sábado 04 de julio de 2020 - Edición Nº3672

Sociedad | 29 may 2020

SEXO EN PANDEMIA

“Cuanto más generemos fantasías vamos a tener mejor sexualidad”

La sexóloga Silvina Lizarraga habló de las fantasías sexuales en su columna semanal, donde además explicó las diferencias de hombres y mujeres respecto de este tema. El principal órgano sexual es el cerebro”, destacó.


El encierro producto del aislamiento social puede traer problemas sexuales, advierten los especialistas en salud pública. Por eso, es importante hablar sobre cuestiones que en otro tiempo eran prohibidas o tabú. Cada semana, Silvina Lizarraga, sexóloga y psicóloga de la UBA, tiene una columna en el programa radial de Política del Sur, donde aborda distintas cuestiones relacionadas con esta temática. En este caso, la especialista se centró en el tema de las fantasías sexuales, y cómo llevarlas adelante en este tiempo de pandemia. “El principal órgano sexual es el cerebro”, enfatiza Lizarraga, que propone “alimentarlo” para mejorar nuestra sexualidad. “Cuánto más generemos fantasías vamos a tener mejor sexualidad, nos mejora el ánimo”, afirmó.

 

Lizarraga remarcó que tener fantasías sexuales “nos ayuda a tener respuestas sexuales más placenteras, y en muchos casos en el intercambio en la pareja mejora la relación”. “Las fantasías no sólo sirven para lo sexual, sino que aumenta nuestra creatividad”, dijo. En cuanto al efecto de la edad en las fantasías, Lizarraga lo vinculó más a la rutina. “Podés tener 20 años y estar aplastado en la rutina, no importan la edad sino la actitud que tenga hacia la sexualidad”, sostuvo.

 

Uno de los temas que aparece cuando se habla de fantasías sexuales es si hay un límite. “Cuando estás compartiendo una fantasía con alguien, lo primordial es el consenso, hablar qué queremos, saber hasta dónde queremos llegar. Porque pudimos pensar algo juntos, y algún detalle que hacemos en el momento descoloca a la otra persona”, explicó la sexóloga. Otra cuestión es si la fantasía puede terminar en una decepción: “Hay personas que acceden a una fantasía, pero no están del todo convencidas, como pasa con el trío, la más común que hay pero que después hace ruido, como si uno ve que nuestra pareja goza más con otra persona”. “A veces concretar la fantasía genera conflicto”, agregó Lizarraga.

 

En cuanto a la diferencias que hay entre hombres y mujeres respecto a las fantasías, Lizarraga sostuvo que “tienen distintos matices”. “El hombre suele tener fantasías más vinculadas a un rol de dominación, fantasías que tiene que ver con observar, con los tríos; en cambio las mujeres somos detallistas, incluimos muchos elementos, somos muy fílmicas, y por lo general utilizamos situaciones cotidianas”.

 

“Dentro de las fantasías entra todo, ahora cuando lo llevar al terreno de lo real entra en juego otras cosas”, remarcó. En este punto, aclaró que el sadomasoquismo, que se piensa en el terreno de las fantasías, es en realidad una “práctica sexual”. “Tiene sus reglas, debe ser consensuadas, con bases que se cumplen; ahora que alguien tenga una fantasía de que lo aten, está bien. Ahora por ahí que me peguen con un látigo no me gusta”, recalcó Lizarraga.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS