sábado 08 de agosto de 2020 - Edición Nº3707

Gremiales | 2 jul 2020

MÁS DE 400 CASOS EN AMBA

Empleados de supermercado, uno de los focos de contagios de coronavirus

El sector registra más de 400 casos en la zona metropolitana, según algunas estimaciones informales realizadas por delegados y los propios empleados. Las denuncias por falta de medidas preventivas y ocultamiento de casos siguen apareciendo. Los municipios intervienen y cierran locales, ante la pasividad de las autoridades sanitarias.


Por:
Diego Lanese

Esta semana, la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa) presentó un informe donde asegura que hay en todo el país 4.500 trabajadores sanitarios afectados por el coronavirus, con 19 muertos.

 

Sin duda, como ocurre en todo el mundo, este es el sector más afectado por la pandemia, ya que son la primera línea de defensa de lucha contra la enfermedad. Detrás de ellos, los empleados de supermercados son otro colectivo especialmente afectado por el Covid-19. Varios casos en la región demuestran lo desprotegidos que están estos trabajadores, que en muchos casos denuncian que no reciben elementos de protección de las empresas, que incluso tratan de ocultar los contagios. Una estimación habla de más de 400 casos sólo en la zona metropolitana.

 

El caso del gerente de Operaciones Eduardo Búfalo, que a los gritos buscó evitar el cierre de la sucursal de Coto Lanús, puso en el centro de la escena mediática el drama de los empleados de supermercados.

 

Política del Sur viene siguiendo los casos que se dieron en otros locales de la región, como el Coto Banfield o la sucursal de La Genovesa, ambos denunciados por delegados del Centro de Empleados de Comercio (CEC) lomense.

 

Si bien no existe un registro concreto de los casos que surgieron en este tiempo, se estima que entre Capital Federal y el Gran Buenos Aires, la famosa zona del AMBA, se registraron más de 400 contagios. “Son datos de la semana pasada, seguro esta semana hay muchos más. Y no hay forma de contar los del interior del país. Es un desastre”, sostuvo una fuente del sector, consultada por Política del Sur.

 

Los contagios no sólo corresponden a grandes superficies, sino que hay contagios en mayoristas y en pequeños locales, ya sean de grandes marcas como de las pequeñas. En general, los contagios se multiplican a medida que avanza la pandemia y estos locales siguen abiertos con restricciones.

 

Ante el avance de los casos, las comunas juegan un rol importante en la puesta en marcha de medidas preventivas. En más de un caso tuvieron que ordenar la clausura de los locales para que se desinfecte y se corte la cadena de contagios.

 

Dos casos emblemáticos fueron el de Quilmes y Lanús, en sucursales de Coto. En el primer caso, la intendenta Mayra Mendoza estuvo en la puerta del local y les confirmó el cierre a los empleados, ante la falta de respuesta de las autoridades. Lo mismo sucedió en Lanús, con el “affeir Búfalo” incluido. En este sentido, los inspectores de la Municipalidad local realizaron una denuncia contra el gerente por no cumplir con el cierre del lugar y por amenazar al personal.

 

Esta semana, las denuncias llegaron a la capital provincial, en este caso el Walmart de La Plata. Allí, los trabajadores afirmaron que realizan reclamos a través del sindicato por la presencia de contagios, mientras que la empresa los ignora.

 

“Hoy en día tenemos que luchar a contrarreloj, ya que sentimos que el protocolo que se aplica nos deja a la deriva de toda protección, principalmente al ocultarnos la información, diciéndonos que resguardan a las personas afectadas”, afirmaron los empleados del local, mediante un comunicado difundido en redes sociales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS