domingo 23 de febrero de 2020 - Edición Nº3540

Policiales | 14 feb 2020

LA PALABRA DEL ABOGADO

A días del juicio, la querella del caso Anahí Benítez sostiene la hipótesis de más implicados en el crimen

“Una de las teorías que manejamos es que Villalba y Bazán no hablaron para tapar a alguien importante”, reconoció el abogado Guillermo Bernard. El martes será la primera audiencia por el homicidio de la joven estudiante del ENAM.


Pasaron más de dos años del crimen de Anahí Benítez, la joven estudiante del ENAM de 16 años cuyo cuerpo fue encontrado el 4 de agosto de 2017 en la Reserva Santa Catalina después de una semana de intensa búsqueda. Hasta ahora, son dos los acusados por el crimen, que comenzarán a ser juzgados a partir del martes 18 de febrero en los Tribunales de Lomas de Zamora. 

A días de que comience el proceso judicial de uno de los femicidios más emblemáticos de la región, el abogado querellante del caso, Guillermo Bernard Krizan, dio una entrevista exclusiva al programa radial Política del Sur, en la que sostuvo la culpabilidad de los imputados y reafirmó la teoría de que habría más cómplices involucrados. 

“Una de las teorías que manejamos es que los dos no hablaron para tapar a alguien importante”, señaló el letrado de Silvia Pérez Vilor, madre de la víctima, en referencia a Marcelo Villalba y Marcos Bazán, únicos detenidos que tiene la causa.

“Estamos más que convencidos de que hubo otros participantes, manifestó Bernard. 

En esa línea, planteó que “quizás quieran hacer zafar a Bazán porque al día de la fecha tiene información que no quiso dar”, en alusión a las campañas a favor de su liberación, y no descartó que el asesinato de Anahí haya sido perpetrado por una red de trata de personas y que incluso haya policías involucrados.  

“Por sus características, de ser muy buena con la gente, Anahí pudo haber sido un blanco perfecto para ser trasladada a otro lugar para ser sometida. Tampoco descarto que haya policías involucrados”, manifestó. 

Sobre las expectativas previas al comienzo de las jornadas de declaraciones, expresó que la idea es que ambos detenidos sean condenados con la pena de prisión perpetua y que “a partir de los nuevos testimonios y todo lo que surja del juicio, se va a establecer la participación de más cómplices”

“Seguramente que gente que ocultó cosas durante la instrucción cuenten lo que pasó en frente del juez. Esos testimonios van a ser fundamentales para saber lo que pasó”, estimó. 

Al ser consultado sobre el móvil del homicidio, Bernard consideró que “la mataron cuando se dieron cuenta que estaban rodeados por la Policía”. “Cuando la quisieron sacar de la reserva y se dieron cuenta de que estaban rodeados, le dieron fin a su vida”, opinó. 

Por otra parte, reconoció que la joven “pasaba el día con amigos en la reserva”. “En algún momento, alguien estudió sus movimientos hasta que fue entregada para ser abusada sexualmente”, lamentó. 

Por último, vinculó “los robos y amenazas” que habría sufrido la familia de Anahí en los últimos años con la investigación de la muerte en curso. “No tengo ninguna duda de que tienen vinculación. Silvia sigue recibiendo amenazas todo el tiempo”, contó. 

Anahí Benítez salió el 29 de julio de 2017 por la tarde de su casa en dirección al parque Eva Perón de Lomas de Zamora, pero las imágenes captadas por las cámaras de seguridad municipales y privadas determinaron que nunca llegó a destino. La señal de su teléfono celular se perdió en el Cruce de Lomas, motivo por el que la lupa se puso sobre este espacio verde. 

Su búsqueda con perros y georradares duró hasta el 4 de agosto, cuando encontraron su cuerpo semienterrado, y según estableció más tarde la autopsia, con signos de haber sido abusada sexualmente. Los peritos determinaron también que había fallecido entre 24 y 48 horas antes de su hallazgo. 

El primer detenido fue un profesor del ENAM que fue liberado horas más tarde por falta de pruebas. Las sospechas habían apuntado hacía él debido a un cuaderno de la víctima.

La investigación siguió sin detenidos algunos días más hasta que un perro rastreador marcó el galpón de una casa ubicada a 200 metros del lugar, donde encontraron a la adolescente y donde habría rastros de ella. Era donde vivía Bazán, preso desde entonces. 

La segunda detención se concretó a partir de un giro en la investigación, por la reactivación del celular. El aparato estaba en manos de un joven de 17 años, quien advirtió que fue su padre quien se lo había obsequiado. 

Villalba está acusado de “robo, abuso sexual agravado por acceso carnal, privación ilegal de la libertad agravado y homicidio agravado por alevosía criminis causa por mediar violencia de género”, mientras que Bazán será juzgado por los delitos de “privación ilegal de la libertad agravado y homicidio agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género”. 

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, integrado por los jueces Elisa Beatriz López Moyano, Roberto Adolfo Lugones y Roberto Alfredo Conti, será el encargado de juzgar a los presuntos autores del hecho. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS