martes 07 de abril de 2020 - Edición Nº3584

Pirincho | 25 feb 2020

SEGURIDAD

La murga de Pirincho

El Maestro del Chisme no afloja y nos brinda otra porción de las mejores andanzas de la fauna política de la región. Una edición "bombucha".


ANGULO: ¿Cómo anda, maestro de maestros?
PIRINCHO: Acá andamos, querido, a full con los festejos de Carnaval.
ANGULO: ¡Cierto que usted estaba en una comparsa!
PIRINCHO: Exacto, en “los Mimosos de la Marucha”.
ANGULO: ¿Y cómo anduvo eso?
PIRINCHO: ¡Bárbaro! La estamos rompiendo. La gente está muy contenta.
ANGULO: Me imagino que a pesar de tantas carnestolendas, habrá tenido un tiempito para nosotros, sus fieles seguidores del chusmerío vernáculo. Supongo que se vino con una buena porción de chismes...
PIRINCHO: ¡Olvídese! ¡Tengo para todos los gustos! Siempre me hago un tiempito para eso.
ANGULO: ¡Bueno, entonces cuente, cuente que el pueblo quiere saber de qué se trata!
PIRINCHO: Empiezo por Avellaneda. ¿Se acuerda  que los otros días hablábamos de la cumbre entre el gran “Cacho” de Avellaneda y el “Bicho”.
ANGULO: Recuerdo.
PIRINCHO: Se filtraron algunos pormenores de la rosca previa a ese día.
ANGULO: ¡Cuente, cuente!
PIRINCHO: Me dicen que el tema no fue sencillo. Que había mucha bronca personal entre ambos, que hubo que zanjar muchas “cuestiones”.
ANGULO: ¡Mire usted!
PIRINCHO: Mire cómo habrá sido el tema que, me dicen, Cacho tiene una hija laburando en la Muni. Cuando esa info llegó al actual mandamás de Avellaneda, ¡no se imagina la andanada de operaciones contra la piba que se dispararon! El hincha número uno de Argentinos Juniors dio expresas órdenes de hacerle la vida imposible a la hija del “Gran Cacho”.
ANGULO: ¡Con los hijos no!
PIRINCHO: Acá vale todo, querido.
ANGULO: ¡Qué falta de códigos!
PIRINCHO: Póngale. Lo paradójico del asunto fue que a la piba la terminó bancando el sindicato del querido “Cholo”. De lo contrario, hubiera sido boleta.
ANGULO: Espere un momento. Pero entre el “Cholo” y el “Cacho”, hasta donde yo tenía entendido, estaba todo más que mal.
PIRINCHO: Es verdad lo que usted dice. Ocurre que el siempre alegre “Cholo” sí tiene códigos y no tuvo empacho en poner el pecho y algo más para bancar la situación.
ANGULO: ¡Un grande!
PIRINCHO: Saldadas esas cosas, sí pudieron avanzar en los otros “menesteres”.
ANGULO: ¡No tienen paz!
PIRINCHO: El que decidió tener paz es elegante excandidato a intendente de Juntos por el Cambio de la región.
ANGULO: No entiendo.
PIRINCHO: El hombre ya tenía fama de medio vago, pero a pesar de todo, había asumido la banca de concejal y a la vez fue funcionario provincial. Se pidió licencia porque con el tema de la candidatura decía que no daba abasto con tanto laburo…
ANGULO: ¿Podría ser más específico? ¿De quién estaríamos hablando?
PIRINCHO: Usted sabe que yo nunca doy nombres. El tema es que el hombre, luego de que le llenaran de dedos en la última elección, resolvió dar un paso al costado en la actividad política y volver al ámbito de lo privado.
ANGULO: ¡Ups!
PIRINCHO: El susodicho volvió a los negocios de la familia y resolvió tomarse un descanso perentorio de la vida política.
ANGULO: ¿Pero ni siquiera vuelve a la banca?
PIRINCHO: ¡Nop!
ANGULO: ¿Quién será?
PIRINCHO: Para más datos, al “muñeco” le gustaba jugar al golf. Las malas lenguas cuentan que llegó tarde a varios encuentros importantes por quedarse dándole golpes a la pelotita en algún recoleto campito de golf.
ANGULO: ¡No podés!
PIRINCHO: Otro que viene con las acciones en baja es el siempre temible “Oso” de Lomas de Zamora.
ANGULO: ¿El “margarito”?
PIRINCHO: El mismo. ¡Me dicen que está hecho un “Margarito Tereré”!
ANGULO: Medio antiguo eso...
PIRINCHO: No importa. Los veteranos que leen esta columna saben de qué estoy hablando. El punto es que al “osesno” no le viene saliendo una. 
ANGULO: ¡No diga!
PIRINCHO: El corpulento exdirigente radical aspiraba a meter un par de legisladores. Con el corrimiento que hubo en las listas porque muchos diputados terminaron asumiendo cargos en la función pública, el “Oso” pensaba que se venía un festín.
ANGULO: ¿Para tanto?
PIRINCHO: Sí. No se olvide que dos años atrás compartió lista con la gente del Frente Renovador.
ANGULO: ¡Cierto!
PIRINCHO: Bien, muchos de los aspirantes del GEN quedaron colgados de la ganchera. ¡A “esto” de poder asumir cargos!
ANGULO: ¡Mire usted!
PIRINCHO: El punto es que con el nuevo acuerdo de Massa con el PJ, muchos diputados que sí pudieron ocupar bancas están comenzando a asumir cargos en la función pública. El “margarito” aspiraba a que esos huecos sean ocupados por su gente.
ANGULO: ¿Y?
PIRINCHO: Desde el Frente de Todos ya le dijeron que no. ¡Que ni locos le dejaban esos lugares al GEN!
ANGULO: ¡Ups!
PIRINCHO: El “Oso” aspiraba a ubicar a una diputada provincial, para más datos, de Lanús, e inclusive él mismo tenía expectativas de ocupar un escaño como diputado nacional.
ANGULO: ¡Mamadera!
PIRINCHO: Los que están en la pomada me contaron que hasta hace no pocos días el “plantígrado”, ante la posibilidad de ocupar bancas, estaba recontra agrandado. ¡Pasaba al lado tuyo y no te daba bola!
ANGULO: ¡Que no se diga!
PIRINCHO: Como la cosa se dio vuelta, no le quedó otra que bajar los humos y volver a saludar. Dicen que por estos días, más que un oso parece un pollito mojado.
ANGULO: ¡Un baño de humildad!
PIRINCHO: Donde la cosa está confusa es en el hospital Alende.
ANGULO: ¿Qué pasó?
PIRINCHO: Con esto de los cambios en el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora, parece que tuvieron que dar de baja a algunos empleados en el hospital.
ANGULO: No entiendo. ¿Qué tiene que ver el Concejo Deliberante con lo que ocurre en un hospital que depende del Ejecutivo municipal?
PIRINCHO: Al parecer, hay unos cuantos que laburan en el hospital pero cobran en en Concejo. Y vio cómo son estas cosas. Se va un concejal y se caen todos los contratos.
ANGULO: ¡Apa!
PIRINCHO: El problema es que, me dicen, la que se fue es una concejal que hace varios años estuvo en el cargo. Con lo cual hay una bocha de contratos que se están cayendo.
ANGULO: ¡Ah, bué!
PIRINCHO: Uno de ellos sería el de cierta empleada del hospital que desde hacía doce años laburaba allí. La semana pasada hubo un balurdo de aquellos por el “temita”.
ANGULO: ¡Increíble!
PIRINCHO: Los que todo lo saben me aseguran que la situación en el HCD de Lomas de Zamora es bastante compleja.
ANGULO: ¿Qué pasó?
PIRINCHO: Me datearon de muy buena fuente que el “Capitán Beto” no estará para la reapertura de sesiones ordinarias. Los más arriesgados aseguran que estaría evaluando colgar los guantes, al menos hasta que logre recuperarse definitivamente de los problemas de salud que lo aquejan.
ANGULO: ¡Fuerza, “Beto”!
PIRINCHO: El punto es que muchos miran con temor lo que pueda ocurrir con el Concejo durante todo el lapso de tiempo que Beto esté “fuera de juego”. Dicen que si se empieza a husmear en serio lo que ocurre ahí, puede ser peor que abrir la caja de Pandora.
ANGULO: ¡Mamadera!
PIRINCHO: Le tiro la última. El que no afloja con la idea de participar en el gobierno nacional es el “Casca”.
ANGULO: ¿El “mandamás” de Brown?
PIRINCHO: Al parecer, el “uno” de Brown se quedó con la sangre en el ojo, después de la baja de pulgar ocurrida en diciembre. ¿Se acuerda que era un hecho que iba al Ministerio de Infraestructura?
ANGULO: Recuerdo. Se decía que iba como “dos” de Katopodis, y que los K le dijeron que NO. Inclusive, tenía todo listo el “recambio”.
PIRINCHO: Veo que está en tema. 
ANGULO: ¡Obvio!
PIRINCHO: El tema es que, parece, se abrió una nueva posibilidad de participar del área, pero en esta oportunidad no estaría obligado a renunciar o pedir licencia en la Muni.
ANGULO: ¡Alalá!
PIRINCHO: ¡Afirman que pronto habrá novedades! Bueno, ahora lo tengo que dejar porque me voy para el corso. Les mando un abrazo y nos leemos la semana próxima.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS