sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº1998

Policiales | 19 nov 2019

MAÑANA SE SABRÁ EL VEREDICTO

Pidieron perpetua para el acusado por el crimen de un vecino de Mármol en una entradera

La víctima, Mariano Sartorato, trató de defender a su esposa de un robo en frente de su casa, pero recibió un tiro en la cabeza que le provocó la muerte después de dos días de agonía. El único detenido había salido de prisión tres meses antes del hecho, ocurrido en septiembre de 2017.


Mariano Sartorato fue asesinado de un disparo en la cabeza cuando salió en defensa de su mujer, que estaba siendo asaltada durante una entradera ocurrida en septiembre de 2017 en José Marmol. Ese día, la familia iba festejar el quinto cumpleaños de uno de los dos hijos del matrimonio.

El único detenido es un hombre de 68 años de nacionalidad uruguaya identificado como Osvaldo Pinto, que está siendo juzgado desde principios de mes en los Tribunales de Lomas de Zamora.

La semana pasada, la parte acusatoria pidió la pena de prisión perpetua por "homicidio agravado por criminis causa y robo agravado por su comisión en poblado y en banda", La sentencia se conocerá mañana.

La defensa del acusado, por su parte, pidió una sentencia menor. Ahora los jueces deberán determinar cuál será el resultado del proceso judicial.

Antes de comenzar los alegatos, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 le concedió la palabra a Pinto, que sostuvo su inocencia a modo de descargo al concluir la etapa probatoria. Es el único imputado que tiene la causa, pero no habría actuado solo: dos cómplices que participaron del intento de robo permanecen prófugos.

El hecho de inseguridad ocurrió el 19 de septiembre de 2017. Una familia de la localidad de José Mármol, partido de Almirante Brown, se disponía a celebrar el cumpleaños de su hijo de 5 años, pero lo que debió ser una noche de festejo, se convirtió en una pesadilla.

Sartorato, junto a familiares y amigos, esperaba la llegada de su mujer y sus dos hijos, cuando escucharon gritos en la puerta de la vivienda ubicada en la calle Frías al 1600. En el momento en que ella arribó con su vehículo e iba a ingresar, fue abordada por un grupo de delincuentes y pidió ayuda a los gritos.

Su pareja salió a socorrerla junto a su cuñado y su suegro, pero recibió un disparo en la cabeza que terminó con su vida cuando trataba de reducir al delincuente.

Los agresores eran tres. Mientras dos permanecían en el auto, el tercero bajó con un arma de fuego a amenazar a la víctima. Después del disparo, los cómplices huyeron, mientras que Pinto fue detenido por los vecinos que acudieron al lugar al escuchar los gritos de auxilio de la viuda y la detonación del arma.

La víctima, de 36 años, era padre de dos nenes y falleció después de tres días de agonía en la clínica Juncal de Temperley, mientras que el imputado había salido de prisión tres meses antes después de cumplir una pena por "robo agravado".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias