lunes 24 de febrero de 2020 - Edición Nº3541

Gremiales | 24 dic 2019

INFORME ESPECIAL

La Provincia que dejó Vidal: informe asegura que la situación “es sumamente crítica”

El Instituto para el Desarrollo Económico y Social de Buenos Aires (Idesba) de la CTA de los Trabajadores analizó los principales indicadores laborales y económicos de la gestión Vidal e hizo un panorama desalentador. La caída de los empleos registrados y la retracción de la actividad, principales preocupaciones de la central obrera.


Por:
Diego Lanese

La semana pasada, el gobernador provincial Axel Kicillof logró aprobar su propia ley de emergencia, que permite una serie de medidas urgentes para sus primeros cien días de gobierno, donde se espera que ponga en marcha un plan de recuperación de la actividad bonaerense.

 

En su discurso de asunción, fue muy duro con la herencia que recibe de su antecesora, María Eugenia Vidal, y anticipó que será muy compleja su tarea para “poner en marcha la provincia de Buenos Aires”.

 

El diagnóstico realizado por el mandatario coincide con datos que suministraron desde la CTA de los Trabajadores, que analizaron los indicadores en los cuatro años de gestión macrista en la Provincia y concluyeron que la herencia está vinculada al aumento del desempleo, la caída de la actividad y los problemas económicos.

 

A través del Instituto para el Desarrollo Económico y Social de Buenos Aires (Idesba), la central obrera alertó que la Provincia “está sumergida en una coyuntura sumamente crítica, con un enorme costo social y una pesada carga de vencimiento de deuda e intereses a afrontar”.

 

El Idesba “elaboró un informe con datos de los cuatros años de gestión Vidal en la provincia de Buenos Aires y remarcó las dificultades que deberá afrontar la nueva gestión, en especial por el desplome de los empleos registrados y la retracción de la actividad, en particular la industrial y la construcción.

 

En este sentido, la entidad recordó que ante los problemas económicos que enfrentaba la Provincia en 2015, “la gobernadora propuso reforzar los lineamientos nacionales basados en viejas recetas de ajuste, desregulación y liberalización para que la economía se rija por el mercado y un inédito proceso de endeudamiento, que al darse en moneda extranjera y a corto plazo alimentó un explosivo esquema deuda-deuda”. El resultado fue un modelo que favoreció la retracción de la actividad y la caída del empleo.

 

“El sector industrial es uno de los más afectados por la retracción de la actividad económica bonaerense”, alertó el informe de Idesba, al que tuvo acceso Política del Sur.

 

En los primeros siete meses de este año -sostiene el trabajo- “se contrajo un 9,3 por ciento interanual”. El desplome de este año tuvo picos de casi el 30 por ciento, como sucedió con textiles y cueros (29 por ciento), automotriz (23 por ciento). Además, en el acumulado desde diciembre de 2015 hasta julio de 2019, la actividad cayó un 7,7 por ciento y lleva quince meses consecutivos de baja.

 

Esta destrucción de la capacidad productiva bonaerense tuvo una inmediata repercusión en el nivel de desempleo, que pasó del 10,8 por ciento en el segundo trimestre de 2016 al 12,4 por ciento en 2019.

 

En suelo provincial -indicó Idesba- “en los últimos cuatro años se perdieron 51.364 empleos del sector privado, equivalente a un 31 por ciento de la merma a nivel nacional”. 

 

“La desocupación y la informalidad crecieron considerablemente en todos los conglomerados urbanos de la Provincia en relación al segundo trimestre del 2016”, se informó.

 

Los picos se dan en el Gran Buenos Aires, donde el desempleo alcanza una tasa del 12,7 por ciento y una informalidad del 36 por ciento; y Mar del Plata y Batán, donde estos indicadores treparon al 13,4 y 33,6 por ciento, respectivamente.

 

Este deterioro fue determinante para el crecimiento de la pobreza. En el primer trimestre de 2019 (último dato disponible), “un 38,4 por ciento de los bonaerenses eran pobres y un 8,7 por ciento se encontraban por debajo de la línea de indigencia”.

 

Según el informe de Idesba, en un año “se sumaron 1.166.925 pobres y 394.194 indigentes, cifras que hoy día podrían ser aún peores producto de la última devaluación y pérdida de poder adquisitivo del salario”.

 

"Hoy es un día muy especial, es el día en el que vengo a comprometerme ante los y las bonaerenses a trabajar sin descanso y con honestidad para reconstruir la provincia de Buenos Aires. Para recuperar los derechos perdidos pero también para transformar a fondo nuestra provincia”, fueron las primeras palabras de Kicillof como gobernador, en su discurso de asunción.

 

Ante este panorama, los gremios preparan pedidos y propuestas para intentar recuperar la actividad, tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires.

 

En el sector automotriz, los sindicatos elaboraron un plan que piensan llevar al ministro de Producción nacional, Matías Kulfas, para tratar de salir de una crisis que lleva veinte meses de caída en las ventas.

 

La Propuesta para la sostenibilidad del sector automotor -ahora rebautizado “Plan estratégico 2030 del sector automotor”- fue presentado hace unos días en la sede de SMATA, gremio que lideró su elaboración junto con la UOM y las cámaras empresariales.

 

Entre los puntos centrales del plan se encuentra el impulso de una reforma tributaria específica para el sector, un plan de renovación del parque automotor, inversión de la escala del impuesto automotor (patente), líneas de financiamiento blandas (estímulo por antigüedad), incremento de los costos de la VTV, exención del Impuesto a los Bienes Personales sólo para auto único de fabricación nacional (preferencia impuestos internos), entre otros.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS