viernes 24 de septiembre de 2021 - Edición Nº4119

Nación | 27 ene 2020

DEUDA

¿Por qué el acuerdo por el BP21 es crucial para la renegociación de la deuda con el FMI?

El ministro de Economía, Martín Guzmán, viaja hoy a Estados Unidos para reunirse con los acreedores del bono 2021 de la provincia de Buenos Aires. Los tenedores esperan ansiosos saber cuál será la nueva propuesta de la reestructuración de la deuda pública. La búsqueda de adhesiones a nivel provincial se enlaza con la renegociación de la deuda a nivel nacional con el FMI. De esta manera, el acuerdo por los bonos bonaerenses termina siendo la primera de las postas de un desafío que no es sólo del gobernador Axel Kicillof, sino también del presidente Alberto Fernández y de todos los argentinos. 


Por:
Walter Sosa

Martín Guzmán vuelve a Nueva York. En la ciudad donde vivió varios años de su vida académica junto a -nada más y nada menos que- el Premio Nóbel Joseph Stiglitz, el ministro de Economía de la Nación participará del foro organizado por el Council of Americas. Se reunirá con inversores y empresarios con el objetivo de persuadir a los acreedores del Bono 2021 de la provincia de Buenos Aires y llegar a buen puerto. 

Las aguas en torno al BP21 lejos están de quedarse quietas. El bono emitido en 2011 a diez años durante el gobierno de Daniel Scioli por un total de 750 millones de dólares venció en enero. Los plazos de pago de su segunda cuota (unos 225 millones de dólares más intereses) estaban fijados para el domingo 26 de enero. Las gestiones del gobernador Axel Kicillof pudieron extender el plazo hasta el 31.

La prórroga

El miércoles último, el Ministerio de Hacienda de la provincia de Buenos Aires informó: "En el marco de la estrategia comunicada por el Gobierno Nacional que procura recuperar la sostenibilidad de la deuda pública argentina, la provincia de Buenos Aires anuncia a los tenedores de sus bonos USD 750 M 10.875% con vencimiento en 2021 que ha extendido hasta las 17 horas (horario de Bruselas/Luxemburgo) del 31 de enero de 2020 el plazo para otorgar su consentimiento a diferir el vencimiento del pago de capital previsto para el 26 de enero de 2020 hasta el 1 de mayo de 2020."

"La prórroga se otorga -según el comunicado de la cartera dirigida por el ministro provincial Pablo López- teniendo presente el diálogo constructivo que la Provincia viene manteniendo con sus acreedores, para que la comprensión más acabada de las circunstancias de emergencia social, económica, productiva y energética existentes, y la voluntad de dar tratamiento equitativo a los acreedores en su conjunto, permitan a los bonistas oportunamente aceptar la propuesta realizada el 14 de enero último", continuó.

Las complicaciones 

Las complicaciones por el pago del bono soberano 2021 van más allá de la crítica situación financiera que María Eugenia Vidal le dejó a Kicillof. En sus cuatro años de gestión, la exmandataria de Cambiemos quintuplicó la deuda bonaerense e hizo que su relevancia en dólares sea un elemento altamente vulnerable para las finanzas bonaerenses. Sólo durante el primer mes del año la gestión Kicillof tuvo que hacer frente a una deuda de 750 millones en divisa norteamericana. Y el número representa apenas casi una tercera parte del vencimiento en verde que tiene que pagar este año.

Aunque lo delicado de la cuestión también guarda relación por el hecho de que el bono se rige por la Ley de Nueva York y los acreedores son inversores del exterior. Si Kicillof no logra reunir al número mínimo de acreedores (75 por ciento), deberá hacer frente al pago el día 26. De no lograrlo, la Provincia de Buenos Aires será provincia declarada en default.

El desafío

Gambetear el default bonaerense es el primero de los desafíos financieros de la gestión Frente de Todos. No fue casual que la semana pasada el presidente Alberto Fernández participara junto a Kicillof del Foro de Israel en conmemoración del Día Internacional de Recordatorio del Holocausto. El evento fue vidriera para dar señales de confiabilidad al mundo.

Sucede que el impacto de un veraz en Provincia arrastraría a los títulos nacionales, motivo por el cual haría que algunos índices como el Riesgo País se eleven.

La crisis financiera bonaerense generará destellos en medio de las conversaciones con los bonistas nacionales. Por ello, la negociación por el BP21 terminará siendo un caso testigo para la administración Fernández.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS