lunes 21 de septiembre de 2020 - Edición Nº3751

Avellaneda | 6 ene 2020

SE LARGÓ LA CARRERA POR LA SUCESIÓN

Comienza a cocinarse la oposición interna a Ferraresi

Sectores peronistas buscarán enfrentar al intendente avellanedense dentro del Frente de Todos. Al Jefe Comunal le achacan prácticas arbitrarias con los trabajadores y formas de conducción que consideran agotadas.


La jugada clave de la elección ejecutiva de 2019 la realizó la vicepresidenta Cristina Fernández, al correrse del rol de presidencial, poner a la cabeza a Alberto Fernández, su ex jefe de gabinete, de perfil más dialoguista pero también crítico, y lograr la llegada de sectores  peronistas que se alejaron del viejo Frente para la Victoria por no considerar indiscutible su conducción.

Con la campaña y la elección transformadas en triunfo en la Nación, provincia de Buenos Aires y en muchos municipios del conurbano, sectores del peronismo de Avellaneda comienzan a buscar la construcción de una alternativa electoral para enfrentar al intendente Jorge Ferraresi, en el marco del Frente de Todos.

Política del Sur dialogó en estricto off the record con algunas voces enfrentadas al Intendentes. Según manifestaron, la expectativa de la llegada al gobierno nacional y bonaerense de Alberto Fernández y Axel Kicillof, trae consigo una nueva forma de ejercer la política, más amplia y plural.

Los disidentes consideran que las formas de construcción política del Intendente no se corresponden con lo que se viene. A Ferraresi le achacan la aplicación de prácticas arbitrarias para con los trabajadores municipales: así como castiga a los díscolos o no alineados, premia a los leales y, a su vez, ese beneficio puede cortarse de un momento a otro por decisión de las autoridades de la comuna.

La misma lógica, señalan, se trasladó a las instituciones de la comunidad, como escuelas o clubes de barrio, que buscan tener el respaldo económico de la Municipalidad. También recordaron episodios en los que la gestión local presentó planes cuyo fin específico no era plasmar una política pública, sino mostrar a la Intendencia cubriendo tareas que le correspondían a la gobernación bonaerense, en ese entonces, a cargo de María Eugenia Vidal.

La lista de críticas continúa con la relación entre el Departamento Ejecutivo con los Concejo Deliberante, el Consejo Escolar y la Defensoría del Pueblo. Este último caso, siempre una moneda de cambio con la oposición,  de estar en manos de María Laura Garibaldi pasó, al ser electa concejal por la lista de Ferraresi, a las de su esposo, el ex edil Daniel García.

Las voces consultadas esperan que desde niveles superiores avalen una apertura hacia la discusión de las conducciones locales, sobre todo teniendo en cuenta el peso que logró Ferraresi en el cristinismo de paladar negro, al punto de ser el vicepresidente del Instituto Patria.  En ese sentido, el plan tiene como primera instancia competir en 2021 y como objetivo principal un enfrentamiento con el Jefe Comunal en 2023.

Hay una estación intermedia, señalaron, que es una reactivación del Partido Justicialista local, cuya inacción tendría como responsable al Intendente

Ferraresi venció de manera contundente en los últimos comicios ejecutivos, pero este será su último mandato al frente de la comuna que lidera hace más de diez años. Proveniente del riñón de su antecesor, Baldomero “Cacho” Álvarez, el Intendente logró su emancipación de su ex jefe político abrazándose a Cristina Fernández, tanto en cuando en la presidencia como cuando estuvo en el llano.

La construcción política del Intendente tiene como eje a su agrupación Eva Perón y como socia a La Cámpora, corriente eje del kirchnerismo.

Siendo Ferraresi conductor absoluto de su grupo político, la decisión definitiva de la sucesión podría culminar con lo que es un comentario por lo bajo: que en 2023 esté en manos de Magdalena Sierra, diputada nacional y esposa del Jefe Comunal.

La legisladora nacional creció al compás del ascenso de Ferraresi en el armado kirchnerista nacional. Quienes critican los modos del Intendente, recordaron que recientemente Sierra tuvo una denuncia por maltrato laboral contra trabajadoras municipales.

Respecto a los nombres,  hubo reservas aunque a lo largo de los años de Ferraresi en la comuna, existieron grupos de dirigentes que quisieron enfrentarlo. El caso más notorio e histórico es el Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda, que hoy tiene como secretario General a Hernán Doval, y el respaldo de Rubén “Cholo” García, titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO).

En el tiempo más reciente, trascendió que Ferraresi rompió relaciones con el rector de la Universidad Nacional de Avellaneda, Jorge Calzoni y que este ya comenzó a hacer recorridas por el distrito.

También, señalaron a este medio, la apertura de listas locales fue escasa: si bien ingresaron algunos sectores del Frente Renovador, quedaron afuera espacios como el Movimiento Evita o el partido del Presidente de la Nación, PARTE.

Los encuentros de fin de años suelen se proclive a que afloren sentimientos. Según los consultados, en muchos ágapes de diciembre del año pasado tuvieron en común la disconformidad de muchos actores y militantes con una conducción, y formas de llevarla a adelante, que consideran agotadas. Los próximos años definirán si surgirá, desde el mismo peronismo, el sector rival que le haga frente a Ferraresi.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS