domingo 12 de julio de 2020 - Edición Nº3680

Echeverría | 25 jun 2020

HASTA LOS DISTRITOS

El titular de la CTA Echeverría-Ezeiza, víctima de los espionajes ilegales

Aníbal Balmaceda contó que se enteró de su situación esta semana por medios de comunicación nacionales. El hecho de espionaje habría sido durante una actividad solidaria en un local de Camioneros del distrito. “Lo que se vio recuerda al pasado más oscuro de nuestra Argentina”, manifestó sobre los hechos que se investigan en esta causa. Ahora está a la espera de ser citado por la Justicia.


El secretario general de la CTA de los Trabajadores Esteban Echeverría-Ezeiza, Aníbal Balmaceda, se enteró esta semana que en 2018 fue una de las tantas víctimas de los espionajes ilegales que se sospecha que habría realizado el macrismo durante sus años de gobierno. “La verdad que no me imaginé estar en la nómina de los espiados”, aseguró el dirigente, y manifestó que “es muy grave, uno recuerda el tiempo de dictadura y le corre un poco de frío por la espalda”.

 

Balmaceda le relató a Política del Sur que el lunes una compañera de militancia le mostró unas notas que salieron en Infobae y Tiempo Argentino en las que confirmaban que los camioneros Hugo y Pablo Moyano habían sido espiados. Al respecto, dijo que su nombre aparece por una actividad que se realizó en marzo de ese año en una unidad básica de Camioneros que se encuentra en el distrito para juntar donaciones por las inundaciones en Salta.

 

Es que, de acuerdo a esos medios, se esperaba en la jornada la presencia de los líderes camioneros y del titular de Suteba, Roberto Baradel, pero el referente echeverriano aseguró que no estuvieron presentes porque “en realidad fue un acto multisectorial, incluso estaba el párroco de la Iglesia de Monte Grande”.

 

Sobre el contenido del informe del espionaje, Balmaceda precisó: “Decían que yo había declarado que había que voltear al gobierno de (María Eugenia) Vidal. Y además, me mencionan como el secretario general de Suteba, pero ya en el 2018 no era el titular de Suteba. El primero que agarró el micrófono se ve que les vino bien para concluir que el Gobierno estaba siendo atacado por los sindicalistas.”

 

Asimismo, recordó: “En un momento a los maestros se nos puso en ese lugar. Lo había dicho ya (el ex secretario de Educación nacional Alejandro) Finocchiaro al principio de los conflictos que tuvimos con ellos, ubicándonos como un enemigo de guerra. Y si en la guerra todo vale, esto era parte del juego, según la concepción de ellos.”

 

Y agregó: “Hay una complicidad política, mediática, judicial, son varios los actores. Hay un entramado de una verdadera asociación ilícita. Yo no quiero entrar en prejuicios, pero la verdad que lo que se vio recuerda al pasado más oscuro de nuestra Argentina.”

 

En tanto, afirmó que ignora los próximos pasos a seguir porque todavía no fue citado desde la Justicia, pero consideró necesario “que el Poder Legislativo discuta también una nueva ley de inteligencia”.

 

Además, expresó: “Quiero creer y confío en que la designación de la nueva titular de la AFI (por Cristina Caamaño) y por lo menos con algún tipo de reforma del ámbito judicial, esto pueda llegar a avanzar y encontrarse a los responsables, que creo que ya están señalados, pero una cosa es lo que se dice mediáticamente y otra cosa es lo que se habla en sede judicial.”

 

“Cóctel de reclamos”

 

Por otra parte, el secretario general de la CTA local se refirió a las protestas del sábado pasado contra la intervención y expropiación de Vicentin, al cuestionar que “era un cóctel de reclamos que parecían difusos y sectoriales”.

 

“Algunos decían que el virus no existe, el negacionismo es lo que se vio claramente. Pero al mismo tiempo se mezclaban cuestiones político partidarias del macrismo y otras fuerzas de derecha conservadoras”, opinó, y remarcó que la empresa es “el ejemplo de la corrupción macrista”.

 

Sin embargo, valoró la intervención del Estado en esta situación “para preservar los derechos de los trabajadores, pero también para preservar el capital de miles de pequeños y medianos productores que dependían de Vicentin y están sin cobrar las deudas que la empresa tiene con ellos”.

 

Propuestas

 

En otro orden, en el marco de la pelea contra el avance del coronavirus y la necesidad de generar recursos para que el sistema sanitario no colapse, Balmaceda destacó la “fuerte campaña” que realiza su central obrera en apoyo al proyecto para aplicar un gravamen por única vez a las grandes fortunas.

 

“Yo creo que el Estado en algún momento, de extenderse esta situación de pandemia, no va a tener forma de mantener su sistema de salud, no va a haber posibilidades de sostener el Ingreso Familiar de Emergencia o las políticas de inyección de recursos para que la economía no caiga más de lo que está cayendo”, argumentó.

 

Asimismo, apoyó la propuesta de la senadora oficialista María Reigada para la creación de un fondo fiduciario para gravar las grandes propiedades, embarcaciones, autos de alta gama y demás bienes similares con los que cuentan sectores de altos ingresos.

 

“Esos sectores que han concentrado muchísima riqueza, hoy en esta emergencia también tienen que poner lo suyo, como lo estamos haciendo todos”, sostuvo el referente gremial.

 

En igual sintonía, opinó que se debe “pensar en una reforma tributaria integral”. “Nosotros hace muchísimos años que creemos que el IVA, por ejemplo, que lo pagan desde el ciudadano más común de la Argentina hasta el que concentra la mayor riqueza, lo pagan por igual, y no tienen el mismo ingreso. Son debates necesarios”, remarcó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS