sábado 28 de noviembre de 2020 - Edición Nº3819

Arsenal | 13 dic 2019

SUPERLIGA

Arsenal: Un cierre que invita a la ilusión

Arsenal finalizó el 2019 con una victoria sobre Colón por 2 a 1 en Sarandí que lo ubica a tres puntos de la cima de la Superliga. El conjunto dirigido por Sergio Rondina cerró el año con dos victorias consecutivas y en una posición inmejorable de cara al 2020.


Fue un año de ensueño para el hincha de Arsenal de Sarandí. Luego del retorno a Primera División, el equipo del “Huevo” Rondina comenzó el duro camino de mantenerse en la elite del futbol argentino y finalizada la primera parte del campeonato lo llegó a cumplir con creces.

Es que luego de los triunfos ante Huracán en Parque Patricios y en el pendiente sobre Colon en el Julio Humberto Grondona, el conjunto del Viaducto se posicionó en la pelea por el título de la Superliga, ya que se encuentra con 27 unidades, a solo tres del líder, Argentinos Juniors. De esta manera, superó las expectativas propuestas en relación a mantener la categoría.

Arsenal terminó el año como arrancó el campeonato. Las tres victorias consecutivas en el inicio ante Banfield, Godoy Cruz y Defensa y Justicia habían ubicado al equipo de Rondina como el sorprendente líder de la Superliga. Luego entró en un bajón con derrotas dolorosas ante San Lorenzo y Atlético Tucumán. También pegaron duro en el seno del plantel las caídas ante Argentinos Juniors en La Paternal y la goleada en contra ante Boca en la Bombonera.

De todos modos, el equipo resurgió con un triunfo clave en La Plata sobre Gimnasia y una buena producción en el empate ante Lanús en Sarandí. Los triunfos mencionados ante Huracán y Colon dieron muestra de la madurez del equipo.

Además, se hizo fuerte en su estadio, ya que solo perdió un solo encuentro: ante San Lorenzo. Registra seis encuentros sin perder en el Viaducto con tres victorias y tres empates.

Los puntos altos del equipo fueron Gastón Álvarez Suarez y Juan Kaprof, quienes aportaron cinco goles cada uno para una campaña más que aceptable. Además, Nicolás Giménez y “Juanchon” García fueron piezas fundamentales en la estructura del conjunto de Sarandi.

Así Arsenal cerró un año que, pese a estar todavía lejos de la época dorada de Gustavo Alfaro y la camada ilustre de chicos del club, fue sin dudas uno de los más importantes de la historia del Viaducto. Un camino que implicó mucho esfuerzo, tanto desde la planificación para reestructurarse con un bajo presupuesto hasta el compromiso del cuerpo técnico para convencer a un grupo de jugadores con hambre de una manera de jugar. Adentro del campo, se necesitó fortaleza mental e inteligencia para, desde una idea futbolística visible, aprovechar las oportunidades puntuales que aparecieron para consagrarse en la B Nacional y dar el batacazo del retorno rápido a Superliga.

 

Hoy, seis meses después, los jugadores que se mantuvieron, otros que se sumaron de gran forma, el cuerpo técnico comandado por Rondina y la gente del barrio celebra un momento de prosperidad futbolística -tanto desde los puntos como desde el juego, lo más importante- que será parte del brindis cuando llegue la hora de las fiestas. Arsenal festeja y espera con ansias el 2020, en busca de igualar un muy feliz año. 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS