domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Avellaneda | 16 abr 2019

AMENAZAS

Luis Carzoglio: “Me preguntaron qué quería para la detención de Moyano”

El suspendido juez de Garantías lomense ratificó sus denuncias contra los agentes de la AFI. Apuntó contra el Gobierno y parte de la prensa nacional.


El juez de Garantías de Lomas de Zamora con sede en Avellaneda, Luis Carzoglio, que se encuentra apartado de su cargo por 90 días, enfrenta un jury de enjuiciamiento por “mal desempeño en sus funciones”. Hasta el 4 de junio seguirá en esa situación. Ese día se reunirá el jury para resolver si se reincorpora al cargo o continúa apartado.

Durante una entrevista exclusiva con el programa radial Política del Sur, el magistrado se refirió a esa situación, ratificó su denuncia contra los agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y apuntó contra el gobierno nacional. Carzoglio se había negado oportunamente a dictar la prisión preventiva de Pablo Moyano, involucrado en una causa por asociación ilícita en el club independiente. Desde el  oficialismo niegan que ese haya sido el disparador para el inicio de su jury de enjuiciamiento y aducen que el juez ya contaba con causas anteriores.

 "En este momento estoy apartado, estoy a la espera de novedades con respecto a eso", expresó Carzoglio, y luego ratificó sus declaraciones públicas sobre la visita de dos funcionarios de la AFI a su juzgado.

"Mandaron dos emisarios: el doctor (Juan Sebastián) Destéfano y el contador (Fernando) Di Pascuale, pero no con la  intención de lo que ellos declararon en la bicameral. En realidad, todo esto forma parte de una maniobra tendiente a obtener una determinada resolución de un juez. Primero lo tentaron al juez, como lo hicieron los dos integrantes de la AFI a mi juzgado. Me preguntaron qué quería yo a cambio de la detención de Moyano", detalló.

Y añadió: "Hubo una maniobra que consistió en tentar al juez. Me preguntaron qué quería para la detención de Moyano. Me presionaron a través de los medios, especialmente a través de Clarín, La Nación, Luis Majul, (Eduardo) Feinmann y (Jorge) Lanata. Por último, presionaron a través de las amenazas de muerte."

Además, advirtió que le "enviaron un borrador de una probable detención de Moyano mediante un sobre", y remarcó: "Un fiscal de Lanús me transmitió que Mauricio Macri quería hablar conmigo para conseguir la detención de Moyano."

El letrado precisó: "De las actuaciones que me enviaron, no había argumentos para detener a Moyano". Al mismo tiempo, denunció que mientras ocurría ese contacto con los agentes federales, la información ya estaba circulando  por las redes sociales y varios medios de comunicación.

De todas formas, y ante la consulta de este medio, Carzoglio expresó: "No me siento perseguido políticamente, me siento un juez desempeñando mi función en un país como Argentina."

Amenazas

En otro tramo de la entrevista, el magistrado denunció haber recibido amenazas, tanto él como su esposa. "Recibí amenazas de muerte. El primer llamado fue hacia mi señora y luego a mis hijos. Todavía estoy custodiado, tengo un móvil de la Policía Bonaerense en la esquina de mi casa. Agradezco a Cristian Ritondo que se portó muy bien conmigo", relató.

En ese sentido, indicó: "En este país donde la República corre peligro todo vale, estamos tocado fondo. Se ha subestimado al Poder Judicial, con responsabilidad del Poder Judicial, pero no resulta extraño todo esto en la Argentina de hoy. El Poder Judicial no funciona como debe funcionar, salvo excepciones como el doctor Ramos Padilla, el Doctor Arias y mi reacción."

"En el anterior gobierno también tuve presiones”, reconoció Garzoglio, al recordar que tuvo que fallar en contra del intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, cuando desde el Municipio quisieron “arrasar” con una plaza levantada por los vecinos en un predio en el barrio 7 de Enero. En el lugar se quería instalar un complejo habitacional.

Durante su relato recordó que fue recibido oportunamente por el entonces Cardenal Jorge Bergoglio y que el actual Sumo Pontífice le dijo que era un hombre "muy decente, pero va a tener muchos enemigos, siga el camino. Yo voy a rezar por usted, usted rece por mí".  

Finalmente, consideró: "No todo está perdido, pero creo que cuando uno asume un cargo como el que ejerzo, tiene que asumir la responsabilidad y jugarse por la Justicia. Queremos que la gente vea que es escuchada y que los jueces actuemos con convicción", concluyó.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias