lunes 25 de mayo de 2020 - Edición Nº3632

Provincia | 20 may 2020

ACTIVIDAD PARALIZADA POR LA PANDEMIA

Los agentes oficiales contra el juego clandestino

En el medio de la pandemia, sostuvieron que la actividad del juego ilegal se desarrolla en los barrios y que corresponde a 10 millones de pesos. Los ingresos que debieran ser destinados a camas, hospitales, respiradores, y demás beneficios dejan de ingresar a las arcas del estado provincial para pasar a ser parte de la clandestinidad.


Los Agentes Oficiales de Lotería de la Provincia de Buenos Aires denunciaron que la actividad se encuentra actualmente funcionando y en desarrollo ellos mismos. En este sentido, remarcaron que fueron reemplazados en su rol de recaudadores del estado por los agentes del juego clandestino.

Como consecuencia de esta realidad los ingresos que debieran ser destinados a camas, hospitales, respiradores, y demás beneficios dejan de ingresar a las arcas del estado provincial para pasar a ser parte de la clandestinidad. Se habla de 10 millones de pesos por hora.

“Cada hora que las Agencias de Lotería de la Provincia de Buenos Aires están cerradas DIEZ MILLONES DE PESOS son captados por la clandestinidad y NO por el estado provincial con el perjuicio y privación irreparable que significa PARA TODOS LOS CIUDADANOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES”, cuestionaron a través de un comunicado.

Y agregaron: “Queremos manifestar nuestra TOTAL SOLIDARIDAD CON TODOS LOS SECTORES DE LA SOCIEDAD que se encuentran sufriendo las consecuencias de las necesarias medidas implementadas para combatir al virus COVID19. No es nuestra intención denunciar a nadie! Entendemos las necesidades de cada familia. Por el contrario QUEREMOS AYUDAR! AYUDENNOS A AYUDAR!”

Según remarcaron, la actividad representa “la segunda fuente de ingresos del estado provincial”. Dichos ingresos son destinados a sectores como el sanitario, lo cual en la actualidad resultaría de muchísima importancia y nos debiera posicionar como esenciales a efectos de poder superar de la mejor manera los devastadores efectos del COVID19.

Señalaron además que cuentan con el protocolo de prevención (referente a COVID19) impulsado y exigido por el Instituto Provincial de Loterías y Casinos, a efectos de la reapertura, e implementado por todas las Agencias de Lotería de la Provincia de Buenos Aires.

“Nuestros clientes ya se encuentran en las calles. Nuestros clientes son en su enorme mayoría “de paso”. Camino al comercio de cercanía del barrio entran a nuestras agencias y realizan sus apuestas. NOSOTROS NO SUMAMOS GENTE A LA CALLE. Tampoco somos Bingos ni Casinos, somos negocios familiares y de cercanía. Nosotros somos aproximadamente 15.000 (QUINCE MIL) familias a lo largo de la Provincia de Buenos Aires que no contamos con ingresos desde el 20 de marzo pasado”, remarcaron.

Los agentes no solo deben hacer frente a los costos fijos que implica permanecer cerrados, sino que son testigos “privilegiados” de cómo la actividad es desarrollada por el juego clandestino, adueñándose de la misma, reemplazándonos en el rol de recaudadores del estado.

“Necesitamos ser escuchados y vistos porque la vida de miles de ciudadanos de la Provincia de Buenos Aires depende de ello”, enfatizaron.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS