lunes 25 de mayo de 2020 - Edición Nº3632

Opinión | 7 may 2020

CORONAVIRUS

La OIT anuncia una pérdida de 195 millones de puestos de trabajo antes de julio

Según el organismo internacional, para esa fecha en Argentina se habrá perdido el 41,6 por ciento de los puestos laborales. Además, la FAO vaticinó que luego de la pandemia y con motivo de la desocupación, se vivirá una hambruna mundial que afectará a millones de personas. El Covid-19 producirá en el mundo un nuevo orden.


Por:
Jorge Raúl Antúnez

A nivel mundial, el país más habitado de la Tierra y hoy la principal potencia capitalista es China, con 1.384.689.024 habitantes. Seguidos por la India con 1.296.834.048. Luego Estados Unidos, la primera potencia militar, con una población de 329.256.480.

 

El Covid-19 ya produjo en Estados Unidos más muertes que en su última derrota militar en Vietnam, y desde que comenzó la pandemia, tiene 30 millones de desocupados. Y se calcula que en los próximos meses los desocupados superarán el 15% de la población.

 

Aquí es necesario explicar que 70% de la población mundial va de los 15 a los 64 años, el 20% son menores de 15 y casi 10% mayores de 65.

Otro dato ilustrativo es que desde 1975 a 2018 se duplicó la población mundial.

 

El caso de China, donde con Mao sólo se podía tener un hijo por pareja, y con el actual gobierno hasta dos, se calcula que ese país asiático pudo controlar más de 400 millones de nacimientos.

 

La India tiene una población donde 50% es menor a 25 años; en China, menores a 37; y en Japón, el promedio es de 48 años.

 

Los rusos están relegados en la cuestión poblacional con apenas 146 millones de habitantes, a pesar de que Rusia es el país más extenso, seguido de Canadá, Estados Unidos, China, Brasil, Australia, India y Argentina.

 

Desde 1904 y durante 40 años, la Argentina fue el único habitante de la Antártida.

Si a nuestro país le agregamos 965.597 kilómetros cuadrados entre los meridianos 74° y 25° Oeste y el paralelo 60° Sur y el Polo Sur, nos encontraremos con el territorio más grande del planeta.

 

El 20 de octubre de 2010, durante el gobierno de Cristina Fernández, se aprobó la Ley 26.651 de obligatoriedad del uso del mapa bioceánico, que es violado por autoridades nacionales, provinciales y municipales.

 

Nuestra costa marítima abarca 5.087 kilómetros y el Mar Argentino 2.800.000 kilómetros cuadrados.

 

Los tratados internacionales dicen que desde la costa, 12 millas marinas pertenecen al territorio nacional y 188 millas adentro se indica que los recursos no vivos pertenecen al país costero. Entiéndase: minerales, gas, petróleo, etcétera.

 

El Covid-19 producirá en el mundo un nuevo orden. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un informe reciente, termina de anunciar la pérdida de 195 millones de puestos laborales, que se producirá de abril a junio de 2020, destacando que los mayores riesgos están en las actividades hoteleras, gastronómicas, inmobiliarias, artísticas y comerciales, y que se calcula que esas actividades perderán 1.250.000 trabajadores.

 

En nuestro continente, estiman que en Argentina se perderá 41,6% del trabajo, en México 51,5%, en Colombia 46,6%, en Perú 41%, en Chile, Ecuador, Honduras y Nicaragua 40%, en Costa Rica 42% y Bolivia 38%.

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) agregó a esto que, luego de la pandemia y con motivo de la desocupación, se producirá una hambruna mundial que afectará a millones de personas.

 

Es el momento para que el gobierno nacional arme con urgencia el Consejo Post Pandemia, que cambiará la economía y las relaciones laborales. Y así como Farrell y Perón construyeron el Consejo de Post Guerra y apareció el IAPI, Argentina debe entender que debe cambiar su matriz urgentemente, poniendo su esfuerzo en el valor agregado de la alimentación y el desarrollo de nuestras riquezas mineras, como por ejemplo, el litio, del que tenemos la segunda reserva del mundo.

 

Pero además, con urgencia se debe redistribuir la población. Es imposible aceptar que en las dimensiones y riquezas de nuestro territorio haya 4.000 villas donde la gente vive hacinada. Hay que estudiar con urgencia un plan geopolítico habitacional, llevando construcciones integrales de barrios y de empresas pymes a los lugares de producción.

 

Los datos anteriormente brindados sobre el país y el mundo tienen un solo objetivo: que cada uno de los lectores se interiorice en conocer en serio el país que tenemos. No se puede querer lo que no se conoce y no se puede defender lo que no se quiere.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS