Pablo de Jesús, se refirió a la importancia de poder dotar al gobernador Kicillof de herramientas importantes de gestión para afrontar de la mejor manera la difícil situación.

Explicó que la solicitud del mandatario bonaerense no sólo contemplaba la posibilidad de tomar deuda, sino que también implicaba un refinanciamiento en 18 meses y a tasa cero de las deudas que tienen los municipios con el gobierno bonaerense.

“Me causa asombro los planteos opositores, pero el mayor asombro lo tiene el Gobernador, que tiene que afrontar el pago de 66 mil millones de dólares de deuda en los primeros seis meses del año que generó otra administración”, chicaneó De Jesús.

La legislatura en el primer año de Cambiemos autorizó toma de deuda por 4.900 millones de dólares al cambio de ese momento, con un interés de 9,12 por ciento anual en dólares”, rememoró.

El diputado no soslayó los objetivos que se propone la administración provincial en lo concerniente a la toma de deuda: “Son para hacerse cargo de la deuda de proveedores, concretar obras de infraestructura necesarias, reparación de las rutas 4 y 6, construcción de viviendas y servicios básicos como cloacas y agua potable”, explicó. “Darle herramientas al Gobernador para que pueda seguir acompañando a los municipios”, sintetizó.

Lo cruzó el diputado cambiemista Daniel Lipovetzky, quien insistió con el latiguillo del que hizo gala la bancada opositora durante toda la jornada: “Nos sigue faltando información sobre el destino de los fondos, por ejemplo, de infraestructura vial, que no sabemos a qué rutas van a ir, y nos interesa porque queremos que se distribuya de una manera equitativa”, justificó.

“Estamos debatiendo el financiamiento de los intendentes porque creemos que, al ser plata girada por la Nación, debería no ser reembolsable para que los municipios puedan salir de la profunda crisis que atraviesan”, continuó el legislador.

“La posibilidad de reasignar partidas de créditos tomados es un cheque en blanco, por eso pedimos datos”, machacó.

Cerró el debate el titular del bloque de Todos, el matancero Facundo Tignanelli, quien pidió celeridad en la conseción de la autorización de los recursos que pide el Gobernador.

“Yo celebro que a la oposición le preocupe tanto los números del endeudamiento, ironizó.

También, cuestionó severamente la interna opositora que genera ruidos en la negociación: “No se puede tener de rehén al pueblo bonaerense porque un intendente no se pone de acuerdo con la exgobernadora sobre las prioridades que son esenciales”, fustigó.

Por último, y apuntando al bloque de Juntos por el Cambio, apeló a una terminología futbolera: “No nos sigan corriendo el arco”, remató.

El encuentro remoto en la Cámara baja bonaerense, con un temario fino, se hizo un tiempo para homenajear a Eva Perón a los 68 años de su muerte.

Posteriormente, se refrendó una normativa que apunta a la regularización del teletrabajo en el ámbito de la administración pública centralizada y descentralizada; y otra propuesta que promueve la conformación de herramientas de transparencia y control al régimen de contrataciones públicas que se efectúen durante la vigencia de la emergencia sanitaria declarada por decreto.

También, se ratificó la modificación de la ley 10.205 de régimen de pensiones sociales, propiciando el otorgamiento de pensiones sociales al cónyuge o conviviente de profesionales que presten servicios en establecimientos asistenciales correspondientes al Ministerio de Salud que hayan fallecido por contagio del Covid-19.

Del mismo modo, fueron aprobadas modificatorias a la ley que regula el Consejo de la Magistratura, estableciendo la paridad de género para la elección de sus representantes.

Por último, el Cuerpo legislativo reafirmó la declaración de la emergencia pública en materia social por violencia y abuso infantil.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS