martes 25 de febrero de 2020 - Edición Nº3542

Provincia | 12 dic 2019

PUSO EN DUDA EL PAGO DE SUELDOS Y OBLIGACIONE

Asumió Kicillof como Gobernador con un demoledor reporte sobre la gestión de Vidal

Respaldados por Alberto Fernández y Cristina Fernández, el nuevo gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y su compañera de fórmula, Verónica Magario, tomaron posesión de sus cargos. Anunció la reestructuración de la deuda provincial y la postergación del presupuesto 2020. Por otra parte, afirmó que se dejará sin efecto la suba de tarifas en la luz.


Por:
Por Federico Pokorowski

Axel Kicillof y Verónica Magario juraron ayer como nuevos gobernador y vicegobernadora de la provincia de Buenos Aires. En su primer mensaje frente a diputados y senadores provinciales, el flamante jefe provincial planteó un duro diagnóstico sobre la gestión de su antecesora, María Eugenia Vidal.

La asunción de Kicillof y Magario contó con la presencia en el palco principal del recinto de Diputados del presidente Alberto Fernández y la vice, Cristina Fernández.

 

Kicillof habló alrededor de una hora ante diputados y senadores provinciales, planteando que frente a las políticas de ajuste y endeudamiento exterior del expresidente Mauricio Macri, “la Provincia se encontró con un gobierno que no protegió a sus sectores económicos, productivos y a gran parte de los bonaerenses”.

Basándose en informaciones de la gestión saliente, en el marco de una transición que denominó “muy correcta”, el Gobernador cuestionó los supuestos “25 mil millones de pesos” que dejó la administración de Vidal, afirmando que “esa cifra no alcanza para atender las obligaciones para los próximos treinta días en la Provincia”.

Las obligaciones básicas, los sueldos y deudas, totalizan 40 mil millones en los próximos 30 o 35 días. A eso se agregan las deudas y no pagos a proveedores, que estimamos en 50 millones de pesos”, enumeró.

 

Según analizó, con la adhesión a Consenso Federal, con el que la Gobernación “perdió autonomía fiscal”, el Fondo del Conurbano que “no se actualizó” y el traslado de los subsidios, “la cuenta le da mal a la Provincia”.

Luego, el ex ministro de Economía señaló que en los cuatro años de Cambiemos en la Provincia, la deuda en dólares pasó de “9.362 millones de dólares a 11.200 millones”, mientras que las obligaciones en pesos se “quintuplicaron”.

Respecto del Banco Provincia, señaló que “se redujeron los préstamos al sector privado en un 11 por ciento del activo del banco y creció en un 15 la plata puesta en títulos públicos”.

 

“No le prestó más a nuestras pymes y sector agropecuario, y sí comprando Leliq y títulos públicos al gobierno nacional”, protestó.

Frente a este escenario, Kicillof anunció que su gestión buscará una reestructuración de la deuda provincial, aclarando que tienen “voluntad de cumplir con los compromisos”.

Necesitamos tener una estructura de deuda sostenible. La situación financiera de la Provincia es hoy delicada. Vamos a entablar un diálogo con los acreedores para buscar entre el gobierno, su pueblo y ellos una solución para este problema”, anunció.

Del mismo modo, el Gobernador informó que, dado que el Presidente anunció que no utilizarán el Presupuesto 2020, confeccionado por la gestión de Macri, la nueva administración bonaerense esperará a la aprobación del cálculo de gastos y recursos nacional para luego armar el propio a contrarreloj.

 


 

 

Situación social, educación, producción

 

Kicillof hizo un cuadro de la situación social de la Provincia, en la que hay “cinco millones de pobres” y los comedores escolares pasaron de un 17 a un 40 por ciento entre 2017 y 2020.

En ese sentido, anunció que le pedirá a la Legislatura que acompañe en proyectos de emergencia “que requiere esta hora económica, política y social”, a la vez que confirmó la colaboración de la Provincia en el  Plan Integral Argentina Contra el Hambre, impulsado por el Presidente.

Por otra parte, el ex diputado nacional alertó sobre el estado de la infraestructura edilicia de los establecimientos educativos, señalando que hay frenadas “dos mil obras indispensables, de las cuales 600 son urgentes para el inicio de las clases”.

Diferenciándose de Vidal, que se cruzó duramente con los gremios docentes durante su gestión, Kicillof afirmó que ni él ni Magario ni sus funcionarios se enfrentarán y atacarán a los maestros.

“Hay que defender a la escuela pública, universidad, ciencia e investigación”, instó, para luego recordar a Sandra Calamante y Rubén Rodríguez, trabajadores de la educación fallecidos en 2018 tras una explosión en una escuela de Moreno.

En materia de producción, el Gobernador anunció la creación de un programa de “emergencia Pyme”, mediante el cual, a través de un “canal único para las empresas que atraviesan dificultades”, se les brindarán herramientas de distinto tipo: “fiscales, tributarias, crediticias, de capacitación y ayuda, de capacitación técnica o comercialización”.

“Todo esto que ocurrió es un desafío para todos nosotros. No se puede encontrar a un gobierno y Legislatura distantes. Hay que embarrarse, estar, acompañar, contener, ayudar y proteger al tejido productivo”, remarcó.

Según indicó, en cuatro años cerraron “1300 pymes y 9500 comercios”. También, en materia de infraestructura, indicó que los “caminos rurales en un 75 por ciento están mal o en regular estado” y que se redujeron en un 70 por ciento las partidas para viviendas.

En el caso de la salud, Kicillof optó por la cautela, señalando que está en “estado de emergencia”, especialmente por el rebrote de enfermedades. También aseguró que evaluarán la continuidad del SAME, implementado por Vidal, ya que su manutención pasará a la órbita de los municipios.

También, alertó sobre la suba sostenida del delito: según estadísticas del Ministerio Público Fiscal de la Provincia, “muestra un aumento sostenido del delito”, entre los cuales un “126 por ciento” de los crímenes están “relacionados con la droga”.

Finalmente, señaló que la “sobrepoblación penitenciaria supera el cien por ciento de su capacidad” y que en el último año “la provisión de alimento ha disminuido” en las cárceles.

 

 

Tarifas

 

El mandatario bonaerense tuvo un párrafo destinado a las tarifas del servicio energético, en el que recordó el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que exigió que los cobros sean razonables.

“Si una tarifa no puede ser pagada por un jubilado, es saqueo”, protestó.

En quizás el anuncio más concreto de su discurso, adelantó que dejarán sin efecto el  aumentos del 50 por ciento programado para  enero por el gobierno saliente.

“No lo digo porque haya voluntad de no respetar contratos. Tenemos que someter la situación a revisión, por eso convoco a las empresas del sector para trabajar en un esquema justo, sostenible, razonable y que la gente, las empresas y los productores lo puedan pagar”, afirmó.

También cuestionó la creación de un ente de energía entre la Provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sobre el que denunció un “vacío regulatorio”. Por este motivo, anunció que le solicitará a Fernández que deje sin efecto la creación de este ente.

LEER MÁS: Uno por uno, quién es quién en el gabinete de Axel Kicillof

 

 

Nueva etapa, apoyos y linajes

 

Según Kicillof, el primer discurso de Alberto Fernández como presidente, marcó una “etapa diferente” que “marcó un horizonte de reparación y sobre todo de esperanza”. Recordando que el fallecido ex mandatario Néstor Kirchner decía formar parte de una “generación perdida”, el gobernador se reconoció “hijo” de esta, cuyo ingreso a la política se dio con la “restauración de la democracia”.

“Venimos a transformar la Provincia de forma democrática y pacífica”, afirmó.

Frente a una jurisdicción “en estado de emergencia tarifaria, productiva”, prometió “encarar uno por uno de frente y sin ocultarlo cada uno de los problemas y las dificultades de la Provincia”.

“Lo vamos a intentar hacer con el apoyo, suspendiendo mezquindades, cuestiones personales y partidarias y el respaldo de la Legislatura”, señaló, para destacar a los bonaerenses que “a pesar de todo, no perdieron la esperanza, la fuerza, en ningún instante”.

También, el ex ministro de Economía destacó a los intendentes bonaerenses “que le pusieron el cuerpo, las ganas, el trabajo y la militancia”

“Les vengo a pedir que todo lo que piensa emprender este gobierno, podamos  contar con la experiencia, el conocimiento, el despliegue y la capacidad de los intendentes de la provincia. No venimos a gobernar desde el centro, venimos a gobernar con cada uno de los municipios y los intendentes”, expresó.

Finalmente, concluyó su discurso citando al fallecido ex gobernador peronista Antonio Cafiero: “El que sueña solo, sólo sueña. El que sueña con otros, hace historia”, recitó, para luego invitar “a salir, reconstruir y hacer historia en la Provincia”.

LEER MÁS: Otermín asumió como presidente de la Cámara de Diputados bonaerense

 

 

Ceremonia

 

Vidal le entregó el bastón y la banda de gobernador a Kicillof y luego encabezaron la firma de actas junto a Magario y el ex vicegobernador Daniel Salvador. En pleno traspaso, legisaldores dirigentes, militantes presentes en el recinto cantaron la Marcha Peronista.

Una vez finalizadas las formalidades, Vidal y Salvador dejaron el recinto sin escuchar el discurso del flamante jefe provincial.

Tanto el Presidente de la Nación como la Vice fueron recibidos por el titular de la Cámara baja, Federico Otermín, y luego de la jura del binomio bonaerense, Alberto y Cristina Fernández se retiraron.

La asamblea legislativa fue presidida por la vicepresidenta del Senado provincial, Teresa García, que ejerció por un día como gobernadora entre el fin del mandato de Vidal y la asunción de Kicillof. La legisladora le tomó juramento a Magario y ésta a su compañero de fórmula.

Finalizado el discurso, Kicillof y Magario salieron a saludar a la gente que se agolpó en la calle 7 y la Plaza San Martín. Desde un escenario puesto allí, el Gobernador dirigió unas palabras.

En el palco en el que estuvieron el mandatario y su vice, también se ubicaron el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa; el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro; y el canciller Felipe Solá.

 

 

En el recinto también estuvieron los miembros del gabinete de Kicillof, el ex gobernador bonaerense y nuevo embajador en Brasil, Daniel Scioli, el intendente de La Plata, Julio Garro; autoridades del Poder Judicial y eclesiásticas.

Por último, también asistieron los intendentes Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Espinoza (La Matanza), Jorge Ferraresi (Avelllaneda), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mario Secco (Ensenada), Juan Zabaleta (Hurlingham); la diputada nacional Magdalena Sierra; entre otros.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS