martes 25 de febrero de 2020 - Edición Nº3542

Gremiales | 6 ene 2020

DESPEDIDOS EN QUILMES

Con una marcha, trabajadores de Kimberly-Clark reanudan su plan de lucha

Se movilizarán esta semana al Ministerio de Producción para reclamar que haya un llamado al diálogo para buscar una salida al cierre de la planta, que dejó a más de 200 personas en la calle. “Nuestro planteo qué intervenga el Estado”, dijeron. Además, reclaman que el gremio papelero sostenga la atención de la obra social de los cesanteados.


Por:
Diego Lanese

Luego del violento desalojo a comienzos de diciembre del 2019, los trabajadores de la papelea Kimberly-Clark de la localidad de Quilmes mantiene su reclamo para recuperar la producción de la planta, cerrada de manera unilateral por la multinacional norteamericana. El cambio de autoridades en Provincia y el municipio del sur del conurbano no cambio la situación, pese a las promesas realizadas por algunos funcionarios de ambas administraciones. Por eso, una asamblea decidió reanudar el plan de lucha para pedir la recuperación de sus fuentes de trabajo. Lo harán con una marcha al Ministerio de Producción, donde pedirán la intervención final de la gestión de Axel kicillof. Antes de asumir, el titular de esa cartera se reunió con los despedidos, que remarcaron que están dadas las condiciones para recuperar la producción. Además, volvieron a insistir con el pedido de un paro nacional al gremio papelero.

La nueva marcha de los trabajadores de Kimberly-Clark fue confirmada a Política del Sur por el delegado Walter Reláñez, quien recordó que la asamblea decidió movilizar el próximo jueves 9 de enero a la sede del Ministerio de producción bonaerense, en la capital provincial La Plata. El dirigente recordó que tuvieron un encuentro con Augusto Costa, titular del área, antes de que asuma, pero el diálogo “se interrumpió” desde que está en funciones. Lo mismo sucedió con la gestión de la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, con quien tuvieron contactos en la previa al 10 de diciembre, pero que luego no se volvieron a producir. Por eso, el objetivo de los trabajadores es movilizar para pedir “una urgente audiencia” con Costa para analizar los pasos a seguir. En la previa, realizarán actividades de difusión en Quilmes, con volanteadas en el centro de la ciudad, que comenzarán hoy martes 7 por la tarde.

“Nuestro reclamo es qué se forme una mesa de trabajo qué nos incluya a nosotros, allí poder realizar el seguimiento para la recuperación”, sostuvo Reláñez. Según explicó, la firma “sólo ratificó el cierre bajo su firma, pero nunca dijo qué pasará con la planta, si la vende a otra firma o si se lleva toda la maquinaria”. El pedido de los empleados es que se reactive: “acá no había crisis, Kimberly-Clark realizó un cierre donde trabajaban 209 familias con la complicidad de la secretaría de Producción y la Justicia. Por eso nuestro planteo qué intervenga el Estado”.

“Los papeleros de Kimberly-Clark no podemos esperar en un cuadro nacional de recesión y cierres de fábricas y despidos. Para reactivar la industria hay que comenzar abriendo las fábricas que cerraron, y Kimberly-Clark está en condiciones de hacerlo de inmediato, como lo hemos demostrado en la prueba productiva que realizamos en momentos de la ocupación”, destacaron los trabajadores mediante un comunicado.

El conflicto de la firma comenzó a fines de septiembre cuando la multinacional decidió cerrar la planta en Bernal, partido de Quilmes, que fue tomada por los empleados. Durante más de dos meses buscaron una salida para mantener sus puestos laborales, y elaboraron un proyecto para reanudar la producción, que llevaron a los distintos bloques del Congreso. En diciembre la justicia ordenó el desalojo, que se produjo de madrugada y con un enorme despliegue policial.  El violento desalojo de Kimberly-Clark dejó como saldo la detención de la menos ocho empleados, entre ellos tres delegados. Días antes los directivos de la multinacional de Estados Unidos habían denunciado a los cesanteados por “usurpación”, y el desalojo por la fuerza era una alternativa que se manejaba en las últimas horas, al punto que se había anunciado un acto frente a la planta ubicada en el partido de Quilmes para intentar frenar la acción.

Desde ese momento los trabajadores mantienen su pelea, y piden que se involucre el sindicato del sector. En este sentido, la asamblea insistió con el llamado a un paro nacional. “Sostenemos el reclamo al sindicato para que dé continuidad de la cobertura de salud a los compañeros que han sufrido la suspensión de la atención médica, y sostenga la cobertura de la obra social a todos los trabajadores de Kimberly-Clark que seguimos en lucha y hemos aportado y sostenido este sindicato durante años. Esta acción mínima, no reemplaza a la verdadera movilización que debería realizar el gremio frente al cierre de 6 plantas papeleras en estos últimos 3 meses”, denunciaron en el documento aprobado.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS