sábado 04 de febrero de 2023 - Edición Nº1522

Policiales | 13 jun 2019

AYER POR LA TARDE

Uno de los detenidos por el crimen del diácono confesó en indagatoria

Tras reconocer en un video la autoría del asesinato del religioso, uno de los jóvenes que se entregaron a la Policía sostuvo la autoría del hecho en una extensa declaración que duró varias horas en los Tribunales de Lomas de Zamora.


La causa que investiga el crimen del diácono Guillermo Luquín tuvo ayer la declaración indagatoria de uno de los jóvenes que se entregaron a la Policía. Frente a la Fiscalía, uno de ellos ratificó la confesión del asesinato, mientras que el otro se negó a declarar.

 

Roberto Javier Céspedes (18) y Leonel Martínez (20) son los primeros detenidos por el hecho ocurrido entre la noche del sábado y la madrugada del domingo. El ADN de ambos había sido hallado en la vivienda de la víctima y eran buscados, aunque se entregaron el martes a las cuatro de la mañana en la Comisaría de Villa Galicia antes de ser capturados.

 

En un video grabado con la cámara de un celular minutos antes de entrar a la seccional, Céspedes reconoció que apuñaló a la víctima en el cuello cuando se resistió a un intento de violación de parte de este. Según su versión de lo ocurrido, fue a la casa de Luquín junto a Martínez “a comer y tomar algo”.

 

En una larga declaración que se extendió durante varias horas y terminó alrededor de las siete de la tarde de ayer en los Tribunales de Lomas de Zamora, uno de los imputados ratificó “a grandes rasgos” los dichos registrados en la filmación y volvió a reconocer la autoría del homicidio. Para los investigadores, pese a ser reciente la investigación, no hay dudas de que ambos son los homicidas y descartan la participación de otra persona. Sin embargo, no están convencidos de que el móvil del crimen haya sido un intento de abuso sexual del religioso. 

 

El domingo al mediodía, un sobrino del hombre de 52 años asesinado llamó a la Policía tras el macabro hallazgo en su vivienda de Bombero Ariño 829, en Villa Galicia. Luquín estaba envuelto en sábanas, desnudo, con un fuerte golpe en la cabeza y un corte profundo en el cuello. Según lo determinado por los peritos, la data de muerte era de alrededor de doce horas.

 

Desde un principio se puso en duda la posibilidad de un ataque en el marco de un intento de robo debido a que el panorama encontrado dentro de la casa por los efectivos policiales sólo demostraban signos de violencia en el cuarto de la víctima, pero no había indicios de que la puerta haya sido violentada ni objetos faltantes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias